Deuda inestable

La deuda del Pontevedra está dando más de un quebradero de cabeza a la comisión de seguimiento de los acuerdos alcanzados el 5 de enero para el traspaso de poderes de la entidad.

Las previsiones se han contraído y dilatado de forma espectacular a lo largo de los últimos meses, de forma que la incertidumbre rodea todos los movimientos realizados en torno a las cifras.

Actualmente, los números hablan de una cantidad aproximada de 2,5 millones, teniendo en cuenta el dinero aportado por el ex presidente Nino Mirón, aunque el ex mandatario pontevedrés no tiene la menor intención de reclamar esas cantidades.

Durante la última reunión de la comisión de seguimiento, llevada a cabo el lunes de la semana pasada, las cuentas presentadas situaban la deuda en torno a algo menos de 1,7 millones de euros, sin contar el dinero invertido por Nino Mirón.

Sin embargo, en las últimas jornadas se han descubierto nuevos problemas que han hecho aumentar en 125.000 euros más el montante del dinero pendiente de pago.

La aparición de nuevas facturas y acreedores hace que los responsables de la sociedad estimen el crecimiento de la deuda hasta cerca de los dos millones de euros, aproximadamente, al final del curso (sin contar lo de Mirón). Los cálculos realizados durante las primeras reuniones de las fuerzas políticas en el mes de enero, que acercaban el déficit a los cuatro millones, están hoy desfasados.

Eso sí, las cantidades se han podido rebajar en los últimos meses merced a la aportación de 800.000 euros de diversas empresas, más los 125.000 que ingresará la Deputación Provincial. En el segundo medio año de la temporada llegarán aportaciones de más de un millón de euros a la sociedad.

Al día

El pago a todos los empleados y trabajadores actuales, tanto jugadores, como técnicos, como personal de oficina y de Pasarón, así como la cancelación de la deuda contraída con algunos ex futbolistas que habían interpuesto demandas ante la sociedad, también ha colaborado a rebajar la problemática.

Ahora mismo las principales deudas del Pontevedra SAD, al margen de la contraída con Nino Mirón, son con la Seguridad Social y Hacienda (400.000 euros, aproximadamente, con cada una de las dos instituciones, aplazados en su día por los anteriores gestores). Entre los acreedores también destacan empresas, como la compañía de autocares y la eléctrica, algunos futbolistas como Igor, agentes de jugadores, como Luísber, ex empleados de la entidad, como José Antonio Rey Fierro o Ignacio Aranguren y ex entrenadores, como Ángel Viadero.

Comentarios