Con la maleta llena

La nadadora de sincronizada, Daniela Suárez, regresa a Pontevedra después de unas 'vacaciones' en las que ha conseguido cinco medallas internacionales, tres en el Campeonato de Europa y dos en el Mundial, haciendo historia a nivel autonómico
Daniela Suárez posa con sus cinco medallas en el centro de Pontevedra. BEATRIZ CÍSCAR
photo_camera Daniela Suárez posa con sus cinco medallas en el centro de Pontevedra. BEATRIZ CÍSCAR

Con 13 años, Daniela Suárez acumula más metales que muchos deportistas del más alto nivel. El martes por la noche llegaba a Pontevedra después de pasar un verano en el que ha logrado cinco medallas y ha recorrido casi 10.000 kilómetros entre Cheste, Francia, Barcelona y Estados Unidos.

Todo comenzó varios días después de terminar las clases. El 31 de junio empezó la concentración de la selección española para preparar la gran cita europea. Fue en Cheste, Valencia, y estuvieron allí hasta el 25 de julio, dónde Daniela lo pasó "muy bien".

Y llegó la cita europea. Del 28 al 31 de julio, Suárez se enfrentó a su gran primer campeonato fuera de casa, el Europeo, en Montceau-Les Mines (Francia): "Había ido a una competición a Portugal una vez, pero nada más", comentó Daniela hace algunas semanas. Y tal y como llegó la competición empezaron a caer las medallas.

Daniela Suárez posa con sus cinco medallas en el centro de Pontevedra. BEATRIZ CÍSCAR
BEATRIZ CÍSCAR

Era el inicio de su verano de éxito y el 29 de julio la deportista estrenó su casillero. Ella y sus compañeras consiguieron la medalla de plata en la prueba de rutina combinada. Al día siguiente, el 30 por la tarde, la lerezana se hizo con el primero de sus dos oros del verano: ganaron en el ejercicio de rutina de equipo libre (en la rutina combinada la nadadora hace figuras sola o en un pequeño grupo, mientras que en la rutina libre el ejercicio es completado simultáneamente por todos).

Aún con ganas de más, el 31 por la tarde, Daniela consiguió llevarse para casa una de las medallas a las que más cariño le tiene. Fue el bronce en el dúo mixto, que consiguió junto con su compañero, Eneko Sánchez. Eran la pareja más joven de la competición y aún así fueron capaces de lograr el bronce: "Me quedo con la del dúo mixto, porque es la que estuvimos preparando durante todo julio", se sinceraba Daniela después de la competición.

Nada más terminar la cita europea, se marchó al CAR (Centro de Alto Rendimiento) de Sant Cugat, Cataluña. Allí estuvo preparando el Campeonato del Mundo desde el dos hasta el siete de agosto. Ese mismo día partió hacia Charlotte, Estados Unidos. El diez comenzaba el Campeonato del Mundo y las aspiraciones de Daniela eran las máximas, iban a luchar por las medallas sí o sí.

Y eso fue lo que sucedió. La primera en llegar fue la plata, en la rutina combinada, donde solo el combinado japonés fue capaz de superarles. La segunda, el oro en la rutina libre, donde lograron el mismo resultado que en el Campeonato de Europa, volviendo a ser las mejores.

El 14 terminó la competición en la nombrada ciudad de Carolina del Norte y el 16 por fin pudo regresar a Pontevedra, ver a su familia y a su cuidad natal, que no pisaba desde que terminó el curso.

Cinco medallas, diez mil kilómetros, miles de experiencias y una maleta llena de metales. Además, con estos éxitos, Daniela Suárez se convierte en la nadadora gallega más laureada de la historia. Aunque la propia deportista le reste importancia, es un hecho histórico que catapulta una vez más el deporte pontevedrés: "Cuando lo conseguimos me sentí muy bien conmigo misma. Era por lo que luchábamos", apunta Suárez.

Ahora empiezan las vacaciones para Daniela. Aunque cortas, porque en septiembre volverán las clases, bien merecidas después de los logros conseguidos.

El dato La nadadora gallega más laureada
Después de las cinco medallas cosechadas por la deportista pontevedresa durante el verano, Daniela Suárez se convierte en la nadadora más laureada del panorama gallego.

Pero ese no es el único récord de la lerezana. También es la única deportista de la comunidad que ha conseguido una medalla en un campeonato del mundo, una cita que ha disfrutado mucho: "Te juntas con niñas a las que la sincro se les da muy bien, y eso impresiona y te enseña mucho", afirma Suárez.

Y lo ha conseguido siendo una de las nadadoras más jóvenes del combinado español. Ella y su compañera, Ariadna de Benito, son las únicas nacidas en el año 2008, mientras que el resto de sus compañeras son del 2007.

Cómo afrontar el logro
Llegar a cotas tan altas en edades tan tempranas siempre es un arma de doble filo. Manejar el éxito es algo complicado y más en las edades de formación.

Sin embargo, Daniela tiene una madurez impropia de su edad y habla con humildad: "Trabajé mucho durante la temporada para conseguirlo, pero llegar tan lejos no me lo esperaba para nada", resumió la pequeña deportista.

Comentarios