Cuando el balonmano no lo es todo

Tras sus años en Asobal y División de Honor Plata, Álex Pombo ficha por el Poio Artai pensando en su futuro ya que "hay otras cosas que empiezan a ser prioritarias" 
Álex Pombo (c) junto a Ángeles Torres, directiva del club; y Óscar Mendoza del patrocinador Hospital Capilar. DP
photo_camera Álex Pombo (c) junto a Ángeles Torres, directiva del club; y Óscar Mendoza del patrocinador Hospital Capilar. DP

Criado en la cantera de la Sociedad Deportiva Teucro y con una carrera contrastada en la Liga Asobal y División de Honor Plata, categorías en las que vistió las camisetas del Club Cisne Balonmano, Villa de Aranda o Frigoríficos del Morrazo, el pontevedrés Alejandro Pombo ha decidido regresar a su ciudad de nacimiento y continuar con su aventura balonmanística en el Poio Artai de Primera Autonómica.

A sus 30 años el extremo derecho asegura que el hecho de abandonar el balonmano más profesional no es una cuestión de problemas físicos ni "desmotivación", pero sí que se trata de un cambio de visión en su vida ya que "hay otras cosas que empiezan a ser más prioritarias y tengo asunto laborales que resolver y que me hacen tener que estar en Pontevedra".

Es por ello que Pombo se planteó incluso no continuar jugando esta temporada, él mismo asegura que "hablé con mi representante y le dije que o jugaba por Galicia y cerca de Pontevedra o no iba a jugar". Pese a que sabía que esa decisión podía suponer el hecho de no continuar ampliando una carrera deportiva que el pasado año desempeñó en el Cartagena de Primera Nacional, destaca que desde un primer momento asumió que si era así "no había ningún problema y no me iba a generar nada malo".

La llamada del técnico del Poio Artai, Iago Garrido, hizo que Pombo pueda escribir ahora una nueva página en su carrera deportiva

Sin embargo la llamada del técnico del Poio Artai, Iago Garrido, al cual le une una vinculación deportiva y de amistad hizo que Pombo pueda escribir ahora una nueva página en su carrera deportiva. "Me llamó Iago -Garrido- que es un chaval con el que yo jugué y me dijo que mi fichaje iba a ser de gran ayuda para el equipo", explica el extremo derecho que vio como "aquí podía tener una cierta libertad para desarrollar mi carrera laboral y seguir haciendo deporte" y no tardó mucho en tomar la decisión.

Finalmente la respuesta fue un sí y Álex Pombo y el Poio Artai unieron sus caminos para ayudarse mutuamente. El extremo que asegura que llegó a un punto de su vida en el que "no puedo priorizar tanto el balonmano y olvidarme del resto" dará al conjunto poiense la veteranía que fue adquiriendo con sus años en la élite y lo hará en un buen estado de forma ya que "salvo el dolor en el hombro derecho que llevo arrastrando unos años", considera que físicamente está bien para seguir dando guerra sobre la pista.

Tras jugar en Asobal y forjarse una carrera contrastada en División de Honor Plata el cambio de visión de la vida y "el hecho de necesitar tiempo para mí y mis cosas" devolvieron a Álex Pombo a Pontevedra, a su casa, donde continuará disfrutando del balonmano en Primera Autonómica, ayudando a un Poio Artai que se refuerza con lujo, veteranía y talento.

Comentarios