En el corazón de Pasarón

El cuerpo técnico del Pontevedra CF muestra por primera vez y en exclusiva su metodología de trabajo: desde el análisis y la gestión en los despachos hasta la puesta en el terreno de juego
El cuerpo técnico del Pontevedra CF, en Pasarón. DAVID FREIRE
photo_camera El cuerpo técnico del Pontevedra CF, en Pasarón. DAVID FREIRE

Llegó al banquillo de Pasarón en el verano de 2023, tras varios intentos del Pontevedra CF de incorporarlo a sus filas. La aparición de Yago Iglesias a orillas del Lérez fue una declaración de intenciones para el presente y para el futuro. Pero la realidad del éxito de este equipo va mucho más allá. Los arquitectos del actual líder son los seis componentes de un cuerpo técnico que se caracteriza por la comunicación constante y una idea marcada de juego. Un grupo que trabaja de domingo a domingo en busca del mayor rendimiento y los mejores resultados.

Álex Otero es, prácticamente, una extensión de Yago Iglesias. Su tarea es la de segundo entrenador, pero su amplia experiencia le lleva a ser el todoterreno del grupo. El trabajo de Manu Barros, fisioterapeuta, y Jonatan, preparador físico, va de la mano. Moncho es un año más el responsable de la preparación de los porteros; mientras que la tarea de Adrián Docampo es quizás una de las más desconocidas y a la vez importantes en el fútbol actual: el analista. Un equipo de trabajo que tuvo que acoplarse en pretemporada.

Para el ribeirense era clave dar los primeros pasos junto a alguien que le conociera bien como Otero, con quien lleva una década mano a mano. Así se fue construyendo el camino de un cuerpo técnico en cuya primera reunión se expuso la idea de juego deseada para el Pontevedra. Uno de los ejes fundamentales del grupo es la asignación de roles, con Yago Iglesias como responsables de la coordinación y de la gestión no solo del vestuario sino de todo el cuerpo técnico. "Nos hemos encontrado un grupo de trabajo que se ha acoplado muy rápido, tienen muchas ganas de crecer y unos conocimientos muy buenos. Eso lo facilita", reconoce Iglesias.

La apuesta del club por reforzar el área técnica resultó fundamental. Y es que para el técnico y su equipo no se trata solo de tener buenos futbolistas, sino de que estén bien atendidos. El estrés y el nivel de la competición son dos puntos que el cuerpo técnico tiene muy presentes a la hora de planificar y organizar el tipo de trabajo del equipo. La idea es llegar a un nexo en común entre el rendimiento y la recuperación, que está en manos del preparador físico y el fisioterapeuta, para tener el mayor número de efectivos posibles durante las 34 jornadas.

Dinámicas y vídeo

Cuerpo técnico del Pontevedra CF. DAVID FREIRE
Cuerpo técnico del Pontevedra CF. DAVID FREIRE

La semana de trabajo del staff granate va de domingo a domingo. Cuando acaba un partido, Yago Iglesias es el primero en hacer un análisis en caliente. A partir de ahí, el lunes todo el cuerpo técnico analiza en común el duelo, lo revisan y sobre todo junto a Álex Otero y Adrián se saca información para trabajar a lo largo de la semana y mostrar al equipo aquellos aspectos que se están haciendo bien.

El martes es el día libre para la plantilla, pero es cuando el staff empieza a trabajar sobre el próximo rival. En el ecuador de la semana es cuando se inicia el trabajo duro, estructurado entre lo visto en el último partido para seguir mejorando como colectivo y lo visto del siguiente contrincante, para ofrecer esta información a los jugadores. Uno de los ejes sobre los que se sustenta la preparación del cuerpo técnico granate es el trabajo con vídeos.

Uno de los ejes del trabajo del cuerpo técnico es dedicar mucho tiempo a los vídeos, tanto a nivel colectivo como individual

De miércoles a domingo se dedica mucho tiempo al trabajo con imagen, bien a nivel colectivo como individual o incluso por líneas (defensa, ataque). El trabajo va desde vídeos propios hasta ejemplos de acciones en el fútbol profesional que el staff quiere que la plantilla granate implemente. Este ciclo de trabajo no se completa hasta que la idea se lleva al verde. Y es que la clave está en entender la propuesta a través de la imagen y que después el futbolista la viva para poder interiorizarla.

Un colectivo

Con los roles bien definidos, pero siempre en sintonía. "El futbolista tiene que tener la perspectiva de que no hay figuras única y exclusivamente para unas cosas", explica Yago, "por eso es fundamental delegar. Lo hago mucho". Es por ello que la opinión de todos acaba formando parte de las decisiones finales, desde la alineación de un partido hasta la lectura del mismo. La variedad de puntos de vista desde el banquillo es clave para el grupo a la hora de organizar los entrenamientos, el tipo de tareas y el tiempo dedicado a cada una. "Es importante tener cerca a gente que te diga la verdad y te haga ese contrapunto porque puedes perder la perspectiva", puntualiza el técnico.

Para ello, Iglesias considera que el entrenador debe adoptar un papel más "universal" y "saber un poco de todo para entender al resto del cuerpo técnico cuando los escucho, algo que hago mucho". A todo ello ayuda el hecho de que el ribeirense pasara por distintos puestos antes de ser el principal.

La variedad de perspectivas es clave para un grupo con los roles definidos, pero que evita asignar una única función a cada miembro

En cuanto al control de carga, Álex Otero o Joni llevan muchas veces la voz cantante. Y es que a lo largo de la semana el peso de cada entrenamiento se reparte entre los miembros del staff, con una metodología de trabajo muy afianzada. La clave de esta comunicación entre los componentes del cuerpo técnico está en poder identificar siempre el momento que atraviesa un jugador, por ejemplo, en el apartado más físico, para a raíz de ello preparar el plan de partido. Un trabajo de seis personas centrado principalmente en el propio equipo, pero con un foco muy potente en el análisis del rival para anticiparse.

Comunicación y proyección

La conexión entre los miembros del cuerpo técnico, así como con la propia plantilla, es uno de los puntos de apoyo del Pontevedra. El staff cree firmemente en el convencimiento a través de la explicación para que el futbolista entienda por qué se juega así, el motivo del plan de partido o quiénes son los elegidos cada semana. Exposiciones que realizan tanto a nivel colectivo como individual cuando la situación lo exige. La idea no es otra que lograr un entendimiento generalizado del método de trabajo y a través de esto conseguir el máximo rendimiento para que el jugador mejore y sea más completo en su carrera.

Potencias las aptitudes positivas de los futbolistas se complemente con la mejora de aquellos aspectos que no son la prioridad del jugador en cuestión. Todo ello a través de la palabra, la explicación, la naturalidad y en general el día a día. "Somos un cuerpo técnico que insiste mucho en las cosas que hacemos bien porque creemos que es importante para tener ese pico de rendimiento de tanto tiempo compitiendo bien, jugando a lo que queremos y sacando resultados", explica Iglesias. El feedback positivo hacia los jugadores es clave dentro de la propia exigencia.

Todo esto enlaza con el trabajo de cantera. Y es que el cuerpo técnico granate basa su idea en pensar a corto plazo en el aspecto competitivo, pero a largo en cuanto a nivel estructural, de club y de equipo. La meta no es otra que tener todos los efectivos posibles enchufados y poder adelantarse siempre siete días a lo que pasará la siguiente jornada, con una toma de decisiones que marca el funcionamiento del equipo.


La legión pretoriana de Yago Iglesias

Álex Otero, segundo entrenador Un 'todoterreno' con la cabeza fría

Álex Otero, segundo entrenador del Pontevedra CF. DAVID FREIRE
Álex Otero. DAVID FREIRE

El equilibrio perfecto de Yago Iglesias le acompaña desde hace diez años en los banquillos. Álex Otero es ese segundo de a bordo que sirve de todoterreno porque su amplia experiencia le vale para trabajar muchas veces codo con codo con otros profesionales como Joni.

Responsable principal del entrenamiento de los lunes, su trabajo engloba la planificación de todas las sesiones. Desde la calma que lo caracteriza busca aconsejar a Iglesias, escucharlo e incluso "llevarle la contraria" para que el equipo sea más rico en perspectivas y lecturas de juego.

Su conexión directa con Joni, es clave a la hora de organizar las cargas de trabajo en las sesiones. "Vamos ligando la parte física con la técnico-táctica", explica, "integrar tareas que tengan más referencia hacia el fútbol". Aunque lidera tramos concretos de algunos entrenamientos, la clave para Otero está en "trabajar sobre una misma idea y estar siempre en contacto unos con otros".

Adrián Docampo, analista Una perspectiva clave y diferencial

Adrián, analista del Pontevedra CF. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Adrián. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Graba los entrenamientos, los partidos y elabora piezas en base a las que el equipo pueda trabajar no solo para conocer al rival sino también sus propios defectos y virtudes. La meta de Adrián es reforzar lo que funciona y que esos comportamientos "se conviertan en hábitos". Su perspectiva y visión posicional son claves durante los partidos.

Joni, preparador físico El enfoque en la prevención

Joni, preparador físico del Pontevedra CF. DAVID FREIRE
Joni. DAVID FREIRE

El valor que ha ganado con los años la preparación física en el fútbol se refleja en Joni a través de un importante trabajo de prevención. Antes de una sesión, hace recuento del estado de los jugadores y más allá del trabajo individual los forma para que sepan cómo cuidarse. Trabaja con test que pasa a la plantilla para saber sus rutinas.

Moncho, técnico de porteros Formar a través de la experiencia

Moncho, en una sesión con Edu Sousa. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Moncho, en una sesión con Edu Sousa. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Pasó de defender las redes granates a formar a quienes son ahora sus guardianes. Moncho comienza su semana junto al resto del cuerpo técnico, con el análisis de lo sucedido en la última jornada y la organización de sus sesiones en base al tiempo que tiene asignado.

Desde que él formaba parte de la plantilla, la figura del portero ha evolucionado "sobre todo en el juego con los pies". Ahora son un jugador más que participa de lo ofensivo y aunque esta faceta se haya desarrollado sobre todo en las últimas décadas, el haber estado "en ese lado me da más empatía. Los voy a entender en muchísimos casos".

La única diferencia es que ahora "hay que tomar decisiones, pero siempre busco tareas con un fin colectivo y que individualmente saque lo máximo de ellos". Mantener viva la competitividad sana es clave a la hora de gestionar la portería, al igual que el estudio del ataque rival y sobre todo el balón parado. Intentar inculcar "mecanismos que les van a favorecer".

Manu Barros, fisioterapeuta El valor de la nueva escuela

Manu Barros, atendiendo a Samu Mayo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Manu Barros, atendiendo a Samu Mayo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Es su tercera etapa en nueve años en el Pontevedra y Manu Barros está convencido de que el éxito de este cuerpo técnico tiene tres bases: la comunicación, su juventud y los métodos de la nueva escuela. Mano a mano con Joni, su trabajo empieza al finalizar un partido cuando debe gestionar el tema inflamatorio o sobrecargas.

Su lectura es clave para la gestión de minutos. "Hay una persona detrás de cada futbolista", destaca en el marco de una explicación sobre la importancia de establecer vínculos con los jugadores para conocer de verdad el alcance de las lesiones y guiarlos hacia la toma de una decisión sobre si es el momento de jugar o no.

Además, realiza 20 minutos de prevención dos días a la semana y sesiones voluntarias. La libertad con la que trabaja el cuerpo técnico es clave y la figura de Joni como readaptador "me permite centrarme a mí más en la lesión".

Comentarios