Barcia, objetivo granate

El Pontevedra pretende el préstamo del central zurdo sub-23 del Deportivo de La Coruña para completar el eje de su zaga ►El defensor partía al inicio del verano como posible cuarto central del primer equipo, pero ha bajado al filial y podría salir cedido
Dani Barcia conduce el balón en el encuentro de playoff del pasado curso entre el Fabril y el Ourense CF.  RC DEPORTIVO
photo_camera Dani Barcia conduce el balón en el encuentro de playoff del pasado curso entre el Fabril y el Ourense CF. RC DEPORTIVO

Dani Barcia es el futbolista ideal para completar el eje de la zaga del Pontevedra Club de Fútbol. Al menos así se piensa en la entidad granate, que está a la expectativa con respecto al futuro del central del Deportivo de La Coruña.

La posibilidad de que el Pontevedra acabe contando con Barcia está algo más cercana que al inicio del verano

Y es que el zaguero de Cambre encaja como anillo al dedo a las necesidades de un PCF que busca un cuarto central para completar su línea defensiva. En primer lugar, porque es sub-23 (nació en el año 2003), una condición que el club de Pasarón todavía no ha podido sumar en ninguna de sus tres incorporaciones. Y en segundo lugar, porque aportaría esa lateralidad zurda tan necesaria para no limitar la defensa únicamente con centrales diestros.

A día de hoy, la posibilidad de que el Pontevedra acabe contando con Barcia está algo más cercana que al inicio del verano. En el PCF siempre ha gustado el central, pero su incorporación, igual que la de Yeremay Hernández, tenía como gran hándicap el interés del propio Dépor en contar con el jugador para su primer equipo.

Con ese plan arrancó la pretemporada el club blanquiazul, que contaba con Barcia como posible cuarto central para el primer equipo si este se ganaba la condición en los entrenamientos y en los test estivales.

Sin embargo, apenas un par de semanas después de iniciar el trabajo, la entidad tomó la decisión de devolver al zaguero al filial como "toque de atención" tras varias faltas relacionadas, sobre todo, con la puntualidad. Por aquel entonces, el internacional sub-19 únicamente había disputado unos minutos en un amistoso en Vilalba.

Así, actualmente Barcia está a caballo entre el primer equipo y el Fabril. Habitualmente entrena y compite en los amistosos bajo las órdenes de Óscar Gilsanz. Pero también ha vuelto a trabajar puntualmente con la primera plantilla.

Esta situación hace mucho más posible que el Deportivo acabe viendo como positivo dejar salir cedido al central para que adquiera minutos en Primera Federación y "se curta". En este sentido, pocas opciones son más ideales para el joven defensa que el recalar en Pontevedra, cerca de casa, con competencia pero opciones de poder participar y un modelo de juego similar al del equipo herculino en el que podría encajar por su salida de balón y crecer en aspectos defensivos.

A LA ESPERA. Sin embargo, la decisión con respecto a Barcia no está tomada en el seno deportivista. El club coruñés está pendiente de incorporar a un central para que pueda competir el puesto a Lapeña y Jaime Sánchez. Y, al mismo tiempo, valora la posible salida de Borja Granero, que tiene contrato y pretende seguir, pero sabe que no partirá con muchas opciones de ser titular. El desenlace de estos dos frentes abiertos está directamente ligado al futuro de Barcia. Por lo tanto, el PCF deberá seguir peinando el mercado mientras espera que se abra la "opción Barcia" para completar su defensa -todavía pendiente de incorporar o no a Derik Osede-. El club sabe que debe ser paciente con los sub-23. Y el caso Barcia, al igual que el del también deportivista Yeremay Hernández -que apunta a seguir en A Coruña-, es un ejemplo más.

Comentarios