Un desafío teñido de granate

El Pontevedra recibe la visita de una Arandina a la que ha vencido en todos sus partidos oficiales en la historia, con cuatro victorias ► El cuadro burgalés llega con solo un triunfo a domicilio esta temporada, si bien ha conseguido ir reduciendo la cifra de goles encajados
Yelko y Ángel Bastos, invitados de honor entre el alumnado del colegio Isidora Riestra de Poio. G GARCÍA
photo_camera Yelko y Ángel Bastos, invitados de honor entre el alumnado del colegio Isidora Riestra de Poio. G GARCÍA

Un calendario de vértigo es el que le espera al Pontevedra CF en el tramo final de la primera vuelta de competición. Cuatro derbis -ante Compostela, Ourense CF, Deportivo Fabril y RC Villalbés- que exigirán al máximo al cuadro lerezano. Es por ello que resulta vital que los pupilos de Yago Iglesias no dejen escapar puntos en sus próximos dos enfrentamientos: Arandina y CD Covadonga.

Los dos conjuntos son penúltimo y último clasificado respectivamente. Con todo, la situación en la tabla no invita ni mucho menos a confiarse. Y es que el Pontevedra ha experimentado en sus propias carnes la dificultad de medirse a aquellos rivales de la zona baja que, además, buscarán "a priori" un planteamiento más conservador para hacer frente a la potencia en ataque de los lerezanos.

Pero lo cierto es que la historia ha teñido de granate el desafío que aguarda este domingo en Pasarón. Y es que Arandina y Pontevedra se han visto las caras cuatro veces, desde que se fundó el actual club burgalés en 1987. Y en todas las ocasiones la balanza cayó del lado de los lerezanos.

Cuatro partidos y cuatro victorias para un Pontevedra que tratará de mantener este equilibrio el domingo. La última vez que los dos equipos se vieron las caras fue en la temporada 2016/17 en Segunda B. El partido en Pasarón se lo llevaron por dos goles a uno los locales, después de que Iker Alegre pusiera el tanto de la victoria en el minuto 87. Su anterior enfrentamiento, en el Complejo Deportivo Municipal Juan Carlos Higuero también había caído del lado de los granates, por cero a dos.

Pontevedreses y burgaleses se habían enfrentado ya en la temporada anterior. Y es que los cuatro partidos que han disputado hasta la fecha se dieron, curiosamente, en campañas consecutivas. En la 2015/16 los triunfos también cayeron de mano de los granates: por 2-3 en Aranda del Duero, cuando los locales se quedaron con uno menos por expulsión de Borja Plaza; y por 1-0 en Pasarón.

Horas bajas

El conjunto que Álex Izquierdo dirige desde 2019 está atravesando un momento delicado a nivel de resultados. Tras la disputa de once jornadas, la Arandina ocupa la penúltima plaza del grupo, con solo ocho puntos en su casillero.

Son ya cinco jornadas consecutivas las que el cuadro burgalés enlaza sin conseguir sumar de tres. Su última victoria fue, de hecho, a domicilio. En la sexta cita del calendario liguero, la Arandina se llevó el triunfo en su visita a la Gimnástica Torrelavega (1-2). Los locales perdieron a Alberto Gómez por expulsión pasado el minuto 60 y Frodo anotó en el 90 su segundo gol de la tarde para dar los tres puntos a su equipo.

Son, por otra parte, los únicos que ha sumado la Arandina lejos de su feudo. Y es que de los cinco partidos que ha disputado a domicilio, el cuadro de Álex Izquierdo perdió cuatro.

Con once goles en contra y seis a favor, los burgaleses son uno de los equipos con peor dinámica como visitantes. Aún con ello, tratarán de cambiar por completo esta tendencia para sumar a su paso por Pasarón. No será sencillo ante un Pontevedra que en casa solo concedió una derrota, en la primera jornada, ante la Gimnástica Torrelavega (1-2).

El de este domingo es un duelo clave para las aspiraciones de los granates, que buscarán volver a ganar en su feudo después del empate que supo a poco con la buena actuación frente al Rayo Cantabria. Enfrente tendrán a una Arandina acosctumbrada ya a jugar con una defensa de cinco a la que los lerezanos tratan de cogerle ya el truco.

Con todo, el bagaje de los burgaleses ha mejorado: en las primeras seis jornadas encajaron diez goles, mientras que en las cinco últimas consiguieron reducir esta cifra a siete. Sus últimos dos duelos los perdieron por la mínima, mientras que ante el Cayón fue un empate también de marcador bajo (1-1).

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios