lunes. 24.01.2022 |
El tiempo
lunes. 24.01.2022
El tiempo

Cafeína para el Marín

Café, con una taza, junto a su hija Ainara en A Raña. DAVID FREIRE
Café, con una taza, junto a su hija Ainara en A Raña. DAVID FREIRE
Café arranca el 2022 como tercera máxima goleadora de Primera División, una competición a la que ha regresado dos temporadas después. Lo hace tras haber recuperado la forma después de su maternidad, que ahora compagina con la ayuda a su familia y el deporte.

Quizá fuese por su fuerte vinculación con la tierra originaria del grano. O quizá por la costumbre de socializar ante una taza. Lo cierto es que hace unos años, Jessica Jineth (pasó de ser Jessi a convertirse en Café, un sobrenombre que ahora brilla en el podio de las máximas goleadoras de Primera División, adonde la colombiana ha regresado a Primera División dos temporadas después de abandonar la máxima categoría.

"Tenía la esperanza de regresar a la élite. De hecho, hablé con alguna compañera para fichar por algún equipo, pero mi prioridad acabó siendo mi hija. No me quería desplazar para jugar", reconoce Café, una de las pocas deportistas de nivel que han apostado por frenar su carrera para ser madre.

La historia de Café, antes conocida como Jessi Jineth, arranca en Colombia, en su Pereira natal. Allí nació en 1992 y desde pequeña jugó tanto al fútbol como al fútbol sala. "No me quedaba otra que jugar con chicos. Así que me acostumbré a jugar fuerte", recuerda la pívot sudamericana. Con 15 años, su madre logró traerse para España a Café junto a otros hermanos (son cuatro). Se asentaron en Castilla y León y en esa comunidad arrancó la trayectoria de la colombiana. Era "nueva" y "no sabía nada", pero su talento le acabó llevando por el camino del fútbol sala tras empezar a jugar a fútbol once. "Fiché por el Valladolid y ahí debuté en Primera. Luego estuve dos años en La Rioja. Y me llamó el Poio Pescamar", explica Café.

Así, en 2015, la colombiana arribó a orillas de la Ría de Pontevedra, donde ha echado raíces. Aquí conoció a su pareja, Chimy. "Tenía claro que quería ser madre joven y él también. Así que a los 25 años, después de llevar dos años en el Poio, decidí parar. Acabamos la competición y me decidí. Marcio Santos, que era el entrenador entonces, me dijo que no podía parar. Me quería renovar y me decía que estaba en mi mejor momento. Pero yo le dije que no podía seguir. Mi prioridad ya era otra", explica Café.

"No contábamos con estar tan arriba en la tabla, pero eso sucede porque trabajamos más que las demás", dice Café

Unos meses después nació Ainara, que cumplirá cuatro años dentro de unos días. Era el año 2018 y en verano, el Pescamar volvió a contar con Jessica Jineth, que por aquel entonces ya había adquirido el sobrenombre de Café. "Me lo puso Charo, la capitana. En aquel equipo coincidí con Jessy Lores y había confusión. Así que dijo: 'a ti te vamos a llamar Café'. Supongo que porque soy de Colombia o porque siempre íbamos a tomar café. Me acabé acostumbrando y ahora en el fútbol sala ya soy Coffee o Café", explica.

REGRESO. Así, tras su maternidad, Jessica Jineth regresó a las pistas. "No me esperaba que me volviesen a llamar", reconoce. Pero nada fue igual al principio: "Por la maternidad había cogido peso, claro. Físicamente no estaba bien y me costó encontrar la forma, pero lo logré y acabé por no notar demasiado la inactividad".

Sin embargo, aquella campaña 18-19 fue la última de Café vistiendo de rojilla. La pívot había perdido cierto protagonismo en el equipo y el club apostó por una revolución en el vestuario. Jineth estuvo esperando una oferta, pero no fue una prioridad para el Poio y acabó aceptando unirse a O Fisgón, ahora ya Ence Marín Futsal. "No me quería mover. Me gustaba por cercanía y además era un proyecto ambicioso porque quería ascender a Primera", explica.

Ahora, Café disfruta más que nunca del fútbol sala con un Marín que acabó el año en una sobresaliente sexta posición tras ganar al Atlético Torcal con un hat-trick de la colombiana. "No contábamos con estar ahí tan bien y tan arriba. No era esperado, pero sucede porque trabajamos más que las demás. Debemos seguir así", recalca Jessi, que reconoce que se encuentra en un momento muy bueno que le ha llevado a colocarse en la tercera plaza de máximas goleadoras de toda la competición.

"La verdad es que siempre tengo muchas ocasiones, pero no solía tirar. Ahora lo estoy haciendo y me están entrando. Es raro, pero me tendré que acostumbrar. Aunque sé que ahora puede venir una mala racha y no entrarme ni una", explica Café acerca de un acierto goleador que le permite dedicarle tantos a Ainara y al resto de la familia. Ellos, junto al fútbol sala, son su prioridad compartida. "Ainara tenía mucha mamitis, pero se le pasó un poco ahora que empezó en el cole. Yo la llevo, luego hago ayudo en casa de mis suegros y por la tarde voy a entrenar", resume Jineth sobre su rutina diaria, en la que por fin puede compatibilizar deporte de alto nivel y hogar. Lo celebra su familia y lo celebra el Marín, que tiene su ración de cafeína para soñar.

Copa de la Reina | "Para mí esta semana es la prioridad" 
El Marín Ence Futsal afronta este sábado a partir de las 12.30 horas en La Llagosta el duelo de la Copa de la Reina ante el CD Corcordia de Segunda División. El vencedor de la eliminatoria logrará un hueco en la final a ocho del torneo copero.

"Tenemos una oportunidad muy grande para hacer algo grande en la historia del club. Evidentemente tuvimos suerte en el suerte, pero no nos podemos confiar porque sino vas allí e igual la pintas", recalca Café. 

La pívot destacó que Raúl Jiménez les ha dicho que la prioridad sigue siendo la liga, pero ella no está de acuerdo: "Para mí esta semana la prioridad es la Copa. Ya pensaremos en la liga".

Cafeína para el Marín
Comentarios