Un ascenso que implica inversión para el Pontevedra

El club tuvo este curso una plantilla con valor de 3,03 millones según Transfermarkt, un millón más que la media de Segunda RFEF ► En Primera RFEF, la cotización promedio de los planteles fue de 5,3 millones de euros
Samu Araújo y Javi Rey intentan arrebatar el balón a Quiles, en el Deportivo-Pontevedra amistoso del pasado verano.
photo_camera Samu Araújo y Javi Rey intentan arrebatar el balón a Quiles, en el Deportivo-Pontevedra amistoso del pasado verano.

El ascenso a Primera RFEF supondrá un reto importante para todos y cada uno de los equipos que han logrado dar el salto a la tercera categoría del balompié nacional desde Segunda RFEF. Y para el Pontevedra no será una excepción. Esta certeza se puede comprobar en cuestiones como la comparativa del nivel futbolístico entre ambas categorías. Pero también a partir de cuestiones más tangibles como el valor de las plantillas de cada uno de los equipos que conforman la competición. Un valor interno que el PCF deberá incrementar si, a priori, quiere partir con mejores opciones para competir a buen nivel en su nueva liga.

El conjunto granate conformó en la campaña 20-21 una plantilla de 22 futbolistas (contando a Iñaki Martínez, que tuvo ficha del filial) con un valor de 3,03 millones de euros, según la web especializada Transfermarkt. Destaca en el vestuario de Pasarón los 300.000 euros con los que el portal tasa a Charles Dias, más allá de los 250.000 de Churre y los 200.000 de Javi Rey, Romay, Álex González, Abelenda, Oier Calvillo y Rufo. Cabe destacar que la web calcula el valor a partir del rendimiento, la trayectoria y el posible potencial futuro, entre otras variables.

Con estas cifras, el PCF afrontó el curso siendo la segunda plantilla más valiosa del Grupo 1 de Segunda RFEF para Transfermarkt, solo por detrás del Leganés B (3,4 millones) y no demasiado lejos del Avilés (2,88), el Unión Adarve (2,60) o el Coruxo (2,55), todos equipos de un Grupo 1 con un valor medio de 2,085 millones, uno menos que la cotización del plantel pontevedrés.

Pero si el Pontevedra destaca en su liga, no lo hace tanto comparado con otros "grandes" o con otros equipos con menos nombre pero que también han acabado ascendiendo. Dos equipos del Grupo 5 como el Levante y el Hércules fueron las escuadras más valiosas de la cuarta división, con 5,03 y 4,75 millones de cotización. Ninguno de los dos subió, como tampoco lo hizo el tercero en discordia: el Espanyol B (4,48). Sí ascendieron Numancia (3,58), Osasuna B (3,55), Real Murcia (3,50), La Nucía (3,45), Intercity (3,35) y Córdoba (3,30), todos ellos con un valor superior al del PCF. Mientras, Mérida, Eldense y Ceuta también lograron el salto aunque con un valor más bajo sobre el papel.

Abriendo ya la comparativa a toda la Segunda RFEF, la tasación del Grupo 1 es la tercera más alta de los cinco grupos, por detrás del 5 levantino (2,64) y del 3 del noreste (2,09). Por debajo, el 4 sureño (1,91) y el 2 cantábrico (1,78). Esas cotizaciones colocan la media global de la competición en 2,1 millones de euros.

Cuatro millones más. Este promedio de Segunda RFEF contrasta radicalmente con el de la Primera RFEF. La nueva tercera categoría del fútbol nacional, que el próximo sábado finalizará dirimiendo sus últimos dos ascensos, ha acabado con 39 equipos (el Extremadura desapareció durante el curso). En el Grupo 1, el conjunto con menos valor es el Tudelano, que acabó colista y descendido con varias jornadas de antelación con sus 2,40 millones de valoración. Los siguientes, el Zamora (3,30) y la SD Logroñés (3,40), cotizaciones similares a las de los mejores de Segunda RFEF. De hecho, el conjunto zamorano bajó a esa categoría finalmente. Por arriba, manda el Bilbao Athletic (12,10 millones), seguido del Racing de Santander (9,10) y el Deportivo de La Coruña (8,05).

Entre los 19 equipos, la media es de 5,3 millones, dos menos que en el Grupo 2, que se eleva a los 7,3. Así, la media entre los 39 equipos de Primera RFEF se coloca en 6,3 millones, cuatro más que la Segunda RFEF. El ascenso, por lo tanto, exige inversión.

El racing, sin ascenso. Quien no tendrá que pensar en invertir de cara a jugar en Segunda División el próximo curso es el Racing de Ferrol. El conjunto departamental cayó derrotado en Balaídos ante el Nástic de Tarragona (0-1), en un partido marcado por sus múltiples ocasiones. Al cuadro ferrolano le valía el empate, pero no podrá acceder a la segunda final, que disputará el Nástic ante el Villarreal B.

Comentarios