lunes. 18.11.2019 |
El tiempo
lunes. 18.11.2019
El tiempo

Crédito sí, pero no ilimitado

Luismi Areda, en una conferencia de prensa esta temporada. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Luismi Areda, en una conferencia de prensa esta temporada. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Tras regresar este lunes al trabajo, Luismi dirigirá al Pontevedra al menos hasta el próximo domingo contra el Getafe B ▶Un mal resultado el próximo domingo ante el colista haría al club replantearse la situación del técnico

Tiempos difíciles y dudas en el Pontevedra Club de Fútbol. Dos derrotas consecutivas en las dos últimas semanas ante los filiales del Atlético y el Real Madrid hacen tambalear el puesto de Luismi Areda como técnico del primer equipo. Después de ascender en enero de 2018 desde el Juvenil A como solución de emergencia por el cese de Luisito y tras ser renovado en dos ocasiones por salvar al equipo del descenso a Tercera y pelear hasta la penúltima jornada por el play-off de ascenso, el preparador vigués vive sus momentos más bajos como entrenador del primer equipo granate.

Una semana más, desde el club se apela a la tranquilidad para afrontar una semana que todos reconocen como importante

El Pontevedra cambió el plan previsto de entrenamientos y regresó el lunes al trabajo con Areda al frente del entrenamiento. Este martes será momento para que el cuadro pontevedrés descanse antes de comenzar a preparar el miércoles el decisivo duelo contra el Getafe B el próximo domingo. Un partido en el que Luismi no se sentará en el banquillo, pero por su sanción, ya que presumiblemente la jueza de competición le impondrá un castigo por ser expulsado el pasado sábado en Valdebebas. En principio, Areda seguirá dirigiendo el Pontevedra al menos hasta el citado encuentro contra el filial getafense. Y en función del resultado, se tomará una decisión. Porque un marcador negativo contra el colista de la categoría sería, probablemente, el epílogo del preparador como entrenador del primer equipo granate.

Una semana más, desde el club se apela a la tranquilidad para afrontar una semana que todos reconocen como importante. Porque pese a encontrarse a siete puntos del play-off y solo dos por encima de los puestos de descenso, apenas se han desarrollado dos meses de competición. El margen todavía es amplio y las sensaciones en su conjunto no han sido tan malas como reflejan los resultados.

El Pontevedra no solo necesita vencer, sino convencer ante el Getafe B para volver a un clima de estabilidad

Sin embargo, hay puntos negros que manchan el expediente y van contra esa teoría de la imagen, como los malos inicios de partido de forma reiterada (el PCF acumula seis goles encajados en los primeros 15 minutos de los ocho encuentros disputados hasta la fecha) o el pésimo encuentro contra el Atlético B (1-5).

De este modo, el Pontevedra no solo necesita vencer, sino convencer ante el Getafe B para volver a un clima de estabilidad. Y además, de cara al futuro, precisa que los resultados buenos sean sostenidos y acabar con la irregularidad reinante en este inicio liguero.

El equipo granate está firmando su peor arranque liguero desde su regreso a la Segunda División B en el año 2015

UN PUNTO MÁS. Más allá de la imagen del Pontevedra en este comienzo, el equipo granate ha firmado, objetivamente, su peor arranque liguero desde su regreso a la Segunda División B en el año 2015. Sin embargo, la diferencia con el pasado curso es mínima. Ya dirigidos desde el comienzo de los entrenamientos por Luismi Areda, los granates tan solo sumaban nueve puntos, uno más de los que firman actualmente.

Hace un año, el Pontevedra sumaba tan solo seis tantos a favor (ahora nueve), pero solo había recibido siete (actualmente, 15). Finalmente, logró darle la vuelta a la tortilla e incluso se llegó a colocar cuarto en la segunda vuelta. Pero es cierto que a estas alturas, el bloque pontevedrés ya había iniciado su despegue ganando en Fuenlabra (0-2, jornada 7) y empatando contra la Ponferradina en casa (0-0, jornada 8).

La primera temporada (2015-2016) del cuadro de la Boa Vila en la categoría de bronce en esta nueva etapa comenzó con diez puntos en las primeras ocho jornadas de competición. Después de encadenar varios malos resultados en los primeros partidos, el equipo dirigido por Luisito sumó dos triunfos seguidos ante el Coruxo y el Racing de Santander que le permitían tener dos puntos más que actualmente.

El último curso en el que el equipo se metió en play-off (16-17) eran 14 los puntos que tenía en la mano a estas alturas. Clave para ello eran los cinco tantos encajados (un tercio de los que ha recibido ahora). Las dianas a favor eran las mismas (nueve).

Por último, el curso de la salvación in extremis (17-18), el PCF contaba con 10 puntos gracias a tres victorias seguidas. Luego cayó. Y en esa caída llegó Luismi.

Estadísticas. El PCF, el cuarto que más disparó
Más allá de que por momentos al juego del Pontevedra le ha faltado fluidez, la escuadra granate fue hasta la jornada siete el cuarto equipo con más media de disparos por partido: 11,7, según la cuenta de Twitter @StatsSegundaB.

En este sentido, tan solo Las Rozas (14,7), el Vetusta (12,3) y el Atlético de Madrid B (12,0) cuentan con más lanzamientos efectuados en los primeros siete encuentros del curso. La producción ofensiva del equipo granate fue elevada ante el Castilla, por lo que ahora la media será superior.

Además, el PCF es el octavo equipo con más porcentaje de chuts desde fuera del área (un 45% de sus lanzamientos totales).

Crédito sí, pero no ilimitado
Comentarios