Sábado. 23.03.2019 |
El tiempo
Sábado. 23.03.2019
El tiempo

Cuando el ciclocrós era una religión en Pontevedra

Albert Van Damme, vigente campeón del mundo en aquel momento, corrió el Gran Premio de San Sebastián de 1974 en un circuito. ARCHIVO (ciclocrós)
Albert Van Damme, vigente campeón del mundo en aquel momento, corrió el Gran Premio de San Sebastián de 1974 en un circuito. ARCHIVO (ciclocrós)

Casi medio siglo después la ciudad del Lérez será escenario del Campeonato de España, cuya primera edición fuera del País Vasco se celebró en Monte Porreiro

Las fotos eran en blanco y negro y las imágenes de televisión también. Los periódicos eran tamaño sábana y en esa época, Pontevedra era una referencia en el ciclismo. El culpable: el Club Ciclista Pontevedrés, liderado por su presidente, Antonio Días Lema, que hizo que en esta ciudad no solamente se celebrasen numerosas pruebas pedalísticas, sino también que la mayoría de ellas tuviesen un nivel altísimo. La actividad era frenética, tanto en los meses de invierno como en los de primavera o verano.

Por quinta vez Galicia será escenario de un Campeonato de España de ciclocrós y por segunda, la ciudad de Pontevedra. Desde este viernes más de 700 ciclistas se darán cita en la ciudad del Lérez, que siempre estará unida a la historia de la modalidad invernal del ciclismo porque hubo una época, después de las citas del País Vasco, en la que esta disciplina era mayúscula y la ciudad del Lérez la gran referencia.

Esa trascendencia fue consecuencia de la incesante labor del CC Pontevedrés y de las gestiones de Antonio Días Lema, que consiguió que en 1970 el Campeonato de España se disputase fuera de los límites del País Vasco para traerlo a Pontevedra gracias a la decisión de Luis Puig, por aquel entonces presidente de la RFEC y posteriormente mandamás del ciclismo mundial –gracias a él Pedro Delgado no fue sancionado en el Tour de 1988–.

El paso del tiempo puede restarle trascendencia al hecho, pero hasta principios de los ochenta el ciclocrós era País Vasco. Tanto por la importancia de las pruebas como por el seguimiento de público, el poder de los organizadores, la calidad de los corredores... y de repente su "gran tesoro" fue sustraído por un pontevedrés que llevaba una década impulsando un gran premio, el de San Sebastián, que reunía a excelentes ciclistas.

Desde este viernes más de 700 ciclistas se darán cita en la ciudad del Lérez

El escenario del Nacional fue el circuito de Monte Porreiro (en las inmediaciones del mirador). Fue en febrero de 1970 con el triunfo de José María Basualdo en categoría de aficionados (los profesionales corrían aparte).

El Nacional fue un punto de inflexión. El empujón a una afición que acudía en masa a todas las pruebas que organizaba el CC Pontevedrés, fueran de carretera, por etapas o de ciclocrós. Animado por el éxito de la cita y influenciado Antonio Días Lema por el respaldo de Luis Puig, el siguiente sueño fue apostar por el Campeonato de Mundo. Parecía una quimera, pero casi no lo fue porque la UCI estuvo a punto de concederlo.

La colaboración de Ángel García Fernández (el delegado de asuntos económicos del Consejo Nacional de Deportes) y de Luis Puig propició que el Mundial estuviera muy cerca de Pontevedra. Las gestiones estuvieron muy avanzadas. "Tuvimos algunas reuniones con la UCI y faltó muy poco para que nos lo concediesen. Creo que si yo no estuviera tan liado por mi trabajo en el Hospital lo habríamos logrado", explicó a este periódico, en 2007, Antonio Días Lema.

La no celebración del Mundial no fue impedimento para que por Pontevedra pasasen ciclistas del máximo nivel. El Gran Premio San Sebastián tenía una vital importancia en el ciclismo nacional y además estaba colocado estratégicamente en el calendario, a pocas fechas del Mundial.

Otro de los momentos cumbres fue la presencia de Albert Van Damme, que por aquel entonces era el vigente campeón del mundo de ciclocrós. Fue en el Gran Premio San Sebastián de 1974. El circuito de Monte Porreiro registró un ambiente extraordinario. El belga fue uno de los numerosos grandes ciclistas que compitieron en Pontevedra. Otro fue el alemán Klaus Peter Thaler.

Antonio Días Lema, en Diario de Pontevedra el 23/11/2007: Tuvimos algunas reuniones con la UCI y faltó muy poco para que nos lo concediesen (Mundial)

LOS MEJORES. Otro hito que no llegó a producirse por poco fue la presencia del mejor ciclista de todos los tiempos, Eddy Merckx, que dio el sí a Días Lema, a través de su representante, para acudir al GP de San Sebastián de 1976, pero finalmente el doctor "se rajó" –según sus propias palabras– al tener que pagarle un millón de pesetas de aquel entonces (6.000 euros). "Teníamos 24 horas para conseguir el dinero, pero después me dio miedo y le dijimos que no podíamos".

Por la ciudad pasaron corredores de un extraordinario nivel. Las magníficas relaciones de Días Lema hicieron que en más de una ocasión la selección española disputase el Gran Premio Virgen Peregrina o la clásica Pontevedra- Vigo-Pontevedra, que en 1967 fue calificada como preolímpica por la Federación Española, por lo que participó el equipo nacional. El triunfo fue para José Luis Reguera. El cuarto clasificado fue uno de los ilustres del pelotón, José Antonio González Linares, y el quinto José Manuel Fuentes Tarangu, que temporadas después ganaría la Vuelta a España en dos ocasiones e incluso fue segundo en el Giro.

Pruebas como el Virgen Peregrina, el ya mencionado Gran Premio San Sebastián de ciclocrós, las 100 vueltas a la Alameda, el Gran Premio Primavera o la Pontevedra- Vigo- Pontevedra se apoderaban de las calles de la capital de las Rías Baixas. Eran competiciones que hacían que el ciclismo tuviera un enorme protagonismo. El club pontevedrés se convirtió en una de las referencias y su prestigio hizo que la ciudad tuviera la oportunidad de poder desarrollar pruebas de un altísimo nivel.

Cuando el ciclocrós era una religión en Pontevedra
Comentarios