LA CONTRACRÓNICA

Consolarse desde una valla

La decepción se apoderó del centenar de aficionados que se citaron en el campo de Burgáns por no poder entrar al entrenamiento. Tuvieron que conformarse con autógrafos y verlo desde fuera
Olga Carmona firma un autógrafo en las inmediaciones de Burgáns. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Olga Carmona firma un autógrafo en las inmediaciones de Burgáns. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El cambio de escenario del último entrenamiento de España e Italia previo al encuentro de esta noche anunciado un día antes para conservar el terreno de juego para el encuentro, propició que aquellos que tenían pensado desplazarse a Pasarón para ver el entrenamiento de la campeona del mundo, tuviesen que cambiar de escenario y acudir al Estadio Municipal de Burgáns para ver de cerca a las Olga Carmona, Jenni Hermoso, Salma Paralluelo etc.

Sin embargo el ambiente creado en los alrededores del campo de Cambados estuvo medianamente marcado por la decepción de los niños y niñas que acudían acompañados de sus padres y enfundados con camisetas y bufandas de España, al enterarse de que el entrenamiento era a puerta cerrada y que no podrían acceder al interior.

Las jugadoras de la selección escucharon desde el césped los gritos de sus más fieles aficionados

Tras ver la entrada en el campo de las jugadoras de la Selección Española femenina, el centenar de personas que acudió a Burgáns tiró de picaresca y subidos a las zonas más altas de los alrededores se las ingeniaron para ver a las jugadoras disputar el último entrenamiento. Sin embargo y pese a la decepción por no poder acudir al interior del estadio, como se había anunciado en los días anteriores que se podría hacer en Pasarón, los pequeños aficionados no abandonaron el recinto municipal hasta que las de Montse Tomé finalizaron la sesión y se dirigieron al autobús para regresar a Sanxenxo, donde se encuentran alojadas.

Durante poco más de una hora las campeonas del mundo entrenaron sobre el césped del campo de Cambados y, en el verde, pudieron escuchar las peticiones de los fans más pequeños que desde fuera gritaban los nombres de sus jugadoras favoritas y también pedían a coro "poder entrar". El nombre de Teresa Abelleira no faltaba en las menciones de las jugadoras más destacadas de los allí presentes, una lista en la que también se escuchaba hablar de Jenni Hermoso, la goleadora del Mundial Olga Carmona, la reciente ganadora del balón de oro Aitana Bonmatí y la ausente Alexia Putellas, cuya baja por lesión le impide estar en Pontevedra, privando a los aficionados de disfrutar de una de las mejores jugadores del mundo.

Poco antes de las 15.30 horas el autobús de las campeonas del mundo llegaba a Burgáns donde algunos aficionados ya hacían fila para recibirlas. Las jugadoras comenzaron a descender del mismo ante las atentas miradas y las llamadas de reclamo de los seguidores que esperaban en la puerta del estadio.

Los niños y niñas presentes, casi todos vestidos con la ropa de los equipos en los que juegan al fútbol (se podían ver prendas del Barro, del Caldas, del Arosa o del Chispa) pudieron saludar de cerca, fotografiar y recibir autógrafos de las internacionales españolas. Camisetas, bufandas, carteles hechos a mano e incluso el póster de campeonas del mundo, los objetos puestos para recibir las firmas de las jugadoras eran variados y las futbolistas respondieron con alegría e ilusión dejando felices a aquellos que lo lograron.

Los que no lo consiguieron, e incluso otros que sí pero querían más, hicieron la espera en la puerta del Estadio Municipal de Cambados. Conforme iban pasando los minutos para que iniciase el entrenamiento, se fue sumando gente. Buscando los puntos estratégicos para ver la sesión al entender que esta era a puerta cerrada, los más pequeños hicieron la espera para ver también la salida de las jugadoras tras el entrenamiento. Una salida en la que de nuevo las campeonas del mundo recibieron los aplausos, ánimos y gritos de los seguidores que, pese a la decepción por no poder disfrutar del entrenamiento desde las gradas del Burgáns, pudieron ver de cerca y saludar a una Selección Española que este viernes llenará Pasarón en un encuentro clave para el futuro, no solo en el Liga de las Naciones, si no también de cara a los Juegos Olímpicos.

Los mejores referentes

Que este es un partido que ilusiona a los más pequeños es algo sabido y que las pequeñas jugadoras tienen ahora en las campeonas del mundo nuevas referentes en las que verse reflejadas es algo que cada día se puede ver más.

Y es que en los alrededores del Estadio Municipal de Burgáns se congregó un gran número de niñas que, vestidas con la ropa de los equipos a los que defienden en el campo, reflejaban en su cara la ilusión de conocer a las campeonas del mundo.

Unas jugadoras que ahora mismo son su ejemplos a seguir y los espejos.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios