Denuncian los cánticos en la celebración del Marín Futsal

El Poio Pescamar y el Viaxes Amarelle trasladarán al Juez de Competición los gritos de los aficionados y jugadoras del equipo marinense
La plantilla del Marín Futsal celebra con los aficionados la permanencia. DAVID FREIRE
photo_camera La plantilla del Marín Futsal celebra con los aficionados la permanencia. DAVID FREIRE

Los cánticos de las jugadoras del Marín Futsal, parte de su afición y de algunos miembros del cuerpo técnico al final del partido del pasado sábado en contra el Viaxes Amarelle serán denunciados ante el Juez de Competición por el club coruñés según confirmó este domingo a este periódico el vicepresidente de la entidad, José Núñez.

Al finalizar el encuentro contra el Ourense (4-1), como recoge un vídeo que está en la web de Diario de Pontevedra, en el pabellón de A Raña se pudo escuchar una canción en la que se acordaban del club coruñés, que era el rival de las marinenses en la pelea por la permanencia: "Salta, salta, pequeño canguro, y a los del Amarelle que les den por el c...", les 

Durante ese partido, al igual que en el derbi, también se pudo escuchar cánticos en contra del Poio, algo que fue trasladado en su momento a la Federación por el club conservero y será denunciado ante el Juez de Competición en las próximas horas.

Este no es el único conflicto entre el club coruñés y el Marín ya que el club ha denunciado ante la Federación una cuestión de licencias que prefiere no clarificar hasta esta semana.

Así fue la victoria contra el Ourense Ontime

El Ence Marín Futsal se ganó el derecho a vivir la cuarta temporada de su historia en la máxima categoría del fútbol sala nacional femenino tras firmar con una victoria la permanencia matemática en la última jornada.

Las pupilas de Ramiro Díaz, que dependían de sí mismas y contaron con el apoyo de una entusiasmada afición blanquiazul, cumplieron con su cometido final de superar al Ourense Ontime gracias a un doblete de Inés y sendos tantos en el segundo tiempo por parte de Débora Lavrador y Carolina Pedreira.

Comentarios