lunes. 06.07.2020 |
El tiempo
lunes. 06.07.2020
El tiempo

Pontevedra-Celta B: como si no fuera un derbi

Arrubarrena, única duda de Luismi. DAVID FREIRE
Arrubarrena, única duda de Luismi. DAVID FREIRE

La importancia de los puntos resta valor a la rivalidad

El Pontevedra ocupa el puesto de promoción por la permanencia, un lugar inapropiado para él. Después de un verano prometedor, el equipo granate vuelve a estar en la misma zona de la clasificación que ocupaba la temporada pasada. Por eso el hecho de que el visitante sea el Celta B carece de valor.

Las emociones propias de un partido de rivalidad regional de menor calado (que nadie se engañe, el Celta B no es el rival que más motiva a la afición granate) se marchitan el día que uno de los dos contendientes se encuentra fuera de su lugar natural.

De ahí que resulte anecdótico que el técnico celeste jugase en el filial del Pontevedra hace varias campañas, que Luismi sea vigués o que siete excélticos defiendan actualmente los instereses de Pasarón.

Es absolutamente secundario ante la necesidad del once granate de recuperar el pulso a la competición con un buen partido y, sobre todo, una victoria.

Existe cierto runrún en la grada sobre la conveniencia de las últimas acciones del preparador granate. O mejor dicho, sobre su inconveniencia. Luismi no engaña a nadie. Siempre ha explicado que los cambios en su once de salida pueden producirse en busca de las necesidades particulares de cada duelo. Pero para las voces críticas de la afición, que lleva sin ver ganar a sus hombres desde la segunda jornada y que la pasada semana vivió un 3-0 en contra, tantos cambios son buena munición para dispararle al técnico.

El choque de esta tarde es una temprana reválida ante un adversario cualificado, el Celta B, que lleva tres años seguidos en zona de promoción de ascenso, a pesar de sus continuos cambios de plantilla. Luismi cuenta con todos sus hombres, con la única duda de Arruabarrena por el golpe que recibió hace dos semanas en el costado.

En el bloque celeste son bajas dos delanteros fundamentales, Denis Eckert, que viajó con el primer bloque, y Emmanuel Apeh, máximo realizador del equipo con tres goles. Tampoco podrá jugar el lesionado Robert Costa.

Sin embargo, las bajas parecen menos cuando la dinámica del colectivo es positiva. Y la del filial es inmejorable: presenta cuatro triunfos y una derrota en cinco enfrentamientos.

Para él y para su anfitrión hay una buena noticia: el césped parece en mejor estado que en los partidos anteriores. No hay excusas para que no haya fútbol.

Alineaciones

Pontevedra-Celta B: como si no fuera un derbi
Comentarios