lunes. 16.05.2022 |
El tiempo
lunes. 16.05.2022
El tiempo

El dilema del Teucro

Muy pronto la directiva del Teucro tendrá que elegir entre el club y el club. Es decir, tendrá que elegir si hacer frente a los pagos con Hacienda para asegurar el futuro de la entidad o si, por el contrario, abona las nóminas pendientes a jugadores y técnicos para proteger su presente. El dinero del que dispone la sociedad deportiva más el que está pendiente de cobrar en las próximas semanas alcanzará, aproximadamente, los 50.000 euros y sólo dará para pagar una de las dos cosas. La decisión es difícil, cuesta anteponer la cordura institucional a la obligación moral de recompensar el esfuerzo de los trabajadores, pero la directiva debe pagar a la Agencia Tributaria , lo sabe y seguro que así lo hará, y los jugadores y técnicos entenderán que con este movimiento no cobrarán hoy, pero podrán hacerlo mañana, porque de lo contrario el club dejará de existir en un par de meses y entonces cobrar igual es un poquito imposible.

Los últimos ingresos procedentes de subvenciones han ido directamente a las cuentas corrientes de los empleados, que esta temporada han cobrado hasta la nómina de enero, quedando pendientes las de febrero, marzo y, en breve, la de abril, una situación bastante mejor que la de campañas anteriores, en las que los jugadores llegaron a estar seis meses sin percibir sus salarios. Eso sí, a alguno se le adeudan cantidades de ejercicios anteriores.

Diferente es el caso del técnico del primer equipo, Javier Barrios , que es el que más atrasos acumula. El Teucro está especialmente preocupado con la situación del entrenador y la quiere empezar a arreglar cuanto antes. Para ello depende de que se cumplan los plazos previstos para el cobro de las ayudas públicas y, a mayores, que se produzca algún ingreso extra en las arcas del club, algo poco previsible pero en lo que la directiva está trabajando.

El presidente, Carlos García-Alén, busca desde hace meses patrocinadores que permitan aliviar un poco la situación de la entidad, pero las respuestas no están siendo todo lo positivas que esperaba. Algunas empresas reciben al Teucro como si fuera una de esas ONG que abordan a la gente en la plaza de A Peregrina, o sea, que aún no ha entrado un directivo por la puerta y ya le están diciendo «ya dimos» . A lo que se refieren con que ya dieron dinero es al Pontevedra CF SAD, al que ayudaron en 2011, pero la excusa sigue estando muy presente. Las compañías que colaboraron entonces con el club de fútbol no quieren hacerlo ahora con otras entidades deportivas. Y por otro lado, la mayoría de los negocios que están dispuestos a ayudar a clubes como el Teucro (hayan participado en la salvación del Pontevedra o no) están sufriendo los efectos de la crisis económica, otro gran hándicap.

Es un mal momento, por lo tanto, para que el Teucro encuentre patrocinadores, pero su presidente se muestra bastante optimista y piensa incluso en la posibilidad de recuperar algún sponsor histórico para la entidad. Todo dependerá de las negociaciones que lleve a cabo en las próximas semanas.

Lo más preocupante, la petición de un nuevo aplazamiento de la deuda a Hacienda, no se resolverá hasta el verano porque el organismo recaudatorio está colapsasdo de trabajo, pero es muy probable que el dictamen no sea favorable al Teucro, ya que la Agencia Tributaria está siendo muy intransigente , en general, con los aplazamientos. Aún así, la directiva azul cree que la entidad tiene capacidad para salir adelante y se centra en la negociación de la deuda concursal , que asciende a unos 78.000 euros al año, más o menos la mitad del crédito privilegiado. Hasta ahora, los contactos que ha llevado a cabo con los acreedores han ido por muy buen camino.

La fecha clave para el vicedecano del balonmano nacional será el 7 de julio , cuando tendrá que hacer frente al pago de 38.000 euros (35.000 más intereses) a Hacienda. Pero antes, a principios de mayo, tendrá que pagar 13.000, una cantidad que el Teucro puede asumir.

El dilema del Teucro
Comentarios