lunes. 24.01.2022 |
El tiempo
lunes. 24.01.2022
El tiempo

Bea regresa a casa

undefined
Bea Gómez Cortés, el martes en la piscina olímpica del Complejo Rías do Sur. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
La pontevedresa regresa a las filas del CN Galaico, con el que ha ganado en Ponteareas

Beatriz Gómez Cortés está de vuelta en casa. La nadadora pontevedresa retornó al Club Natación Galaico después de su paso por el CN Santa Olaya asturiano, con el que intentó alcanzar el pasado año el pasaporte olímpico. Entonces, la debilidad provocada por el citomegalovirus le impidió luchar por hacerse con el pasaporte a Tokio.

La pontevedresa ha cambiado de vida radicalmente. Ahora enfoca la natación desde otro punto de vista y se centra en sus estudios de ingeniería biomédica. Y a pesar de ello, el talento todavía le da fuerzas para obtener resultados.

El pasado 1 de noviembre, la competidora lerezana conseguía el triunfo en el XII Trofeo Concello de Ponteareas, en el que tomó parte en tres pruebas diferentes, lo que la convirtió no solo en triunfadora parcial en sus distancias, sino también en la mejor nadadora global de la competición.

El pasado fin de semana, con el comienzo de la Liga de clubes en Ourense, Gómez Cortés representó al Galaico en tres pruebas diferentes. Obtuvo la victoria en los 200 metros estilos, la prueba que la hizo olímpica en Londres, y además nadó los 50 metros braza, en la que se impuso en la serie B, al sustituir a una compañera que estaba preinscrita y que disponía de una peor marca.

Asimismo, tomó parte en dos relevos con el equipo pontevedrés, los 4x50 estilos y 4x200. En ambos, el Galaico concluyó en la segunda plaza con su colaboración.

"A nivel gallego aún me da, pero no voy a ir al Campeonato de España. Me costaría entrar en finales y me daría rabia", dice la nadadora

"He vuelto con la intención de ayudar un poco al club, en la medida de mis posibilidades", explica. La entidad pasa por una etapa en la que cuenta con una notable presencia en las categorías base, pero tiene cierto déficit de número de nadadores en categoría absoluta.

En Ourense, las sensaciones fueron positivas para la pontevedresa. "No ha estado mal, para lo que estoy pudiendo entrenar. He ayudado", confirma al respecto de lo sucedido en la piscina Rosario Dueñas.

La olímpica lerezana tiene claro cuáles son sus prioridades actualmente. Y entre ellas no se encuentra la natación de elite.

"En la piscina, mi objetivo es seguir disfrutando. Si tuviera tiempo y pudiera vivir de esto, me pondría a entrenar como una loca, porque me encanta. Pero tengo que estudiar y las horas no me dan para más".

Y es que fuera del agua pesan mucho más sus estudios universitarios. Cursa la carrera de ingeniería biomédica en la Universidade de Vigo. Sus horarios, como los de una gran parte de carreras universitarias, son un tanto deslavazados, y ello unido a que invierte mucho tiempo en desplazamiento al CUVI, le resta posibilidades para poder nadar todo lo que le gustaría.

"Intento ir todos los días a nadar, pero no siempre lo consigo. Hay veces en las que voy cuatro días, otras en las que consigo cinco, otros tres...", explica al respecto de sus rutinas.

"Mi objetivo es disfrutar. Si tuviera tiempo y pudiera vivir de esto, me pondría a entrenar como una loca", explica Bea Gómez

GANADORA. No se engañen. En el fondo Gómez Cortés sigue siendo una ganadora. Precisamente por ello no se plantea acudir a citas en las que la frustración puede ser más que el beneficio. "Sí me importa ganar", reconoce. "Sigo con la vena competitiva. No me gusta perder. Por eso sigo ayudando al club para que pueda obtener los mejores resultados. A nivel gallego aún me da", explica antes de aclarar que la puerta de la élite está prácticamente cerrada. "Al Campeonato de España no voy a ir. Hacerlo para que me cueste entrar en finales cuando podría luchar por medallas en otras circunstancias, me da rabia", aclara.

Uno de los siguientes objetivos de la joven es librarse del citomegalovirus que todavía lastra su rendimiento, aunque su estado de salud ha mejorado de forma notable. "Me encuentro mejor, tengo más energía, aunque no esté recuperada al cien por ciento", aclara.

La mala fortuna olímpica de Gómez Cortés (las migrañas le impidieron acudir a Río 2016 y el virus la privó de nadar en Tokio 2020) no evitan que sea una de las más grandes nadadoras de la historia de Galicia y la mejor nadadora pontevedresa de siempre.

El citomegalovirus sigue de inquilino 
El citomegalovirus, el virus que lastró la preparación de Bea Gómez Cortés en su lucha por nadar en Tokio 2020, sigue poblando su cuerpo. Hace un par de semanas se hizo una analítica para comprobar cómo evolucionaba su estado de salud. Dio positivo nuevamente, por lo que deberá seguir esperando para librarse de él, aunque ella misma confiesa sentirse mejor de fuerzas. 

El citomegalovirus puede ocupar el organismo humano sine die, aunque muchas veces desaparece en días y ni siquiera presenta síntomas. No ha sido éste caso el de Bea.

Bea regresa a casa
Comentarios