Mateo Besada: crecer junto al balón

La pasada campaña fue el segundo máximo anotador en infantiles, dando el salto este año al equipo cadete de División de Honor
Mateo Besada. RAFA FARIÑA
photo_camera Mateo Besada. RAFA FARIÑA

Nació, como se suele decir, con un balón de fútbol entre sus brazos y con apenas cuatro años Mateo Besada ya estaba compitiendo con la Asociación Xuvenil Saraiba do Mar. "Juego al fútbol desde muy pequeño. Nunca he practicado otro deporte porque me gusta mucho y disfruto jugando", reconoce el pontevedrés, que hace dos años fichó por el AJ Lérez.

La pasada temporada fue el máximo goleador del equipo de liga gallega infantil, el segundo de todo el Grupo Sur 2A, con 28 dianas en 21 partidos jugados. Números que, junto a su constancia y trabajo diarios, le valieron para dar el "salto" directamente al primer equipo cadete de División de Honor, con el que ya lleva tres goles en once partidos, siendo el máximo anotador del AJ Lérez.

"Me sentí muy bien cuando el entrenador me comunicó que iba a estar en el equipo y con ganas de empezar la temporada", reconoce Besada, "el nivel es alto, pero yo prefiero que sea así. Me gusta y obviamente se nota la diferencia, pero no la veo tampoco tan grande como me decían".

Su faceta goleadora es una de sus mayores virtudes, aunque si tuviera que destacar algo de sí mismo como jugador, el pontevedrés lo tiene claro: "Soy muy trabajador e intento aprovechar mucho las oportunidades que me dan". Exigente, Besada repasa sus partidos cada jornada "para intentar no cometer los mismos errores en el siguiente. También me fijo en los contrarios y si, por ejemplo, veo que tienen un central muy bueno, pues me intento pegar al otro".

Al delantero le gustaría mejorar "la precisión en el tiro" y reconoce que "al ser de primer año, en una liga con mucha gente de segundo año, me hace falta ser más fuerte en los choques". Una División de Honor en la que Besada está compaginando su posición natural de delantero con la de extremo: "Me veo bien. Al principio me costaba porque era una posición en la que nunca había jugado, pero ahora estoy cómodo. Tengo que ayudar más atrás, pero también puedo regatear más y asociarme arriba".

Reconoce el pontevedrés que esto le está valiendo para tener "más contacto con el balón y ser más preciso". Para Besada, la clave es entrenar cada día y esforzarse porque "no vale con llegar y ser titular". Aunque prefiere ir "paso a paso", su sueño es llegar a ser futbolista profesional "y jugar en Primera División" Como referentes tiene a Mbappé, si bien quien más le gusta es Messi: "Me fijo en gente de mi posición y que haga mis movimientos, y aprendo de eso", explica.

Comentarios