Detienen a un jugador por el intento de amaño del Badajoz-Pontevedra

Se trata de Jannick Buyla, actual futbolista del Linares, que está siendo investigado por un delito de corrupción entre particulares ► El exgranate David Soto le señala como el autor de la llamada a través de la que la plantilla pacense habría intentado arreglar el resultado de un encuentro
Jannick Buyla, en su etapa en el Logroñés. SD LOGROÑÉS
photo_camera Jannick Buyla, en su etapa en el Logroñés. SD LOGROÑÉS

La Policía Nacional detuvo hace unos días a Jannick Buyla, exjugador del Badajoz y actualmente en el Linares de Primera RFEF por su presunta implicación en el intento de amaño del encuentro entre el conjunto pacense y el Pontevedra de la pasada temporada, según informó El Confidencial.

La jueza atribuye al futbolista zaragozano de origen guineano, que viene de disputara la Copa África con la selección de Guinea Ecuatorial –con la que llegó a octavos de final y anotó un gol–, un supuesto delito de corrupción entre particulares.

Buyla milita actualmente en el Linares Deportivo, en el que recaló hace apenas dos semanas después de que su anterior club, la SD Logroñés, rescindiese su contrato en enero por su vinculación con el caso Badajoz.

Su detención se produjo el 13 de febrero por orden del Juzgado de Instrucción número 3 de Badajoz, según informa El Confidencial, que añade que el centrocampista se negó a declarar ante la jueza. Además, los investigadores se centran ahora en localizar a los otros presuntos implicados en el intento de amaño.

Llamadas a David Soto y a Pablo Cacharrón

El partido que está siendo investigado corresponde a la penúltima jornada del Grupo I de Primera RFEF de la temporada 2022/2023, disputado el 20 de mayo del pasado año en el Nuevo Vivero de Badajoz. El equipo local se jugaba la permanencia en la tercera categoría del fútbol español ante un Pontevedra ya descendido, y acabó venciendo con un gol en el último cuarto de hora de partido tras un grave error del portero granate, Álvaro Cortés (1-0).

Pero la historia habría comenzado varios días antes de la disputa del encuentro, cuando dos jugadores granates fueron contactados por un futbolista –supuestamente Jannick Buyla–y el entrenador de porteros del Badajoz con insinuaciones para que se dejaran perder en el Nuevo Vivero e incluso ofertas de contrato para la siguiente campaña –la presente– en el cuadro pacense.

Los dos futbolistas contactados, David Soto –quien señaló a Buyla ante la jueza como el autor de la llamada recibida– y Pablo Cacharrón rechazaron dichas proposiciones e incluso se cayeron del once titular en una decisión tomada por la plantilla granate con el fin de protegerlos.

Una vez se tomó esta decisión, el vestuario comunicó de inmediato la situación a la presidenta del Pontevedra CF, Lupe Murillo, y a la Afe para llevar a cabo la denuncia.

Comentarios