jueves. 15.04.2021 |
El tiempo
jueves. 15.04.2021
El tiempo

El día que Pontevedra se vistió de gala y coronó a sus reyes

Pablo Dapena y Gómez Noya. RAFA FARIÑA
Gómez Noya y Dapena se convirtieron en los reyes de un día que también fue especial para Saleta y todos los pontevedreses. RAFA FARIÑA
Hace un año, Gómez Noya y Pablo Dapena se convertían en campeón y subcampeón del mundo en la Boa Vila ►La ciudad se echó a las calles para vivir la mayor fiesta del triatlón

Hace un año Pontevedra se vestía de gala para acoger el mayor evento deportivo de la ciudad. Tras una semana de competición el ITU Multisport llegaba a su fin con la prueba correspondiente a Larga Distancia y todos los pontevedreses se echaron a la calle para disfrutar de esta fiesta del deporte en un día que pasará a la historia de la Boa Vila y del mundo el triatlón, dos conceptos fuertemente ligados.

Una cita única en una fecha señalada y que finalizó con Javi Gómez Noya y Pablo Dapena proclamándose campeón y subcampeón del mundo en su casa, frente a su gente y sus vecinos, esos que les han visto convertirse en los mejores triatletas del mundo, un hecho que consumaron aquí, en Pontevedra, en un día que ya forma parte de la historia.

Saleta CastroEl tiempo acompañaba, de igual manera que lo había hecho durante toda la semana, el sol calentaba con fuerza y desde primera hora se empezaba a sentir bullicio de gente por las calles. Era el punto y final a una semana de mucho movimiento, de bastante ajetreo, en la que las distintas pruebas del mundial multideporte se habían ido sucediendo hasta llegar al gran día, la prueba estrella, la más esperada sin duda y en la que tres deportistas de la casa (junto a Dapena y Gómez Noya, estaba Saleta Castro) buscarían lucirse ante sus familiares y amigos, aquellos que comenzaron a llenar las aceras y lugares adjudicados al público desde bien temprano.

Nadie faltó a la cita y nadie defraudó. En las calles gritos de aliento y ánimo durante horas, y bajo el sol, a los héroes de este deporte, a los protagonistas del día. En el agua y el asfalto, el esfuerzo y cansancio de los triatletas que lo dieron todo hasta cruzar la línea de meta.

La afición respondió haciendo que una prueba atractiva de por sí, se volviese el doble de atractiva. El casco histórico de la ciudad, las principales plazas y las orillas del río Lérez apenas dejaban tiempo a los atletas para venirse abajo ya que los ánimos se repartieron a partes iguales.

El punto de mayor ebullición se concentró en el CGTD, en los últimos 160 metros del recorrido antes de la línea de meta, donde una alfombra azul indicaba el final de un largo trayecto, esa alfombra que primero Javi Gómez Noya y, seis minutos después, Pablo Dapena cruzaron andando, emocionados, saludando a su gente, agradeciendo el apoyo y abrazándose a aquellas cientos de personas que llenaban las gradas del estadio. Un estadio que aproximadamente sobre las 14 horas del 4 de mayo de 2019 coreó el nombre de Javi Gómez Noya cuando cruzó la meta y se proclamó campeón tras algo más de 5 horas (5:05:39) y que, acto seguido, se vino abajo cuando Pablo Dapena se acercó al famoso arco que marcaba el final, hizo una reverencia mirando a su gente, lo cruzó y se abrazó con su compañero y amigo, celebrando un triunfo doble, un triunfo que llevaba el nombre de Pontevedra en mayúsculas.

RELACIÓN ESPECIAL. La ciudad de Lérez y el triatlón, hace este lunes un año, llegaron al punto más alto de una relación que comenzó mucho antes, exactamente 11 años atrás. En el 2008 la Boa Vila convirtió la Copa de Europa de este deporte en un verdadero acontecimiento y, con el paso de los años, en cada cita deportiva Pontevedra demostró ser una apuesta segura, dejando el resto en cada evento y comenzando una relación que parece no tener fin.

La organización no tuvo nada que envidiar a otros eventos y el público respondió como nunca, algo que destacaron los corredores y todas las figuras públicas que se dieron cita. Pontevedra marcó un antes y un después en la organización del ITU Multisport tras dos primeras ediciones que no alcanzaron el nivel esperado y, además, marcó un antes y un después en la organización de eventos deportivos de gran nivel. Por la Boa Vila pasaron cerca de 4.000 deportistas que destacaron el ambiente de deporte que se vive en la ciudad del Lérez.

Pontevedra y el triatlón forjaron hace un año una relación histórica que llegó a su momento más álgido, pero que, a bien seguro, seguirá creciendo.

Pablo Dapena. Recuerdos un año después
"Hoy nadé en el río y tuve un recuerdo importante", destaca el triatleta pontevedrés al hablar del histórico día en su ciudad.

Una jornada que recuerda como "uno de los mejores días de mi carrera deportiva" ya que "competir en casa, con tu gente y tus amigos en ningún campeonato se puede hacer". Dapena explica que tiene un álbum de fotos guardado de ese día y que "cada vez que me hace falta, voy a mirar las fotos".

Un año después el pontevedrés recuerda, sobre todas las cosa, "el ambiente que había desde las 8 de la mañana".

El día que Pontevedra se vistió de gala y coronó a sus reyes
Comentarios
ç