domingo. 19.09.2021 |
El tiempo
domingo. 19.09.2021
El tiempo

El "diamante" del Centro Galego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra

Caetano Horta (izquierda) y Manel Balastegui en una de las pruebas disputadas en aguas de Tokio. EFE
Caetano Horta (izquierda) y Manel Balastegui en una de las pruebas disputadas en aguas de Tokio. EFE
Caetano Horta, remero noiés que entrena en la 'Boa Vila', consiguió el diploma olímpico en Tokio 2020 en la categoría de doble scull ligero

Caetano Horta ha hecho historia en estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al convertirse en el primer gallego en conseguir un diploma olímpico en la presente edición. El noiés de tan solo 18 años, que entrena en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra, disputó en la madrugada del jueves la final B del doble scull ligero junto a su compañero Manel Balastegui, logrando un séptimo puesto que les permitió hacerse con el premio inmediatamente inferior a los metales.

El que ha sido hasta ahora su entrenador en el Centro Gallego de Tecnificación Deportiva, Luciano Moldovan, define a Horta como un "diamante en bruto, un chaval que tiene mucha calidad y que entrena muy bien". Lo de Caetano es una suma de "talento y constancia" afirma Luciano, que cree que para llegar al nivel de disputar unos Juegos "no vale solo con ser muy bueno ni solo con trabajar", sino que "tiene que ser una suma de todos los factores", además de mucha disciplina, cualidad que "él sí que tiene".

"Es un diamante en bruto, un chaval que tiene mucha calidad y entrena muy bien. Una mezcla de talento y constancia"

Moldovan dirigió los entrenamientos en el CGTD con Caetano desde septiembre de 2017 hasta marzo de este año, momento en el que pasó a formar parte del doble olímpico. El que es también seleccionador español juvenil compartió concentraciones con Horta en el equipo nacional, con el que llegó a conseguir un quinto puesto en el doble scull del Campeonato del Mundo Júnior -siendo cadete- y un oro en el Campeonato Europeo, el año pasado en la misma categoría.

El principal objetivo para la pareja era alcanzar la final B en Tokio. Una prueba a la que el gallego "llegaba muy bien", a pesar de que la embarcación española "estuvo prácticamente un mes sin entrenar en el agua remando juntos", situación que el seleccionador nacional juvenil considera "clave" en un bote tan joven y recién hecho. Moldovan se siente "muy contento" del trabajo realizado por su pupilo en Japón, ya que "a esa edad y ante todos los gigantes con los que compitió, quedar séptimo está bien", aunque no se conforma y afirma que "podría haber sido mejor". Y es que el tándem Horta-Balastegui disputó la última de las pruebas ante la ausencia de algunos equipos campeones del mundo o medallistas olímpicos que se quedaron fuera de una final "rara".

"En los Juegos de París 2024 la intención es ganarlos. No se trata de hacer una participación digna, sino de ganarlos"

Sin tiempo para asimilar lo alcanzado en Tokio, el técnico confía en que Horta "tenga la ilusión por las nubes para París 2024", cita de la que tanto Luciano como el remero ya han hablado y que era el principal objetivo del noiés desde hace años. "Estamos encaminando toda la preparación para esos Juegos con la intención de ganarlos, no de hacer una participación digna o con muchas opciones, de ganar". Así, se muestra muy "ilusionado" para el futuro con una pareja que era "la más joven de todos" y que "tendrá opciones para la próxima cita olímpica". Afirma además que el diploma conseguido "supone mucho" para el remero.

Caetano deberá afrontar ahora un "año de descanso relativo", pero con el ciclo olímpico más corto de lo normal "debe pensar en las clasificatorias del próximo año", sentencia Luciano.

El "diamante" del Centro Galego de Tecnificación Deportiva de...
Comentarios
ç