Toño Calvo, el arquitecto de sueños

Toño Calvo recuerda con emoción el duelo ante el Deportivo Aragón, en el que se erigió como héroe de la remontada con dos goles. "Fue un desenlace de película, aún lo estoy asimilando", confiesa, "me siento muy bien y un privilegiado por formar parte de este equipo"

Toño Calvo, este martes en Pasarón. DAVID FREIRE
photo_camera Toño Calvo, este martes en Pasarón. DAVID FREIRE

La sonrisa de Toño Calvo aún resplandecía este miércoles en su rostro. Y no es para menos. El pasado domingo se erigió en Pasarón como el héroe de miles de aficionados granates. Fue el autor de los dos goles que culminaron la remontada del Pontevedra ante el Deportivo Aragón, logrando así el pase a la final por el ascenso a Primera Federación. "En ningún momento me planteé la prórroga porque dentro del campo tenía la sensación de que el premio iba a llegar", confiesa el madrileño.

No salió en el once inicial. Era el as bajo la manga del cuerpo técnico granate y poco más de media hora sobre el terreno de juego le bastó para desequilibrar la eliminatoria. "Todavía lo estoy asimilando porque cuando juegas un partido con esa tensión, con ese ambiente y ese desenlace también, que fue de película, al final necesitas un día para asimilar esa resaca emocional y pensar en lo que viene, que es muy bonito", reconoce Toño desde un Pasarón donde ha grabado su nombre.

Anotó su primera diana del partido, la segunda para el Pontevedra, a los cinco minutos de ingresar en el terreno de juego. "Estaba calentando y no paraba de ver ocasiones. Entonces cuando entras al campo rápidamente te metes en esa dinámica y te repites que hay que ir a por ellos", relata. El centrocampista recuerda que tras anotar el 2-1 "quería que se reiniciara rápido el partido para seguir a por ellos y machacarles al final". Ya en el descuento "celebré el tercer gol y no sé definirlo porque entras en una nube, no sabes muy bien lo que haces. Recuerdo ir al córner y ya está. Rufo se tiró encima de mí, me pellizcó y yo estaba pidiendo auxilio porque me ahogaba debajo de todos", rememora entre divertido y emocionado.

"Le dije a mi padre tras el partido que ni en mis mejores sueños imaginaba salir, remontar, marcar dos goles y pasar de ronda en un Pasarón lleno"

Para Toño "son momentos que se quedan para el recuerdo, los ves en casa y te emocionas porque hay mucho trabajo detrás. Te acuerdas de la gente que te apoya, la familia, los amigos y también ves la alegría de los propios compañeros, de la gente de tu alrededor y así sabe mejor". Al finalizar el partido, el futbolista llamó a su padre "y le dije que ni en mis mejores sueños habría imaginado salir, remontar, marcar dos goles y pasar la eliminatoria en un escenario de Pasarón lleno de gente. Es un sueño que se ha hecho realidad, pero es importante tener los pies en el suelo y dar normalidad a la situación".

El madrileño no dudó en ningún momento de la capacidad del equipo para darle la vuelta a la eliminatoria. "Estábamos tranquilos después del duelo en Zaragoza. Somos conscientes de lo que pasa dentro del campo y a lo largo de toda la semana trabajamos mucho y muy bien el plan de partido", explica, "teníamos que hacer lo mismo que en la ida pero siendo más verticales, más agresivos, acumulando mucha más gente en área contraria".

La estrategia funcionó, aunque no sin sufrir tras encajar un 0-1 que "fue un palo porque una de las cosas que habíamos hablado era que teníamos que entrar muy bien al partido. Y realmente lo hicimos, porque en el minuto uno o dos ya habíamos generado peligro. Pero te ves con ese gol en contra". Para Toño, que vivió esos minutos iniciales desde el banquillo, "el equipo lo gestionó muy bien. No nos volvimos locos, todo lo contrario. Empezamos a manejar el balón, la posesión y a acumular muchas llegadas".

El gol de Yelko dotó de tranquilidad al equipo y la sensación entonces era "de que estábamos disfrutando. Dentro del agobio que te puede entrar por querer cerrar la eliminatoria y remontar, estábamos disfrutando del partido y el ambiente que se generó". Toño Calvo está convencido de que si él no fuera el autor de los dos goles "hubiera sido cualquier jugada de Chiqui, Charly, Dali o algún tiro de Yelko. Alguna tenía que entrar".

"He mantenido un perfil durante todo el año que creo que el equipo también ha necesitado"

Pero fue él. Anotó dos dianas que acercan al Pontevedra a la categoría de bronce y que hicieron relucir su nombre, aunque lo cierto es que el trabajo de Toño ha sido fundamental y constante en cada semana de la temporada. "Me he sentido muy bien y un privilegiado por formar parte de esta plantilla", reconoce, "he mantenido un perfil durante todo el año que creo que el equipo también ha necesitado".

Destaca el madrileño que el nivel demostrado por "Samu, Yelko, Dalisson o Borja en el medio del campo es muy alto. Yo era consciente de eso. He estado trabajando para que ellos también siguieran dando ese nivel y cuando el míster considerara que tenía que participar, estar a la altura". Toño Calvo decidió afrontar su situación con "naturalidad y profesionalidad" y ahora siente "que estoy preparado para este play-off".

Identidad

El duelo ante el Deportivo Aragón volvió a hacer vibrar las gradas de Pasarón. El Pontevedra hizo sentir su identidad sobre el 'verde' y recuperó la sensación de aquel equipo que encandiló a los aficionados a principios de temporada. "Es que al final es lo que este equipo sabe hacer", asume Toño, "el momento en el que el Pontevedra empieza a hacer cosas a las que no está acostumbrado o con las que no se siente cómodo pasa a ser un equipo débil y al que le puede ganar cualquiera. Por el contrario, si se muestra como el domingo pasado, el rival tiene que ser muy muy bueno para ganarnos".

"Lo que estamos buscando en este play-off es recuperar la esencia del equipo que enamoró a todo el mundo en las primeras jornadas"

Esto es precisamente "lo que estamos buscando en estos play-off, recuperar la esencia del equipo que enamoró a todo el mundo en las primeras jornadas de liga y partiendo de eso, ver hasta dónde somos capaces, que yo creo que va a ser el ascenso". Aunque es su primera experiencia en una fase de ascenso de estas características, Toño sabe que hay que jugar estos partidos "teniendo muchos factores en cuenta y uno es que son a ida y vuelta, las tarjetas amarillas o el cansancio de compañeros que jugaron todos los partidos de liga".

Apunta el madrileño que el cuerpo técnico "está teniendo en cuenta" todos estos aspectos "para gestionar de la mejor manera posible todas las posibilidades que ofrece la plantilla, que en este caso las tiene. Es muy inteligente afrontar los partidos de play-off de la manera que lo estamos haciendo porque tenemos más posibilidades de pasar si cada uno ofrece la mejor versión y sacamos beneficio de ello".

De cara a la final con el Betis Deportivo, Toño cuenta que en el sorteo no había rival fácil pero si le hubieran dado a elegir "preferiría jugar en el mejor escenario posible y ha tocado. Recordaremos este play-off como el de los filiales y seguro con una sonrisa en la cara". El centrocampista ve el hecho de jugar en el Benito Villamarín como "una oportunidad de mostrar a un montón de personas cómo juega el Pontevedra. Estoy agradecido de poder jugar este tipo de partidos en estos estadios".

"En el vestuario soy muy cercano"

Toño Calvo es de esos jugadores que, desde un segundo plano, conforman la esencia del equipo. La identidad de un Pontevedra trabajador, humilde y ambicioso como él. "La profesión de futbolista es un sueño que muchos teníamos de pequeños y ahora estamos viviendo, entonces me gusta darle la normalidad que tiene un trabajo dentro de la profesionalidad también que se exige", explica.

La conexión con sus compañeros resultó evidente el pasado domingo no solo durante el partido, sino también después en las caras de alegría de toda la plantilla por la extraordinaria actuación de Toño. "Dentro del vestuario me considero una persona muy cercana a todos los compañeros", relata, "me gusta llevarme un buen recuerdo, por ejemplo de Mario no solo como compañero, sino de cómo es fuera del campo. Creo que para que las personas se abran a los demás es necesario pasar tiempo con ellos".

Para el centrocampista es fundamental establecer vínculos dentro de una plantilla, ya que esto se refleja después en el campo y los futbolistas se sienten más cómodos y motivados. La constancia para él es innegociable. "Intento siempre estar de los primeros en el vestuario, irme de los últimos y cuanto más tiempo paso en el vestuario pues más conozco a los compañeros", explica.

"Cuando conoces bien al que tienes al lado pues es más fácil jugar, es más sencillo darte esa carrera extra aunque no puedas más porque estás defendiendo a alguien que sabes lo que tiene detrás detrás", apunta un Toño Calvo que reconoce llevarse "muy bien con todos, todos mis compañeros".

Este play-off a Primera Federación es el primero que disputa el madrileño en su carrera. "Tengo una ilusión extra porque he tenido muchos compañeros que han jugado muchos play-off y te hablan maravillas de lo que se siente, se te cae la baba cuando los escuchas", confiesa.

"Por fin estoy viviendo uno y encima con un equipo, un estadio y una afición que aprieta, que apetece jugar", reconoce Toño, "estoy contento y agradecido. Además vamos a jugar los dos partidos de play-off fuera de casa en estadios de Primera División como La Romareda y el Benito Villamarín así que tenemos que sacar lo mejor y disfrutar".

"Por supuesto que se nota", responde sin un atisbo de duda Toño Calvo al hablar sobre la presión que ofrece al rival un Pasarón lleno hasta la bandera. "A mí no me gustaría formar parte del equipo contrario y tener que venir a Pasarón a jugarme un ascenso", reconoce, "está claro que es un campo que tiene algo, una esencia que le hace diferente a los demás estadios".

Parte de ese punto especial "es la gente que viene a ver el partido, a animar, a dejarse todas sus energías en animar al equipo de su ciudad". En este sentido, para Toño fue "una locura lo vivido el domingo pasado y esperemos que dentro de dos semanas Pasarón esté lleno".

Y es que "el factor campo es una realidad y también juega. Pasarón tiene la fama en toda España. He tenido compañeros que les mencionabas el estadio y rápidamente te decían que aprieta porque al final corre la voz. Es una baza a nuestro favor".

Y el Pontevedra moviliza a la marea granate con un viaje para acompañar al equipo

El Pontevedra CF quiere teñir Sevilla de granate y es por eso que desde el club han puesto a disposición de los aficionados un autobús de ida y vuelta por 65 euros para todos los seguidores que quieran acompañar a los de Yago Iglesias en el Benito Villamarín.

El club lerezano debe cubrir un cupo mínimo de 50 plazas de autobús para que el autocar salga dirección Sevilla este fin de semana. El precio de 65 euros incluye la ida y la vuelta, en tanto que la entrada al partido es gratuita como ya anunció el club bético. La salida será el domingo a las 00.30 horas desde el Pabellón Municipal de Deportes de Pontevedra y la vuelta, al término del encuentro.

Las plazas ya se pueden reservar en las oficinas de Pasarón, en horario de 9.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas. El plazo está abierto hasta mañana a las 10.00 horas y el pago debe realizarse, como viene siendo habitual, en efectivo.

Además, los seguidores del Pontevedra que quieran acudir al partido en un vehículo por su cuenta también pueden retirar entrada gratuita sin autobús en las oficinas de Pasarón en el mismo plazo de tiempo.

Tras el primer día de reservas ya han sido varios los aficionados que se acercaron a las oficinas de Pasarón, tanto para realizar la reserva del autobús como para reservar una localidad en la zona visitante del Benito Villamarín, pero desde el club confirman que todavía quedan plazas disponibles para viajar con la marea granate a Sevilla.

Comentarios