lunes. 25.10.2021 |
El tiempo
lunes. 25.10.2021
El tiempo

Carlos Pombo: dividido entre la pista y la camilla

undefined
Pombo este jueves en el Municipal con sus dos herramientas de trabajo: el balón y la camilla. JAVIER CERVERA MERCADILLO
El lateral derecho del Cisne ejerce también la labor de fisioterapeuta en el club ► No es un caso común en el mundo del deporte, pero tanto el equipo con él salen beneficiados

Vive su segundo año de su nueva etapa en el Cisne Los Sauces pero es que, además de ejercer como lateral sobre la pista, Carlos Pombo también cuenta con una nueva función en el equipo blanco: ser el fisioterapeuta de sus compañeros y formar parte del cuerpo técnico.

No es algo común en el mundo del deporte y él es consciente de ello, el del pontevedrés es un caso particular, pero fue la solución que encontró para poder continuar disfrutando del balonmano desde la pista y además evolucionar dentro de su profesión tras terminar la carrera de fisioterapia.

"Fue un acuerdo al que llegué con el club. Se puede decir que, entre comillas, fue una condición que puse para seguir y a ellos les pareció buena idea ya que era la solución para que yo progresase en mi profesión y, además, continuase en el equipo", comienza contando el lateral blanco que es consciente de que si hubiese 'fichado' como fisioterapeuta en otro equipo quizás se hubiese encontrado con serios problemas para poder seguir jugando.

Sin embargo no está solo ante el peligro, y así lo quiere destacar él, ya que aunque sea el único fisioterapeuta del equipo cuenta con la "ayuda de Óscar (Romanillos) que me echa un cable si me veo en una situación complicada, que no soy capaz de resolver o si llegado el caso me lesiono yo".

"Llegué a un acuerdo con el club ya que era la solución para progresar en mi profesión y continuar en mi equipo"

Y es que pese a que "las cosas que puedo hacerme a mí mismo, como vendarme, lo voy haciendo y no me va mal si llegado el caso veo que no soy capaz pediré ayuda", subraya el propio Pombo.

Una doble función dentro de un equipo no es tarea fácil y menos cuando una de sus labores es rendir en la pista y la otra ayudar a que sus compañeros no se lesionen. Sin embargo el lateral del Cisne considera que todo es una cuestión de organización y que midiendo los tiempos va gestionando la situación.

"Generalmente mis compañeros me avisan de los problemas o dolencias que tienen y yo suelo verlos tres días a la semana antes de la sesión de entrenamiento", explica Pombo que si ve que hay "algo raro, especial, o que tengo que hacer un tratamiento más agresivo los veo después de la sesión para no producir contratiempos".

Confianza. Y es que en el poco tiempo que lleva ejerciendo su labor Pombo ha notado un mejoría en su forma de llevar a cabo su profesión y eso se basa en parte a la confianza que tiene con sus compañeros y pacientes.

"Con el paso del tiempo noto mejoría, es cierto que al principio estaba más nervioso y ahora mucho más cómodo", comenta el lateral derecho blanco que considera que "ellos se están adaptando a mí, de momento creo que están contentos y todo ayuda ya que al final es un parte entre pacientes, que son compañeros en la pista; y el fisio que soy yo, y luego soy su compañero en pista".

Además el pontevedrés también está recibiendo mucha ayuda del club, al que le agradece todo lo que están haciendo por él, "como el hecho de que en pretemporada me dejasen faltar a un partido para acudir a una formación, ya que las de fisioterapeuta suelen ser en fin de semana".

"Suelo ver a mis compañeros tres días a la semana antes del entrenamiento, y si hay algo raro les veo después"

Un trato entre el Cisne y Carlos Pombo en el que ambas partes ganan, pero sobre todo en el que también ganan sus compañeros ya que, como el propio jugador relata, "muchos fisios no van a los partidos de fuera porque eso es inviable económicamente y yo es algo que puedo aportar ya que yo voy a viajar, voy a estar in situ por si pasa algo y por voy a poder ejercer mi labor".

Una doble función que separa según el momento y es que entre risas el lateral destaca que "a veces se aprovechan y durante el entrenamiento me dicen que le duele esto o lo otro, pero yo les digo que esperen que no vamos a detener la sesión".

Un mismo hombre, un club y dos labores que le hacen ser un caso particular.

Lesión en el derbi: "Me salió solo salir a ver a Sío"
En el derbi ante el Teucro fue el propio Pombo quien salió a atender a Miguel Sío, una acción "que me salió de dentro, que no fue a propósito y que si no hubiese sido fisioterapeuta del Cisne lo habría hecho igualmente", reconoce el jugador blanco.

Un gesto que "Irene Vilaboa y el cuerpo técnico me agradecieron" ya que "pese a que en ese momento no había mucho que hacer, pensé que en me podría pasar a mí y sentí que tenía que ir allí e intentar tranquilizarlo".

Carlos Pombo: dividido entre la pista y la camilla
Comentarios
ç