El Cisne-Barça, ¿lejos de Pontevedra?

El club blanco, obligado a disputar el duelo ante los culés en el Príncipe Felipe por el Nacional de Kárate, se plantea pedir un intercambio entre la ida y la vuelta o buscar otro pabellón fuera de la ciudad, lo que supondría un gasto extra
Álex Chan durante el Cisne-Barça de la temporada 2020-2021. RAFA FARIÑA
photo_camera Álex Chan durante el Cisne-Barça de la temporada 2020-2021. RAFA FARIÑA

La celebración del Campeonato de España de Kárate Cadete, Júnior y Sub-21 durante los días 26, 27 y 28 de noviembre en Pontevedra —una noticia que se conoce desde el pasado mes de enero cuando se conformó el calendario anual de la competición— obligaría al Club Cisne Balonmano a disputar el partido contra el Barcelona en el Príncipe Felipe, un hecho que desde el club consideran "una pérdida muy grande de ingresos". Esto les está obligando a buscar otra solución como la posibilidad de cambiar el encuentro o, incluso, buscar un pabellón fuera de Pontevedra para la disputa de este encuentro, pese a que esta última opción supondría un gasto extra para el club.

"Para nosotros jugar ese partido en el Príncipe Felipe, contra el campeón de Europa y del Mundo, nos supone perder cerca de 6.000 euros", explica el presidente de la entidad, Santiago Picallo. El propio mandatario blanco afirma que el club está buscando otras alternativas.

Opciones

La primera de ellas pasa por "ver si somos capaces de cambiar el orden de los partidos con el Barça, jugar la ida allí y la vuelta aquí", pero subraya que "no será algo fácil de gestionar" ya que primero tendría que ser aceptado por el club catalán y también por Asobal. Sin embargo sobre la mesa manejan otras opciones entre las que se encuentra la de "buscar otro pabellón", pero "si hacemos esto nos tendríamos que ir a Vigo, Lalín o Cangas y esto también supondría una inversión".

Una inversión enfocada sobre todo a "poner autobuses para desplazar a nuestros socios que no quieran llevar el coche fuera de Pontevedra" y que no aseguraría conseguir el desplazamiento del mismo número de aficionados que se conseguiría disputando el encuentro en Pontevedra.

La que no es, a priori, una solución para este problema es la de adelantar o atrasar el partido y disputarlo un día entre semana. Esta posibilidad no se ha puesto sobre la mesa ya que el Barça tiene agendados partidos de Champios League. El jueves 24 visitará al THW Kiel y el miércoles 30 disputará el partido de vuelta de ese enfrentamiento, por lo que no se podría establecer un partido entre semana.

A día de hoy, a poco menos de dos meses vista, el Cisne trabaja en las soluciones para no tener que disputar "el partido al que todo el mundo quiere ir" en el Príncipe Felipe. Y es que el presidente blanco considera que jugar en el Príncipe Felipe está suponiendo algunas pérdidas "en taquilla y sobre todo en el bar", pero que ante el bloque azulgrana pueden ser mucho mayores.

Espacio limitado

"En el Príncipe tenemos alrededor de 1.100 localidades. Ese día contamos con que vayan sobre 350-400 socios, pero el problema mayor está con los patrocinadores", explica Picallo que subraya que "tenemos sobre 60 patrocinadores entre pequeños y grandes a los cuales le damos entre tres o cuatro invitaciones más el carnet. El día de Barça, junto con el Cangas, es el día que más vienen y podemos tener a un 70% de nuestros patrocinadores en el pabellón, lo que supondría alrededor de 200 butacas ocupadas más". Es por ello que entre socios y patrocinadores el club cuenta con no tener disponibles para público en general "unas 400 y pico entradas que no puedes vender, que si lo multiplicas por 15 euros de cada entrada son más de 6.000 euros que perdemos".

Santiago Picallo: "Jugar contra el campeón del Mundo y Europa en el Príncipe, nos supone perder cerca de 6.000 euros"

El Cisne no quiere perder más dinero por tener que jugar en el exilio del Príncipe Felipe y, cuando parecía que el regreso al Municipal está más cerca tiene que hacer frente a la posibilidad de tener que disputar uno de los duelos más importantes del año —a nivel de taquilla— en el recinto de la Diputación.

La solución más sencilla y menos agresiva pasa por el hecho de que el Barça y Asobal permitan el intercambio de partidos, pero si esto no fuese posible sobre la mesa está la posibilidad de llevarse el encuentro lejos de Pontevedra, lo que podría suponer un gastro extra.

El Cisne-Cuenca, el viernes 7

Tras tener que afrontar este fin de semana su primer partido de la temporada un domingo (a las 17.00 horas ante el Balonmano Granollers), el Club Cisne Balonmano ya ha conocido también cual será su primer encuentro del curso un viernes, día que este año está contando con uno o dos encuentros cada semana. 

La próxima semana el conjunto blanco visitará al REBI Balonmano Cuenca y lo hará el viernes 7 a las 21.30 horas de la noche. 

De esta manera el Cisne ya habrá jugado en tres de las cinco franjas horarias de la Liga Asobal para este curso, quedándole la mañana del sábado y del domingo.

Comentarios