El Pontevedra necesita de una victoria contra el Dorneda para ser campeón

David García controla un balón ante Kevin Presa durante el entrenamiento del Pontevedra de ayer en A Xunqueira. (Foto: Javier Cervera-Mercadillo)
photo_camera David García controla un balón ante Kevin Presa durante el entrenamiento del Pontevedra de ayer en A Xunqueira. (Foto: Javier Cervera-Mercadillo)

El Pontevedra Club de Fútbol alcanzó el liderato de Tercera División por primera vez en la temporada a falta de una semana para concluir la Liga regular. El equipo de Manu Fernández se ha ganado su derecho a pelear por el lugar de privilegio, después de superar al Somozas en el choque decisivo de la pasada jornada.

El once granate deberá ahora defender su posición frente al Dorneda, en el campo de Condús. La empresa puede parecer complicada si se tiene en cuenta el escenario en que se desarrollará el encuentro. Sin embargo, el bloque granate tendrá a su favor que su contrincante no se jugará nada, ya que está matemáticamente descendido. El Dorneda es colista y está a tres puntos del quinto clasificado por la cola, el Grixoa de Santiago.

Sin embargo, tiene el golaverage particular perdido con los compostelanos, por lo que, aún ganando y perdiendo su adversario, no podría alcanzarlo en la clasificación. Podría producirse un triple empate con el Areas y el propio Grixoa. En ese caso, el Dorneda también saldría malparado, ya que es el peor de los tres equipos en la hipotética liguilla realizada con los resultados producidos en sus partidos durante la campaña y necesitaría ser el mejor para poder quedar por delante de sus dos contrincantes.

El bloque granate depende de sí mismo para conseguir el objetivo del liderato. La victoria por cualquier resultado le aseguraría la primera posición y un empate le garantizaría un lugar entre los cuatro primeros, aunque le impediría, con casi total seguridad, ganar la Liga, ya que tres equipos podrían superarlo con un triunfo (Somozas, Cerceda y Boiro).

El duelo contra el Dorneda estará condicionado por las reducidas dimensiones del campo donde actúan los de Oleiros en la Liga. El terreno de juego de Condús tiene solamente 48 metros de ancho, tres más del mínimo exigible por la reglamentación del fútbol (los campos deben tener una amplitud de entre 45 y 90 metros). Sin embargo, cuenta con 18 metros menos que el de terreno de Pasarón. Además, Condús es sintético, lo que complica los intentos de juego combinativo.

A pesar de que el tamaño del campo en su momento fue un motivo para que los oleirenses fuesen difícilmente batibles como locales, las circunstancias han cambiado de forma radical en este ejercicio, en el que el cuadro coruñés apenas ha sacado provecho de esta ventaja.

Hasta la fecha, ha sumado únicamente cinco triunfos en casa en los 18 enfrentamientos que ha celebrado. El Cerceda ha sido el único de los siete primeros clasificados que se ha visto sorprendido por la escuadra oleirense (perdió 2-0 al comienzo de la segunda vuelta, en el único momento de fragilidad que ha demostrado el conjunto de José Luis Lemos).

Tanto el Somozas, como el Boiro, como el As Pontes, como el Choco, como el Órdenes se llevaron los tres puntos del campo de Condús, un lugar prohibido para el Pontevedra en las dos campañas anteriores.

Antecentes

El bloque pontevedrés solo ha conseguido un empate en el terreno de juego de Oleiros. En su primera visita, en la primera jornada de la Liga de hace dos temporadas, los muchachos dirigidos por Milo Abelleira perdieron por la mínima (1-0).

En la pasada campaña, en el tramo final del ejercicio, el Pontevedra tampoco pudo sacar el triunfo que necesitaba para depender de sí mismo en la batalla por el ascenso. El 0-0 final impidió al once granate lograr su objetivo.

A pesar de ser líder, el Pontevedra todavía puede quedar fuera de la promoción, aunque para ello deberá perder, que gane el As Pontes y que puntúen el Boiro, el Cerceda y el Somozas.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios