domingo. 05.12.2021 |
El tiempo
domingo. 05.12.2021
El tiempo

El derbi de las defensas y las buenas dinámicas

undefined
Jorge Otero y Ángel Rodríguez, este miércoles en Pasarón. DAVID FREIRE

Ángel Rodríguez y Jorge Otero analizan cara a cara el Pontevedra-Arosa del domingo. Ambos valoran el momento positivo de sus equipos y enfatizan en no conceder atrás

Siete años después del último derbi en Tercera División y tras 28 temporadas sin un enfrentamiento en Segunda B, el Estadio Municipal de Pasarón volverá a acoger el próximo domingo (17.00 horas) un derbi entre los dos equipos más poderosos del norte de la provincia. Pontevedra y Arosa se miden en un duelo desigual en cuanto a metas, pero equilibrado en los números. Y es que aunque el conjunto de la Boa Vila iniciará la jornada como segundo clasificado y la escuadra vilagarciana como décima, son tan solo tres puntos los que separan a ambos contendientes.

De este modo, con el Pontevedra queriendo hacer buena su gran victoria del pasado domingo en Avilés y el Arosa también en un buen momento gracias a sus dos triunfos consecutivos, Ángel Rodríguez y Jorge Otero, técnicos de ambos equipos, analizan cara a cara para Diario de Pontevedra en un ambiente muy distendido algunas de las aristas del derbi pontevedrés con más nivel de las últimas dos décadas.

Buena racha

Reconoce Jorge Otero que su equipo llega "en un buen momento", pero el fútbol y las dinámicas cambian en un segundo. "No te puedes despistar. Para nosotros es un partido importantísimo, evidentemente. Ante un rival que si no es el mejor, es de los mejores y con la exigencia de estar arriba. Eso para nosotros es un aliciente y venimos muy ilusionados, con muchas ganas y sabiendo de la dificultad que va a tener el partido. Nos va a exigir mucho, pero vamos a intentar poner las cosas difíciles e intentar sumar con la mentalidad con la que salimos últimamente", expresa el preparador vigués del Arosa.

Ángel Rodríguez: "El Pontevedra tiene una historia y se mira mucho por eso. Pero lo cierto es que no somos el mejor equipo: es el Adarve"

Mientras, Ángel Rodríguez no recoge del todo el guante de los halagos: "El Pontevedra tiene una historia y se mira mucho por eso. Pero la realidad es que no somos el mejor equipo. El mejor equipo está siendo el Adarve porque ahí lo demuestran los números que tiene. Seguramente seamos un equipo que llama la atención por lo que hace sobre todo fuera de casa más que en casa. Nos queda mejorar mucho en casa para poder ser un equipo más regular y no perder en Pasarón lo que ganamos fuera".

Pasarón, debilidad y virtud

Precisamente sobre esa irregularidad en Pasarón (el PCF solo ha sumado nueve puntos), Otero afirma que no cree "que el Pontevedra tenga malos números en casa, aunque no sean los que les gustaría a su entrenador". Pese a ello, reconoce que acudir a un campo en el que la afición siempre exige ganar puede permitirles pescar en río revuelto: "En Pasarón, la historia pesa. Sabemos que la gente puede apretar si las cosas no le salen, pero eso conlleva a estar en un club y ser un club como el Pontevedra".

Jorge Otero: "Estamos en un buen momento, pero no te puedes despistar porque las dinámicas cambian en un segundo"

En este sentido, el preparador visitante no se quiere salir del guion de lo que necesita su equipo: "Nosotros tenemos que hacer un buen partido. Si no hacemos un buen partido, va a ser muy difícil. Porque el Pontevedra puede no jugar y no tener su día, pero tiene jugadores muy determinantes como para solucionar el partido a pesar de no jugar bien. Nosotros tenemos que pensar que el rival va a jugar bien, que tiene muy buenos jugadores y que empezó de menos a más y ahora está cogiendo el ritmo que se supone que acabará teniendo el equipo".

Acerca del factor campo, Ángel Rodríguez reconoce que la inercia de incomodidad en el estadio a orillas del Lérez es algo que viene de tiempo atrás y es necesario modificar. "Parece que el jugador cuando juega en casa, juega muy atenazado o muy presionado. Para el jugador es una ayuda notar el calor de la afición. Notar que cuando fallas un pase hay un aplauso y no un silbido. Que cuando fallas una ocasión hay un aplauso y no un silbido. El jugador al final va a estar mucho más cómodo. Si miramos que cuando estás fuera de casa el jugador está mucho más suelto y el equipo es más fiable... vamos a ver si con la ayuda de la gente volvemos a ser el equipo que somos fuera de casa", expresa el leonés.

Ángel Rodríguez: "Seguramente estemos llamando la atención por lo que hacemos fuera de casa, pero nos queda mejorar mucho en Pasarón"

Portería a cero

Una de las claves en las que inciden ambos técnicos es el apartado defensivo. "La necesidad de ganar no te puede hacer olvidar la necesidad de no encajar. Los que hemos jugado tantos años al fútbol sabemos que lo principal es mantener la puerta a cero porque así ya tienes algo ganado. En casa somos un equipo que a pesar de no hacer un fútbol muy fluido como lo hemos hecho fuera, generamos muchas ocasiones. Eso no puede hacer que nos entre ansiedad por querer ganar el partido de cualquier manera, porque eso nos haría poder perderlo rápidamente. Por eso insisto mucho en que no suceda lo que sucedió en los primeros partidos: que parecía que teníamos siempre la obligación de ganar de cualquier manera. Y eso nos hizo perder puntos en los últimos minutos que fueron muchos para lo que yo entiendo que debe ser un equipo que quiere estar arriba", comenta Rodríguez.

Jorge Otero: "Este partido se nota que es especial entre la afición. Son tres puntos, pero diferentes"

Por su parte, Otero calca el camino con sus matices: "Evidentemente mantengo que en el Arosa todo pasa primero por la defensa. Y más en un partido como este, contra un rival con jugadores muy determinantes. Siempre es importante mantener la portería a cero y sobre todo nosotros, que no nos caracterizamos por ser un equipo goleador. Vamos a tener que hacer un partido muy serio, contra un equipo que llega mucho y mete muchos centros. Y después, evidentemente, aprovechar las ocasiones y las salidas que tengamos. Que las tendremos seguro. Si solo pensamos en defender estaríamos equivocados y cometeríamos un grandísimo error. Cuando tengamos el balón querremos atacar y hacerle daño al Pontevedra. Porque sino, pasar 90 minutos defendiendo en Pasarón es complicado".

Un partido diferente

Acerca de si ya se nota que el del domingo es un partido diferente que la provincia esperaba con ganas, ambos reconocen lo especial del choque. "Me está sorprendiendo un poquito la rivalidad, porque desconocía que existía. Seguramente que conforme vayan pasando los días vas a ir palpando entre los jugadores esa necesidad de ganar el partido porque es un derbi. Eso sí, no dejan de ser tres puntos. Para mí es tan importante ganar al Arosa, como al Navalcarnero o al Avilés. Son tres puntos más y lo que sí que debemos hacer es afianzar esa segunda posición e ir recortándole puntos al primero", apunta Ángel Rodríguez.

Por su parte, Otero reconoce que ya hay algún jugador de Vilagarcía que lo está viviendo "de manera diferente", pero "donde más se nota es entre la afición". "Son tres puntos, pero tres puntos diferentes por la connotación que tienen para el aficionado", recalca.

Un primer duelo de máxima rivalidad
Ángel Rodríguez
La del domingo será la primera vez que Ángel Rodríguez y Jorge Otero se enfrenten como entrenadores. Pero curiosamente, su primer duelo en el césped se dio también en un derbi. Aunque en aquel caso, de una rivalidad mucho mayor. Y es que corría el año 1999 cuando el Real Betis Balompié de Jorge Otero acudía al Ramón Sánchez Pizjuán para visitar al Sevilla, en el que Ángel Rodríguez acababa de recalar. En aquel partido del 12 de octubre, el conjunto de Nervión acabó venciendo por 3-0 con goles de Quevedo, Juan Carlos y Loren. Rodríguez entró en el minuto 87, justo antes del tercer gol, mientras que Jorge Otero disputó los 90 minutos. 

"¡Qué curiosidad! No lo sabía", reconoce Ángel Rodríguez, que rememora que en el partido de vuelta él hizo el penalti que acabó con gol del Betis y 1-1. El centrocampista leonés jugó en Heliópolis los 90 minutos ante un conjunto verdiblanco que no pudo contar con el lateral gallego. "Uf, yo no tengo nada de memoria para esas cosas", apunta Otero preguntando por los recuerdos de aquella época. 
Jorge Otero
Finalmente, ambos conjuntos sevillanos acabarían descendiendo a Segunda División. Pero mientras el defensor vigués iniciaba el nuevo siglo manteniendo colores, Rodríguez fichó por Osasuna e inició su segunda —y a la postre última— campaña en Primera División. 

Dos años más tarde de aquel primer encuentro, Ángel y Jorge volvieron a verse las caras, aunque con camisetas completamente diferentes. El lateral derecho vestía los colores del Atlético de Madrid en su segundo año en el infierno. Otero no jugó en el Calderón ante el Poli Ejido de Ángel, pero sí lo hizo en Almería a la vuelta, cuando Ángel fue sustituido en el descanso. Ambos encuentros acabaron decantándose para el lado colchonero. 

Aún hubo tiempo para un enfrentamiento más entre ellos: en la 2003-2004 en los Elche-Poli Ejido.

El derbi de las defensas y las buenas dinámicas
Comentarios
ç