miércoles. 29.09.2021 |
El tiempo
miércoles. 29.09.2021
El tiempo

La batalla por la permanencia de los irregulares de Segunda B

Adrián León y Mateo disputan un balón en el campo de O Vao. RAFA FARIÑA
Adrián León y Mateo disputan un balón en el campo de O Vao. RAFA FARIÑA

Periodistas que siguen la actualidad de los siete últimos clasificados analizan la lucha por la salvación en el grupo I de Segunda División B y las opciones de los implicados 

No hay nadie mejor que los periodistas que realizan el seguimiento de los diferentes equipos de Segunda B para analizar con fundamento las posibilidades de cada uno de ellos en la lucha por sus objetivos.  

Así lo hacen Diego Gómez (de la revista digital Haiqueroelo.es), Juan Quijano (Diario de Ferrol), Rubén García (DXT Campeón), Borja Refojos (Atlántico Diario), Juan Antonio Pardal (El Norte de Castilla), Javier Martín (El Adelantado de Segovia) y José Antonio Duro (As Toledo, Cadena Ser y voz de Radio Pontevedra en los partidos que el PCF disputa en la Meseta).

Todos parecen estar de acuerdo en que los equipos a los que siguen se han colado en la zona de peligro por méritos propios, debido a la irregularidad de la que han hecho gala.

Los siete analistas coinciden en que la irregularidad ha sido la principal caracterísitica de todos los implicados en la lucha por la permanencia

La mayoría de los analistas comprenden que el objetivo y las expectativas de los conjuntos de los que informan habitualmente están por debajo de sus posibilidades, excepto en los casos del Valladolid B y la Gimnástica Segoviana, posiblemente los dos que llegan más enteros emocionalmente al final del curso. 

Con respecto al Pontevedra también parece existir la convicción de que tiene más posibilidades que sus adversarios para alcanzar la salvación. Seguramente debido a su situación clasificatoria, ventajosa con respecto a la de sus adversarios, y a su calendario, a priori menos complejo, aunque siempre con matices.

Otro elemento que se incorpora en el estudio es la posibilidad de los empates a puntos al final de la temporada. Algunos de los bloques que intentan seguir en Segunda B dependen precisamente de la opción de igualar al final del curso con otros de los implicados y superarlos por el golaveraje.

Todos consideran la situación del Pontevedra ventajosa para poder alcanzar su objetivo

Aunque ninguno de los analistas se ha parado a cuantificar explícitamente la cantidad de puntos necesarios para la permanencia, las interpretaciones de sus comentarios dan pie a entender que los 45 son garantía de permanencia para los implicados. 

Eso sí, los números, las cuentas, los pronósticos y las previsiones son papel mojado. Lo fundamental en la pelea es lo que suceda en cada terreno de juego y en cada enfrentamiento en concreto.

Es decir, las previsiones actuales tienen fecha de caducidad al final de la penúltima jornada.
Otro argumento esgrimido con frecuencia para entender lo que sucederá hasta el final del campeonato de la regularidad es el calendario. Los rivales de los equipos implicados en las dos últimas jornadas pueden marcar su futuro. 

También influirá su fortaleza mental, su capacidad para soportar la presión y el peso de sus aficiones para sobreponerse a las dificultades, algo que no todos han logrado siempre.

Diego Gómez (Haiqueroelo.es)
Estrategia en una mano y fe en la otra

El fútbol no se concibe sin emoción, ni fe ni sentimiento. Tampoco sin estrategia, ni planificación. El Pontevedra no ha completado una buena temporada. Pero su reacción a tiempo y, sobre todo, su acierto contra los rivales directos invita al optimismo. La estrategia empezó un trabajo que ahora la fe debe terminar para conseguir la permanencia.

Diego Gómez. Digital Hai que Roelo!El Pontevedra desplegó sobre la mesa el mapa de la región en la que compite en este Grupo I de Segunda B. Y a medida que las jornadas pasaban, supo rodear en rojo los momentos, partidos y rivales clave. Los puntos de actuación estratégicos en los que no se podía fallar y en los que, de hecho, no se falló. En torno a ellos, el equipo apuntaló y enrolló los extremos una red consistente, fabricada a base de victorias contra rivales directos y golaverajes ganados. Ferrol, Coruxo y Valladolid. Tres rivales directos que en caso de empate a puntos se quedarán por debajo. Un colchón, un salvavidas que ahora puede marcar la diferencia.

Contra la Gimnástica Segoviana esa red se rajó. Y el agujero, aunque no es enorme, tiene el ancho suficiente como para que el Pontevedra se escurra a través de él y caiga en picado hacia el infierno de Tercera. La derrota en Segovia complicó las cosas. La Segoviana impidió que la permanencia fuese casi virtual y que el PCF ampliase su margen de maniobra. Y le ganó el golaverage.

Y por eso ahora es el momento de la fe. Pero no una fe ciega y sin sentido, sino una creencia en las posibilidades basada en las matemáticas y en las dinámicas. Luismi y sus chicos tienen que creer en sí mismos para derrotar al Adarve. Esos 44 puntos serán la principal llave de la permanencia. Después tocará confiar también en la suerte para que el Coruxo y el Racing no ganen contra el Fuenlabrada y el Castilla. Si sale, perfecto. Y sino, habrá que ir a Cerro del Espino y seguir confiando. El Pontevedra depende de sí mismo. Y si lo sigue haciendo, la permanencia llegará más tarde o más temprano.

Este equipo no suele fallar en estas situaciones. Es el momento de olvidar los fantasmas del anterior descenso y acordarse de los éxitos agónicos a los que este equipo acostumbraba. Ibán Espadas en Mendizorroza, Igor en Oviedo, Javi Rodríguez contra el Lorca, Jorge Rodríguez y Kevin Presa contra el Haro e Iker Alegre contra la Arandina. El equipo granate se salvará si sabe apoyarse en su acierto estratégico contra la mayoría de los rivales directos y da la talla en la que puede ser la verdadera final de la temporada.

Ruben García (DXT Campeón)
El cansado, el agobiado y el hechicero

El Racing está cansado. Cansado porque su goleador no termina los partidos en buenas condiciones. Cansado de remar hasta acercarse y no acabar de llegar. Cansado porque su capitán, el del guante, está cansado. Y el racinguista está cansado de que un forastero bese el escudo por ganar dos partidos y por no haber hecho nada. El verde, de la esperanza en los poemas, es de tragedia en el caso del Racing en los últimos tiempos. No robar tres puntos al Castilla en Valdebebas, probable; y no quedárselos en la última jornada contra el Rayo Majadahonda, también factible; sería su condena. Solo imagino la permanencia del Racing si gana los dos últimos partidos y me canso solo al imaginar que puede ganarlos. 

Rubén García. DXT CampeónEso de estar en el limbo como está el Coruxo debe ser agobiante. Lo suyo, por el momento, es el sí pero no. En la profundidad de su aparente humildad y de su incontestable tranquilidad en cuanto al cargo de entrenador se refiere surge un equipo con velocidad, calidad y gol en sus futbolistas de ataque pero con poca fiabilidad defensiva, algo que no ha sido capaz de corregir a tiempo y que, a falta de dos jornadas para el final de la liga, lo convierte en el segundo equipo más goleado del grupo 1. Uno descenso del Coruxo no alarmaría a nadie y podría llevar cuñado algún año tendría que ser. No apostaría a su victoria en casa contra el resucitado Fuenlabrada y me costaría hacerlo al 2 contra el Sanse pero tantas temporadas consecutivas en Segunda B significan experiencia en este tipo de situaciones límite.

Pasarón tiene hechizo para el fútbol. Es el estadio gallego más atractivo de la Segunda B. Y el Pontevedra, independientemente de la época y de la situación económica, siempre tendrá encanto. Es un equipo históricamente elegante con una capacidad añadida importante: ser capaz de ponerse el mono de trabajo. Dos puntos de ventaja sobre el descenso directo y uno sobre la promoción deben ser suficientes para que el equipo hoy de Luismi y ayer de Luisito no se marque otra pifia a la segoviana. Desdibujado como muy pocas veces durante una temporada que no ha sido nada buena, el Pontevedra ha comprobado como cualquiera, incluso la casi hundida Gimnástica, le puede pintar la cara. El Adarve debería pisar Pasarón perdiendo 1-0 y, en un duelo a vida o muerte, el Atlético B debería destacar por la vía formativa, nunca por la competitiva ante un Pontevedra necesitado.

Juan Quijano (Diario de Ferrol)
A loita contra a estatística de toda unha liga

Probablemente, con dúas vitorias nas dúas últimas xornadas o Racing de Ferrol logre o seu obxectivo. Sen embargo, é difícil confiar en que un equipo consiga dúas vitorias consecutivas cando non o fixo en toda a temporada. 

Outro factor a ter en consideración é que leva desde a sexta xornada sen gañar fóra da casa, algo significativo se se ten en conta que se enfrontará ao Castilla. O filial madrileño é un equipo que non se xoga nada, pero un filial do Real Madrid non se pode permitir o luxo de relaxarse nunca. A situación pinta complicada, e máis se cabe se se ten en conta que o Rayo Majadahonda virá a A Malata a pelexar polo título de Liga.

Juan Quijano. Diario de FerrolA pelexa está moi igualada. Excepto o Toledo, calquera dos implicados que gañe os dous partidos que quedan ten a salvación case garantida. O problema para eles son eles mesmos. Todos demostraron unha grande irregularidade ao longo do curso.

Así que a situación convida aos equipos a aplicar máis ca nunca a teoría do partido a partido.

A inconsistencia que persegue a tódolos implicados na pelexa pola permanencia non é allea ao Pontevedra, que é quen de conseguir un triunfo fantástico contra o Valladolid B e despois perder 3-0 contra a Gimnástica Segoviana. A priori dispón de dous duelos accesibles, pero o maior erro que podería cometer sería deixalo todo para o último partido. No peor dos casos, se derrota ao Adarve dependerá del mesmo na última xornada. 

Borja Refojos (Atlántico Diario)
El peor resultado en el año más ambicioso

Pocos pensaban en la playa de O Vao que el Coruxo Fútbol Club llegaría a la trigesimoséptima jornada de la Liga en la delicada situación en la que se encuentra. Precisamente el año en el que el club decidió dar un paso adelante en cuanto a la profesionalización de todos sus estamentos, ha sido el más irregular de su trayectoria en Segunda B. Los altibajos continuos, la falta de acierto de cara a gol y una confianza menguante han llevado al equipo verde a ocupar el puesto de play-out a falta de dos semanas para la finalización del campeonato. Y lo que es peor: con unas sensaciones de juego muy pobres.

Borja Refojos. Atlántico DiarioLa victoria ante el Cerceda parecía el impulso definitivo para visitar a un Toledo que se inyectó vida superando a los vigueses, que cuajaron un partido muy triste, precisamente el día que tenían que darle más alegría a su juego para dar un paso adelante en su tortuoso camino hacia la salvación. 
No fue así y ahora el Coruxo tiene la papeleta muy complicada en una igualadísima lucha por la salvación en la que se encuentran implicados muchos clientes. Fuenlabrada en casa y Sanse a domicilio son los contrincantes que le quedan a la escuadra olívica para tratar de seguir en la categoría de bronce. Según cómo se den otros resultados, tres puntos podrían ser suficientes, pero la cantidad de duelos indirectos que hay en la última jornada hace fundamental sacar algo positivo contra un Fuenlabrada que está peleando por ser campeón. 

Como en un sprint ciclista, salir primero de la última curva es fundamental. En ese sentido, el Pontevedra tiene la ventaja de ir por delante en la tabla y de enfrentarse a dos rivales que no se juegan nada, como Adarve y Atlético B. En el caso opuesto está el Toledo, que sigue a tres puntos de la salvación y que se mide a la Ponferradina, que quiere cerrar su permanencia, y al Fabril, que busca ser campeón. La igualdad es máxima y por eso hacer cuentas a dos partidos puede ser un horizonte muy lejano.

Este fin de semana es fundamental para tomar posiciones. En el siguiente, el que entre por delante en la recta final tendrá todas las posibilidades de alzar los brazos en la volatta de la salvación.

Juan Antonio Pardal (El Norte de Castilla)
El derecho a luchar por la permanencia

El Valladolid Promesas se ha ganado su derecho a luchar por la permanencia gracias a un espectacular final de temporada. Sus resultados en los últimos tiempos han dado origen a una situación favorable para que puedan lograr su objetivo. 

Los chavales estaban a diez puntos de la salvación en Navidad y se han embarcado en una racha de doce jornadas sin perder que los convierte en uno de los mejores conjuntos de la segunda mitad del campeonato. Es cierto que no se han distanciado de los puestos de abajo, pero llegan con una buena inercia al tramo final de la temporada y sus dos últimos partidos también son propicios para su objetivo: el primero es contra la Gimnástica Segoviana. Si ganan la dejarían eliminada de la pelea. Y el último sería contra el Real Madrid Castilla, que no se juega nada. 

Juan Antonio Pardal. El Norte de CastillaEl equipo pucelano se ha armado de moral después del último encuentro, contra el Racing de Ferrol. Remontar un 2-0 en contra en el tramo final del encuentro ha sido un fuerte espaldarazo para los dos equipos.

En la actual temporada sorprende la gran igualdad que hay tanto en la lucha por el ascenso como por la permanencia. Equipos que estaban destacados y otros que tenían muy pocos puntos hace seis o siete jornadas han cambiado sus tendencias. 

Resulta increíble que haya tantos equipos intentando huir de la zona de descenso y play-out a falta de únicamente dos jornadas para concluir.

En Valladolid la clave ha sido la llegada de los fichajes de invierno, que se han adaptado rápidamente a la dinámica del equipo. Eso, sumado al estado de forma de futbolistas como Mayoral, que marcan diferencias, ha sido vital para el cambio de rumbo del equipo.

Han sido los filiales como el vallisoletano los que han revolucionado la competición. Hasta hace poco eran los equipos históricos los que marcaban la pauta. En esta temporada hay muchos conjuntos dependientes luchando por grandes objetivos. Sin ir más lejos, el Celta B, el Fabril, el Atlético B, el Castilla y el Valladolid B compiten en el grupo I y le han complicado la existencia a clásicos como el Toledo, el Pontevedra, el Racing, el Guijuelo o la Ponferradina, a la que se le ha atragantado el paso de Segunda a Segunda B.

Javier Martín (El Adelantado de Segovia)
La normalidad del humilde que sueña con salvarse

La Gimnástica se ha manejado durante toda la temporada en la zona baja de la clasificación, dentro de su normalidad presupuestaria. Con un equipo en el que más de la mitad de la plantilla es de Segovia, el objetivo no podía ser otro que la permanencia, y por ello la directiva del club ha mantenido en todo momento la tranquilidad, por lo que el cuerpo técnico ha podido trabajar con la seguridad de que los malos resultados no iban a provocar movimientos en el banquillo.

Javier Martín. El Adelantado de SegoviaEl equipo azulgrana ha llegado a la fase decisiva en un buen momento, tras sumar siete puntos de nueve posibles, y con la sensación de que tanto física como anímicamente está a la altura y ha llegado a tiempo a la pelea por la permanencia. La plantilla se ha hecho fuerte en casa, donde ha sumado tres victorias consecutivas ante Fabril, Navalcarnero y Pontevedra, con un juego mucho más acorde a lo que demanda la categoría, con escasos errores defensivos y aprovechando lo poco que conceden los rivales. Tradicionalmente, la Segoviana hacía gala de un buen juego combinativo, y tardó toda una vuelta en adaptarse a otro tipo de fútbol de mayor intensidad defensiva y algo menos de calidad. 

El final de la competición se antoja dramático, sobre todo para conjuntos como Toledo, Racing o Pontevedra, cuyos objetivos eran mucho más ambiciosos. Salvando el Segoviana-Valladolid B, no quedan duelos directos, y entiendo que va a haber empates a puntos entre varios equipos, por lo que el descenso podría decidirse por el golaveraje. Conjuntos como el Adarve, el Castilla o el Atlético B, que poco tienen en juego en estas últimas jornadas, van a erigirse en los jueces de la liga.

Estoy convencido de que el Pontevedra salvará la categoría después de una campaña muy irregular. El hecho de medirse al Adarve y el Atlético B, que poco se juegan en la competición, es un elemento a su favor, aunque es cierto que en el partido que el equipo realizó en Segovia el pasado fin de semana se mostró muy afectado por la presión. 

Pasarón apretará el próximo domingo y el equipo de Luismi Areda tiene calidad más que suficiente para sacar los dos encuentros adelante.

José Antonio Duro (Ser, Diario As Toledo)
Demasiada fragilidad para un favorito al play-off

Las esperanzas del Club Deportivo Toledo pasan por ganar los dos partidos que le faltan por disputar, contra la SD Ponferradina a domicilio y contra el Deportivo Fabril en casa, y que pinchen el Racing de Ferrol, la Gimnástica Segoviana y el Coruxo. 

Lo ventaja de que dispone el Toledo es que tiene el golaveraje a favor con casi todos sus rivales en la batalla por la permanencia. Por ahí pasan buena parte de sus esperanzas, por un triple o cuádruple empate del que saldría beneficiado. Creer en que podrá superar en puntuación a otros cuatro o cinco equipos se antoja complicado, toda vez que su tope en la liga es de 43 puntos (si consigue el triunfo en los dos tests que le resta por afrontar).

Juan Antonio Duro. Cadena Ser; As ToledoUn aspecto fundamental para entender la mala temporada del Toledo es la actitud y el estado de ánimo del vestuario. Ha sido el equipo que ha sufrido más remontadas a lo largo de la temporada. Son innumerables los partidos en los que ha sido incapaz de conservar su ventaja. Y además, ha padecido el incidente de Lassad, que sufrió un paro cardíaco durante un entrenamiento hace pocas semanas. Las imágenes que vieron los futbolistas en aquel momento han complicado la misión de devolver al equipo a su dinámica normal. De hecho, a pesar de algunas victorias recientes, como las del Fuenlabrada o el Toledo, el Toledo ofreció una imagen bochornosa contra el Castilla el miércoles pasado. La fragilidad mental ha sido el mayor hándicap de una plantilla más cualificada de lo que dictan sus resultados.

La mala dinámica del Toledo y el Coruxo y los nervios que han demostrado casi todos los equipos marcan el final del curso. Ninguno de los implicados en la pelea parece saber afrontar la situación de un marcador en contra y muchos de ellos tampoco parecen preparados para asumir el momento clasificatorio en el que se encuentran. 

El Toledo y el Racing han pasado un año malísimo por eso, y también la Ponferradina en muchas fases de la temporada. El Pontevedra ha hecho una campaña floja a domicilio. En muchos desplazamientos fue incapaz de dar dos pases seguidos. Eso contrasta con la gran temporada que ha hecho el Unión Adarve, que, con recursos limitados, se ha adaptado muy bien a la categoría.

La batalla por la permanencia de los irregulares de Segunda B
Comentarios
ç