Certezas e incertidumbres

El Cisne hace oficial la renovación de Carlos Ocaña, la séptima para Asobal, pero todavía existen incógnitas por despejar como el futuro de los laterales Carlos Pombo y Andrés Sánchez
Carlos Pombo durante el último encuentro de liga en el Municipal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Carlos Pombo durante el último encuentro de liga en el Municipal. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El Cisne Los Sauces anunció la séptima renovación de cara a la próxima temporada, la del lateral izquierdo Carlos Ocaña que ya había sido adelantada por el club hace una semana en la presentación de Jabato como nuevo coordinador de la base blanca, pero que se hizo oficial este martes.

El joven internacional amplía así su vinculación con el conjunto pontevedrés, con el que el pasado año ya tuvo minutos en División de Honor Plata y con el que el próximo curso debutará en la máxima categoría nacional, agradeciendo "al presidente Santi Picallo y a toda la directiva por la confianza y a la afición y compañeros por el recibimiento que tuve el año pasado".

Ocaña es la séptima renovación de un proyecto que empieza a coger forma pero en el que todavía quedan muchas incógnitas por despejarse: como la llegada de los tres fichajes pretendidos por el nuevo entrenador Javier Márquez y la continuidad o no continuidad de algunos jugadores que se encuentran en dudas.

Dos de estos nombres son los de los laterales Carlos Pombo y Andrés Sánchez, cuya continuidad en el conjunto blanco todavía no está confirmada y no es segura teniendo en cuenta los movimientos que ha estado realizando el club.

La renovación de Bruno Vázquez en el lateral derecho, la de Ocaña en el izquierdo y la intención de Márquez de hacerse con los servicios de un nuevo jugador para cada una de estas posiciones –cuya búsqueda ya está en marcha y en las cuales ya se han planteado ofertas a algunos jugadores– dejan varias dudas en la primera línea blanca.

En el caso de Andrés Sánchez el propio jugador aseguraba esta temporada tras su regreso después de la lesión que en su cabeza ya rondaba la idea de finalizar su ciclo en el Cisne para dejar paso a las nuevas generaciones que tan buen nivel habían mostrado en sus meses de ausencia.

Tras el ascenso a Asobal, que supone un paso adelante a nivel de entrenamientos y esfuerzos y que supone una implicación mayor de los jugadores, el presidente Santi Picallo aseguraba a este periódico que "me gustaría que Andrés haga un segundo esfuerzo definitivo", pero añadía que "sé que trabajando en Porriño le puede costar más". Y lo cierto es que la primera línea es la zona de la pista que más refuerzo tendrá en el conjunto blanco y hasta la fecha no ha trascendido nada de la posible continuidad de Sánchez.

POMBO. Quien no conoce su futuro es el lateral derecho Carlos Pombo. El pontevedrés a día de hoy no se ha reunido ni ha mantenido conversaciones con el club blanco por lo que su continuidad de cara a la próxima temporada en Asobal no está asegurada, pero tampoco descartada al 100%.

El lateral derecho zurdo está a la espera de conocer las intenciones del Cisne con respeto a su futuro ya que desde que se cosechó el ascenso el pasado 21 de mayo no se ha producido la conversación entre ambas partes de cara a la próxima temporada.

El jugador, que regresó a las filas del Cisne para la primera aventura en Asobal, además de como jugador ejerció las labores de fisioterapeuta el pasado año, dos labores que compaginaba con su trabajo fuera del club. Ahora Pombo espera noticias del Cisne que continúa dando forma al proyecto pero todavía debe despejar algunas incógnitas enfocadas a los fichajes que pretende cerrar en las próximas semanas y la continuidad de algunos de los hombres que lograron el ascenso a la máxima categoría.

Presupuesto. El Cisne, a la espera del importe del canon de Asobal

Careto - Santiago Picallo
Santi Picallo. G. GARCÍA

Además de la planificación deportiva el Cisne se encuentra inmerso en conseguir el presupuesto necesario para salir con garantías en la máxima categoría, una búsqueda complicada en la que el club no ha dejado de trabajar desde el día después de conseguir el ascenso.

Lo que es una certeza es que el Cisne ya se encuentra inscrito en la Federación Española, un hecho que tenía que hacerse antes del 15 de este mismo mes, y cuyo abono de 7.500 euros se hizo dentro del plazo establecido.

El próximo abono que tendrá que realizar el conjunto blanco será el de la cuota a la Liga Asobal cuyo plazo finaliza el 15 de julio y que asciende 12.100 euros, tal y como confirmó este martes el presidente del club.

Pendiente todavía está conocer el importe aproximativo del cánon de pertenencia a la liga, que supone la mayor parte del importe de la inscripción. Santi Picallo espera tener el valor estimado –el definitivo no se conocerá hasta octubre– en los próximos días pese a que él calcula que "estará entre los 50.000 y los 56.000 ya que el año pasado fueron 52". Sin embargo en la última asamblea celebrada el club ya tanteó la posibilidad de dividir dicho pago en varias cuotas que no dejen dañada la situación económica del club.

Y es que el Cisne se está guiando por el presupuesto de hace dos años y, tal y como afirmó a este medio el presidente hace una semana, "estimamos que necesitábamos un presupuesto de 480.000 euros, pero vamos a intentar llegar a los 500.000".

Para ello el club se encuentra inmerso en reuniones con posibles patrocinadores que se unan a la cartera que ya existe y en la que se "espera aumentar un 10 o 15% con respeto al presupuesto de la temporada pasada". A día de hoy el Cisne espera recibir el importe de un posible colaborador que podría hacer cuadrar los números próximamente.

Comentarios