viernes. 22.01.2021 |
El tiempo
viernes. 22.01.2021
El tiempo

El Arxil celebra dos décadas en la categoría de plata del baloncesto femenino

Las integrantes del club verde recuerdan los mejores y peores momentos en Liga Femenina 2, siempre sintiéndose "una familia"
2020080416450688800
Arxil en Liga Femenina 2. DP

Compromiso y sacrificio, así define Maite Méndez al equipo de su vida, el Club Baloncesto Arxil. El conjunto verde celebra esta temporada 2020/2021 su vigésimo año consecutivo en la categoría de plata del baloncesto femenino nacional. Una hazaña al alcance de pocos, que el Arxil ha conseguido gracias al "sacrificio de todas las jugadoras, cuerpo técnico e instituciones" según su entrenadora. Maite y Milagros Sanmartín, presidenta del Arxil, ya consideran a la entidad verde como "su familia".

Las dos mujeres forman parte del equipo de la Boa Vila desde su fundación en 1984, y han tenido que luchar por mantener vivo a un club que lleva el nombre de Pontevedra por todo el territorio nacional y que pone en valor a la mujer en el ámbito deportivo. Un club "por y para la mujer", en palabras de la técnica verde.

El conjunto verde pertenece a la Liga Femenina 2 desde la creación de la categoría en la temporada 2001/2002

El Arxil forma parte de la Liga Femenina 2 desde su creación en la campaña 2001/2002. Como en toda trayectoria deportiva, la del club verde ha tenido altos y bajos. Todas sus integrantes coinciden en que escoger una temporada como la más especial "es difícil". Carla Fernández, actual jugadora del conjunto verde y referente dentro y fuera de la pista, asegura que "al final de cada temporada te quedas con algo".

ALTOS Y BAJOS. De estos veinte años, once para Carla como verde, la fase de ascenso en Lugo "es el primer recuerdo que se me vino" como el más especial. Para Maite, fue "una experiencia inolvidable, por el sitio al que viajamos y por lo que vivimos".

2020080416450680000
Arxil durante una charla en el banquillo. DP

Ana Martín, histórica jugadora del Arxil que cumplió diecisiete temporadas de verde, recuerda con emoción esa campaña. "El ambiente fue muy bueno, éramos todas una piña, y al final conseguir llegar a la fase de ascenso es lo más".

También la primera temporada en Liga Femenina 2, la del estreno que ahora cumple veinte años, "fue muy especial porque por primera vez teníamos una americana en el club", asegura la técnica, para la que además la creación de una nueva división "supuso colmar un deseo del club, que era subir a una de las categorías semiprofesionales". Para Sanmartín esa fue "la temporada" de entre todas.

También las peores temporadas tienen un hueco para el recuerdo, de las que aprender y mejorar. "Yo creo que la más dura fue, por ahora, en la que entramos en play off de descenso", asegura Maite, ante "la incertidumbre de lo que podía pasar".

Las jugadoras y el equipo técnico del Arxil recuerdan la fase de ascenso en Lugo en la campaña 2014/2015

El vestuario sufrió una racha de resultados desafortunados, que también acusaron las jugadoras, frustradas al ver que tanto esfuerzo no daba sus frutos. "Enganchamos consecutivas muchas pérdidas", comenta la capitana Carla, "en toda la primera vuelta, ganamos al principio y después hasta la segunda vuelta no volvimos a ganar, y cada jornada iba pesando".

LAS CLAVES. Las chicas del Arxil juegan "por amor al arte", como dice su entrenadora, un "sacrificio" que junto al cuerpo técnico y la directiva las convierte en la clave de mantenerse dos décadas en la categoría de plata. "La afición es, sin duda, la otra clave" del éxito para Maite.

"El ADN del Arxil, la garra y el decir aquí estamos nosotras siendo equipo", así es como Carla concibe la unión de un vestuario en el que "nunca destacamos por tener estrellas, sino por el conjunto del equipo", otra pieza fundamental en la hazaña del club verde.

Para Marta Taboada, histórica base del Arxil, las claves han sido "la constancia, el trabajo y las ganas de luchar por el equipo".

"El baloncesto me ha dado vida"
Maite también celebra dos décadas como técnica en LF2. "Estoy orgullosa, cuando creamos el club sabíamos que era muy complicado que un club femenino llegase a donde hemos llegado", comenta, con la esperanza de que "venga gente que coja este testigo". Para ella, "dejar el legado de todos estos años es lo que más me satisface".

2020080416450693400

CREANDO CANTERA. El Club Baloncesto Arxil trabaja con sus jugadoras desde la base, apostando por la comunicación y el aprendizaje de las más pequeñas, que encuentran sus referentes en las integrantes del equipo de Liga Femenina Dos.

"Es el hijo que nunca tuve"
"¿Sabes lo que es criar un hijo? Pues a Maite y a mí, lo mismo con el club", así habla Sanmartín del equipo al que ha dedicado toda su vida. "Soy presidenta desde el primer día, ponemos muchas horas de trabajo", asegura. Para ella el Arxil "es más que un club, una familia". Un sentimiento compartido entre jugadoras y equipo técnico de un club que hace historia en LF2.

El Arxil desde dentro

Carla Fernández: "Llevo once años en el Arxil porque para mí es una familia"

Carla Fernández. ARCHIVO

Carla Fernández cumplirá este año su undécima temporada de verde. La jugadora ya se ha convertido en un referente dentro y fuera de la pista. Llegó procedente del Carmelitas de Vigo, y ahora ya suma más de 500 asistencias en Liga Femenina Dos. "Yo llevo once años aquí, porque para mí es una familia, no una profesión", dice convencida.

"Jugar al baloncesto también puedo en Vigo, pero aquí me siento a gusto y mucho de esto son los valores que se transmiten", comenta la jugadora, una competidora nata que asegura no ser "capaz de quedarme quieta en el banquillo" pero para la que "los valores humanos están por encima de los deportivos".

Para la capitana verde, "lo que hace que yo tenga ilusión cada día es que lo que fluye ahí (en el Arxil) va acorde con mis valores".

Ana Martín: "Todas nos quedamos por la filosofía y la forma de ser del club"

Ana Martín. ARXIL

Diecisiete temporadas vistió la camiseta del Arxil, hasta que su cuerpo dijo basta. "Tengo claro que si mi cuerpo aguantara, seguiría jugando", comenta Ana Martín, referente del conjunto verde.

"Mi despedida fue muy especial, porque llevaba muchos años", recuerda con nostalgia, "no es que me retirara porque mi cabeza no pudiera, sino porque el cuerpo no daba más, y eso es muy duro".

Una decisión que no sólo la apartó de las pistas, sino del club de su vida al que reconoce como una "familia". "Yo creo que los valores principales son Maite, San y Lino. Una vez que tienes a gente que lleva el club como ellos, o te unes a lo que hay o sobras", comenta la ex jugadora, que asegura haberse mantenido tantos años vistiendo de verde porque "a los que fuimos llegando nos gustaba la filosofía y la forma de ser del club".

Marta Taboada: "El Arxil es una etapa de mi vida que me lo dio todo mientras jugué"

Marta Taboada. ARXIL

De entre todas las jugadoras que vistieron el verde, Marta Taboada es una de las más queridas por la afición. La ex-base del Arxil asegura que "no puedo quedarme con un único recuerdo, es un compendio de todos los años vividos".

Para Marta "el concepto de familia ya es una seña de identidad del Arxil" y destaca sobre todo "el ambiente cercano, con muchas muestras de cariño".

La ex-jugadora vivió sus mejores años vestida de verde, y reconoce que el club "es una etapa de mi vida que me lo dio todo mientras jugué".

Las claves de estos veinte años en LF2 han sido "el trabajo, la constancia y las ganas de luchar por el equipo".

"Unidad" es la palabra con la que Marta describe la esencia de un club, el Arxil, que siempre será su casa.

El Arxil celebra dos décadas en la categoría de plata del...
Comentarios