domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

El Club Cisne Balonmano reina en la península

Virulegio, Carlos Álvarez y Pablo González, tres de los jugadores internacionales en el Municipal. J. CERVERA- MERCADILLO
Virulegio, Carlos Álvarez y Pablo González, tres de los jugadores internacionales en el Municipal. J. CERVERA- MERCADILLO
En los últimos años seis jugadores que visten la camiseta del conjunto pontevedrés han pasado por las categorías inferiores de las selecciones española y portuguesa 

El crecimiento del Club Cisne Balonmano no solo se extiende a territorio pontevedrés sino que el club también ha expandido su buen hacer con las categorías de base al terreno internacional. Y es que, en los últimos años, el conjunto blanco ha sido un habitual en las convocatorias de los combinados nacionales demostrando así su buen trabajo de cantera, un esfuerzo que se ha visto reconocido no solo en la selección nacional española sino también en la portuguesa.

Actualmente seis integrantes de la plantilla blanca han vivido experiencias con sus selecciones, cinco de ellos con la española y uno con la del país vecino. Todo un éxito de un club que siempre ha mostrado su interés por moldear a los jugadores desde abajo, formando a los niños de la ciudad, de alrededores e incluso fichando a grandes promesas nacionales como es el caso de Carlos Ocaña o el canario Marko Ojeda.

Casualmente el joven lateral derecho es uno de esos integrantes del ‘club de los seis’ en el que también se encuentran Álvaro Preciado, jugador que inició el camino; Carlos Álvarez, Pablo González, Dani Virulegio, ganadores del bronce en el Europeo juvenil este verano y André de Moura, que repetirá experiencia con la selección nacional del país vecino.

El central portugués fue citado el pasado fin de semana con el combinado nacional portugués para una concentración que se llevará a cabo del 2 al 6 del próximo mes, una experiencia que sirve para "continuar aprendiendo" y que pese a no ser "la primera, es una nueva oportunidad para continuar mejorando de cara al futuro".

De Moura es consciente, y así lo deja patente, que acudir con la selección es fruto del "trabajo que viene de muchos años, pero gracias al Cisne donde ya llevo dos años, he vivido una mejora exponencial", un crecimiento que se ve patente con las llamadas de su país.

El inicio del camino. Corría el año 2018 cuando Álvaro Preciado recibía la llamada de la selección española, un año en el cual disputó el Europeo (posteriormente jugaría también el Mundial) y que abrió la lata del idilio cisneísta con los combinados nacionales de base.

"Las cosas han cambiado", destaca el jugador blanco que asegura que "cuando fui la primera vez parecía que era como ‘va Álvaro y a ver si lo vuelven a llamar’ y con el trabajo de los últimos años se ve más normal que un jugador del Cisne vaya a la selección". 

El central pontevedrés tiene claro que estas llamadas son el resultado de un trabajo que "está dando ahora sus frutos, pero que se está haciendo desde hace tiempo. Desde infantiles nos inculcan unos valores y una forma de jugar que es característica y que acaba teniendo sus frutos y eso es gracias a los entrenadores de la base, a quienes no se le da el reconocimiento que se debe".

Si bien el crecimiento del club "permite a la gente de la cantera acudir a la selección", también hace que "gente de fuera quiera venir al club ya que se fijan en que el trabajo se está haciendo bien y las cosas funcionan", subraya el jugador del Cisne que no se olvida de que "el hecho de que Jabato esté aquí ayuda a atraer jugadores, es un tirón importante".

Casualmente era en Álvaro Preciado en quien se fijaban jugadores como Carlos Álvarez que ahora es un habitual en las convocatorias nacionales y que, tras colgarse el oro en el Europeo Juvenil, estará en la primera convocatoria como Junior junto a Dani Virulegio.

Álvarez cuenta que "los que somos de casa nos fijábamos en Preciado ya que era el único que iba con la selección y al final lo podíamos seguir más de cerca". Tras admirar a Preciado se unió a él en ese grupo de jugadores que vestían la camiseta de la Selección Española, un grupo que ahora se ha ampliado hasta los seis miembros, un hecho que "es posible debido a que el Cisne está sacando buenos jugadores de base y, además de los que ya estamos, por lo que pude observar estoy seguro de que las próximas generaciones van a seguir manteniendo el nivel o incluso mejorándolo", destaca el extremo.

De la misma manera que sus compañeros Carlos Álvarez considera que «el buen trabajo y los éxitos cosechados a nivel de base», como el oro en el Campeonato de España Juvenil del pasado curso, son un reclamo para las grandes promesas como es el caso de Marko Ojeda, el último en unirse al ya no tan selecto club de cisneístas internacionales, que están siendo una gran parte de la historia reciente del club pontevedrés. Preciado inició un camino en el cual Álvarez, González, Virulegio, De Moura y Ojeda son el presente. 

El Club Cisne Balonmano reina en la península
Comentarios
ç