jueves. 06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo

Buscando caras nuevas

Mirian, Ana Rivera y Clara, tres de las incorporaciones del verano celebran un gol con la veterana Carol. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Mirian, Ana Rivera y Clara, tres de las incorporaciones del verano celebran un gol con la veterana Carol. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El Poio Pescamar comienza a ampliar horizontes a expensas de que se ponga una fecha para disputar la Copa de la Reina ►Desde los despachos se empieza a mover fichas para completar la plantilla

Otra oportunidad es lo que busca el Poio Pescamar FS de cara a la próxima temporada. La entidad conservera se prepara ya para el nuevo curso y lo hace poniendo sus ojos en el mercado de jugadoras.

El club rojillo ha comenzado ya a ojear por el panorama nacional posibles jugadoras para reforzar la plantilla en el mercado de verano, manteniéndose a la espera de lo que pasará con las fechas de la final four de la Copa de la Reina,y por consiguiente, con los contratos de sus jugadoras. Por lo pronto, el mandamás de la entidad conservera Juanjo García ha asegurado que "estamos empezando a negociar poco a poco. Hay muchas jugadoras que tienen contrato ya para la próxima temporada".

Con una plantilla en la que las piezas clave se mantendrán (Antía, Iria Saeta, Carol, Silvia, Ana Rivera o Daniela) el Poio ha empezado a mover fichas para completar un plantel de altura.

"Hemos empezado a mirar algo, poquito a poco. Ahora mismo no tenemos mucha prisa, aunque sí estamos viendo cosas", asegura Juanjo García.

De esta manera, el equipo poiense abre las puertas al mercado nacional. "En el extranjero no miramos nada porque no se puede", sentencia.

El actual Poio Pescamar está compuesto por un bloque de jugadoras consagradas, que dan la forma central del equipo.

Pero el club quiso dar un paso más en el mercado de verano y optó por fichar a un total de cuatro jugadoras (Anna Escribano, Caridad, Mirian y Clara) y a un entrenador (Raúl Jiménez) para completar un grupo competitivo esta temporada.


Caridad

Llegó procedente del Guadalcacín el pasado mes de junio para completar la portería de la entidad conservera, en aquel momento únicamente liderada por Silvia. Desde su aterrizaje en el Poio, la andaluza ha confirmado por qué llegó como uno de los fichajes estrella. Y es que bajo los palos, ha mostrado templanza y seguridad. Se ha convertido en internacional y ha sido una de las fijas en los planes de Claudia Pons en los últimos encuentros de la selección española.


Mirian Ruiz

Llegó procedente del Roldán el pasado mes de junio. En los últimos partidos se ha convertido en una pieza importante y se ha hecho amiga del gol, un factor que ya traía consigo del club murciano al ser la tercera máxima goleadora de su equipo.


Anna Escribano

La catalana llegó en el mes de julio procedente del Palau. Su experiencia en Primera División llamó la atención de la entidad rojilla, que no se lo pensó a la hora de negociar con la de Sabadell. A pesar de sus escasos minutos sobre la pista este curso, ha sumado tres goles a su lista particular con la camiseta rojilla, dejando detalles de calidad y mostrando su carácter en el momento oportuno.


Clara

Llegó con Mirian el pasado mes de junio, procedente también del Jimbee Roldán. Su incorporación apuntaba al gol, y así fue. Un total de nueve dianas esta temporada la colocan en el ranking de las jugadoras más goleadoras de Primera División. La madrileña solo ha podido saborear la miel de las pistas durante cinco meses, puesto que el pasado mes de febrero sufrió una rotura de ligamentos que le harían despedirse del resto de temporada.

Tras una exitosa operación, Clara se recupera en Pontevedra y se mantiene a la espera de que el club le de la oportunidad de seguir mostrandose la próxima temporada.


Andrea Feijóo

El mes de junio llegó al Poio Pescamar para traducirse en gol. La jugadora, procedente del Majadahonda, se ha mantenido en el Top5 de máximas goleadoras de la categoría durante la primera vuelta de la temporada.

Las continuas lesiones en el aductor desde el pasado mes de enero la han tenido apartada de las pistas una buena parte del curso, sin embargo, ha dejado para la historia un total de 15 goles con la camiseta rojilla. Andrea todavía tiene fútbol sala en sus pies a pesar de sus 32 años y así lo viene demostrando.


Ana Rivera

Ha sido la incorporación por excelencia del pasado mercado de verano. La internacional Ha sido garra y entrega sobre la pista, siendo una de las jugadoras que más asistencias ha dado esta temporada.


Lutxi

Ha sido la última incoporación al Poio Pescamar. Llegó el pasado mes de febrero, como fichaje de última hora para llenar el hueco vacío de las bajas que dejaban Antía y Clara, sumado a las dolencias continuas de una Andrea que no terminaba de recuperarse.

Procedente de A Estrada, de Segunda División B, la jugadora solo ha tenido tiempo para disputar dos partidos debido al parón por la Covid-19. Ahora, su futuro es incierto en la entidad rojilla, un buen dato para su posible renovación.


Manu Cossío

Si la plantilla se reforzaba en el último momento, el cuerpo técnico no ha sido menos. La marcha (encubierta en una dimisión) de Raúl Jiménez el pasado mes de marzo dejaba un hueco importante en el banquillo del Poio. Manu Cossío fue el entrendor elegido por el club poiense para dirigir al equipo por tercera vez en su historia deportiva.

Buscando caras nuevas
Comentarios