Agotadas las entradas para el España-Italia en Pasarón

La vigente campeona del mundo disputa esta noche un decisivo partido que ha despertado una extraordinaria expectación. Cientos de aficionados hicieron este jueves colas de hasta ocho horas para hacerse con los últimos billetes
Algunas de las personas que lograron adquirir sus entradas, delante de las colas en Pontevedra. DAVID FREIRE
photo_camera Algunas de las personas que lograron adquirir sus entradas, delante de las colas en Pontevedra. DAVID FREIRE

Las entradas para el partido entre las selecciones de España e Italia, que se disputará este viernes en Pasarón (21.30 horas), se han agotado a primera hora de la mañana, informaron a EFE fuentes de la Real Federación Gallega de Fútbol (RFGF).

Los últimos 200 billetes para el duelo entre las campeonas del Mundo e Italia, correspondiente a la penúltima jornada de la fase de grupos de la Liga de las Naciones, se despacharon este viernes en apenas 20 minutos en la sede de la RFGF en Pontevedra.

El equipo dirigido por Montse Tomé se asegurará su presencia en la fase final de la Liga de Naciones, en la que se pondrá en juego un billete para los Juegos Olímpicos de París, en caso de vencer a Italia, en un partido que será especial para la pontevedresa Teresa Abelleira.

España desata la locura

La locura fue total. Y no es para menos. La llegada de la selección española de fútbol a Sanxenxo, con la pontevedresa Teresa Abelleira en sus filas, despertó la pasión de todos los aficionados que ya cuentan las horas para ver a las internacionales desplegar su magia sobre el césped de Pasarón. A su llegada al aeropuerto de Vigo, pasadas las 13.00 horas, ya fueron múltiples los seguidores que aprovecharon para conseguir la firma y fotografía de alguna de las campeonas del mundo.

La cola de cientos de aficionados este jueves a las puertas de la sede de la Federación Galega de Fútbol en Pontevedra. DAVID FREIRE
La cola de cientos de aficionados este jueves a las puertas de la sede de la Federación Galega de Fútbol en Pontevedra. DAVID FREIRE

La emoción se trasladó hasta la entrada del Gran Talaso Hotel Sanxenxo, en el que se aloja el combinado nacional. A sus puertas se agruparon los fieles seguidores del cuadro español, en busca de autógrafos que las jugadoras concedieron con ilusión ante el cariño mostrado por la gente a su llegada.

La lluvia, el frío y el retraso en hora de la selección española -estaba previsto que aterrizara antes en la ciudad olívica- no fueron impedimento para que todos sus aficionados, especialmente los más pequeños, aguardaran con paciencia por sus ídolas. Una admiración especial para Teresa Abelleira, pero que los presentes mostraron a todas las jugadoras como Aitana Bonmatí, Salma Paralluelo o Jenni Hermoso.

Las condiciones metereológicas tampoco supusieron un problema para el centenar de personas que decidieron acercarse a Burgáns a presenciar la llegada del conjunto que dirige Montse Tomé. Si bien Pasarón era el escenario originalmente escogido para que las dos selecciones ultimaran su preparación de cara al partido, el cambio de última hora -la RFEF lo anunció el propio miércoles por la noche- por las condiciones metereológicas no trastocó los planes de muchos aficionados.

Un centenar de ellos, sobre todo pequeños seguidores y seguidoras, se acercaron hasta el campo para ver de cerca a las campeonas del mundo, aunque no pudieron presenciar el entrenamiento, ya que fue a puerta cerrada. Con todo, la expectación fue mayúscula. Y no es para menos.

La selección española en la que Teresa Abelleira se ha consolidado como un seguro en el centro del campo disputa en Pontevedra un partido que resultará inolvidable. Será la primera vez en la historia que el combinado nacional compita en Pasarón, una oportunidad única para las miles de personas que acudirán al campo y que tendrán la oportunidad de ver de cerca a las actuales campeonas del mundo.

Además, la trascendencia del partido va mucho más allá de lo social. Y es que La Roja puede sellar su pase a la final a cuatro de la Liga de las Naciones a orillas del río Lérez. Una clasificación que pondría a Teresa Abelleira y todas sus compañeras un paso más cerca de los Juegos Olímpicos de París 2024.

LAS COLAS. El furor por la selección no se dejó ver únicamente en los escenarios por los que se movieron las jugadoras. En la sede de la Federación Galega de Fútbol en Pontevedra, cientos de seguidores hicieron cola, algunos incluso desde las ocho y nueve de la mañana, para hacerse con una de las 1.200 entradas que liberó Italia. Aficionados de todas las edades y futbolistas de clubes de la ciudad aprovecharon la última oportunidad de acudir a Pasarón.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios