viernes. 23.10.2020 |
El tiempo
viernes. 23.10.2020
El tiempo

Un árbitro en la élite nacional

Rubén Ferrero y José Manuel Carreira durante un encuentro de la temporada. JESÚS AGUIRRE / DP
Rubén Ferrero y José Manuel Carreira durante un encuentro de la temporada. JESÚS AGUIRRE / DP
El pontevedrés Rubén Ferrero, seleccionado para dirigir los play-off por el título de la Primera División Femenina y Masculina de fútbol sala

El árbitro pontevedrés Rubén Ferrero acaba de recibir el mayor premio posible tras ser seleccionado por el Comité Técnico de Árbitros de la Real Federación Española de Fútbol, junto a su compañero José Manuel Carreira, para arbitrar en el play-off por el título de liga en la Primera División Masculina y Femenina de fútbol sala.

En su primera temporada como árbitro de la Liga Nacional de Fútbol Sala el pontevedrés ha entrado en el selecto grupo que reúne a los 20 mejores árbitros de España que estarán en esta cita tan importante, algo que le produce un gran "orgullo" y mucha "satisfacción" y no solo por él sino por "toda la gente que me apoyó y me sigue apoyando ya que esto también es mérito suyo. Este es un mundo muy tenso y complicado en el que nadie se hace eco de los aciertos, pero en el cual se penalizan los errores".

En su primera temporada como colegiado en la máxima categoría, Ferrero está viviendo un "sueño" al estar entre los mejores de España

Tras una temporada muy ilusionante en la que llegó su debut en la máxima categoría del fútbol sala nacional, hace "dos días" recibió una llamada del "presidente del comité de árbitros en la que me comunicaron que estaba preseleccionado para arbitrar el play-off por el título de liga", algo que para él era "insoñable". "Tanto yo como mi compañero somos debutantes en la categoría y, por ende, los novatos de la preselección", afirma Rubén Ferrero que de momento no tiene muchas noticias de como será el procedimiento, pero que se encuentra con muchas ganas de afrontar este nuevo reto que, sin duda, es la guinda a un año especial, pero también atípico. Por el momento el colegiado pontevedrés asegura que no siente ninguna "presión" por enfrentarse a este reto.

El parón hizo que su debut en la Primera División se viese cortado antes de lo que a él y a todos les gustaría, algo que le dejó "con ganas de más", pero que al final tuvo que aceptar ya que "las circunstancias eran las que eran y el parón fue para todos por igual", destaca.

Su debut en una competición que fue "más distinta de lo que me imaginaba". Ferrero destaca que arbitrar en Primera es muy diferente y que al final "llevaba cuatro años haciéndolo en Segunda y había arbitrado un play-off a la máxima categoría", pero que sin duda la experiencia "cambia mucho".

"Jamás me imaginé que un chaval de Pontevedra que comenzó en el mundo del arbitraje con tan solo 13 años pudiera estar entre los mejores árbitros de España"

"Es un sueño hecho realidad", destaca Rubén sobre su arbitraje en la máxima categoría añadiendo que "al final te ves en pabellones que llevas viendo toda la vida, con equipos que son referentes en fútbol sala y con entrenadores y jugadores que sueles ver", algo que le hizo sentir "parte de ese grupo de privilegiados".

Rubén Ferrero explica que "Primera es una competición que tiene mucha repercusión, en la que estás más vigilado", pero también afirma que, pese a que el ritmo y los protocolos varían considerablemente, la clave sigue estando en disfrutar. "En cuanto te pones las medidas y la camiseta se trata de salir con la misma ilusión", afirma el colegiado pontevedrés que explica que "si disfrutas, las cosas salen rodadas... es todo muchísimo más fácil".

Está claro que la máxima categoría tiene una gran repercusión y por ello están "más vigilados", pero al final se trata de hacer lo que a uno le apasiona. Es por esto que Ferrero asegura que "jamás me imaginé que un chaval de Pontevedra que comenzó en el mundo del arbitraje con tan solo 13 años", a día de hoy se encuentre seleccionado "entre los mejores árbitros de España y pueda llegar a participar en un play-off por el título donde se meten solamente los mejores".

La temporada no puede terminar mejor para el colegiado pontevedrés que, tras su debut en Primera, estará presente en la última gran cita del año que se celebrará en julio. Por delante quedan unas semanas de duro trabajo, de volver a coger el chip de competición y de concienciarse de que aquello que parecía impensable, ahora es muy real.

Además... Una parada, pero no al 100%
Con la noticia de su llamada para arbitrar el play-off por el título, el pontevedrés debe volver a pensar en el trabajo después de unos meses apartado de las pistas y en el que el parón fue real, aunque no lo fue al 100%.

Durante estos meses en los que la liga se detuvo Rubén Ferrero estuvo en constante formación, de igual manera que el resto de árbitros de toda España. "Desde que se produjo el parón estuvimos dando clases y haciendo exámenes", afirma Ferrero que añade que también "nos preparamos físicamente lo que nos permitió no desconectarnos del todo".

Sin embargo esta preparación se hizo pensando "en una posible vuelta a la competición" y nunca "para un play-off".

Ahora Rubén Ferrero comienza una preparación para una cita a la que quiere llegar en la mejor forma posible, tanto física como mentalmente hablando.

Un árbitro en la élite nacional
Comentarios