sábado. 07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo

El dueño de los tableros

Vashil Fernández (d) junto al preparador físico Cuco Rodríguez (i) en el centro Alter Saúde de Marín. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Vashil Fernández (d) junto al preparador físico Cuco Rodríguez (i) en el centro Alter Saúde de Marín. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El crecimiento del Marín Peixegalego ha ido de la mano de la progresión de Vashil Fernández, el pívot jamaicano que ha ayudado al cuadro de Llorente a dar un salto de calidad gracias a su evolución física, forjada a las órdenes del preparador Cuco Rodríguez

La actual temporada del Marín Peixegalego no podría entenderse sin el músculo y el trabajo en la pintura de Vashil Fernández. El pívot jamaicano logró una de sus mejores actuaciones personales el pasado sábado en el triunfo que su conjunto obtuvo contra el Real Murcia. Encestó 18 puntos, capturó ocho rebotes y puso cinco tapones que lideraron el excelente trabajo defensivo del quinteto azul. En total, alcanzó 25 créditos de valoración.

Fernández sigue confiando en las posibilidades de su escuadra en su lucha por las cinco primeras posiciones, que dan derecho a disputar el play-off por el ascenso. "Podemos lograrlo, si ganamos los partidos de casa. Con estos chicos y con el cuerpo técnico, estamos preparados para luchar por el play-off", sostiene. El Peixegalego es noveno, con seis victorias, a una sola del quinto clasificado.

Vashil Fernández, jugador del Peixegalego
"Cuco me ha hecho más fuerte para la competición. Me ha ayudado a crecer, a ser mejor jugador"

El cuadro de Llorente tiene una gran virtud: un grupo unido. "Cualquier buen equipo se construye sobre la confianza, la amistad, las buenas relaciones en un vestuario. Es fundamental conocer a los compañeros individualmente. Eso te hace rendir mejor como jugador y también en equipo", revela el center caribeño.

La clave del crecimiento de Vashil Fernández es su ética de trabajo, que ha encontrado un punto de apoyo en el preparador físico, Cuco Rodríguez. "Me ha hecho más fuerte para la competición. Es un gran profesional, exigente, pero siempre con la intención de ayudarme a crecer, de hacerme mejor jugador", admite Vashil, que no ha dejado de presentarse a todas las sesiones físicas complementarias que se desarrollan en las salas del centro Alter Saúde.

Cuco Rodríguez, preparador físico del Peixegalego
"Nosotros somos el faro que alumbra su camino, pero son ellos los que lo recorren, los que se esfuerzan y se implican"

Su progresión desde el comienzo del curso hasta la actualidad no se ha detenido. Su intensidad en ambos lados de la cancha sirve para contrarrestar el enorme poderío físico de la mayor parte de equipos de la LEB Plata con más músculo que se recuerda.

"Tenía referencias muy buenas de él como deportista y como persona por Albert Fontet, con el que yo coincidí en mi época de Rosalía y con el que Vashil jugó la pasada temporada en el Huesca", explica Cuco, que incidió en el trabajo muscular, de flexión y equilibrio para sacar lo mejor de su pupilo. "Requirió un esfuerzo que se está viendo traducido en resultados. Vashil nos hace muy fácil el trabajo. Al final, nosotros somos el faro que alumbra su camino, pero son ellos los que lo recorren, los que se esfuerzan, los que se implican".

Rodríguez ha regresado a Galicia esta temporada, después de tres años en ACB con el Betis, los dos últimos con mucho sufrimiento y descenso a LEB incluido. En Marín su profesionalidad sigue siendo la misma "que en Sevilla, que en Ucrania, que en Menorca, que en el Arxil o en el Rosalía", pero cada franquicia es diferente. Y el Peixe es, ante todo, una familia. "Lo más importante de este club es la gran cantidad de personas que quieren ayudarle altruistamente. Es un valor enorme".

Los dos son ganadores natos. Cuco, ahora, como miembro del cuerpo técnico. Vashil, como buen profesional que vive de la victoria, lo demuestra con su rendimiento, cuando vuela para taponar a un rival para recordarle quien es el dueño de los tableros de A Raña.

La intrahistoria. Un maestro de la cocina integrado en la comunidad
Vashil echa de menos el calor de Jamaica. "Para nosotros, 16 grados es frío", pero pronto se ha integrado en la comunidad. Practica el cristianismo acudiendo a la iglesia evangélica de Marín dos veces por semana, lo que le ha ayudado a fortalecer su círculo de amistades.

Su amigo Jerome Jordan (Andorra, ACB) le puso en antecedentes sobre el básquet español.

​Entre sus virtudes fuera de la cancha están sus dotes como cocinero. Sus compañeros han podido probar su pan de plátano, sus galletas o el conejo que prepara. Su abuela le enseñó. Sí, sus dotes culinarias le vienen de casta: su tío es el cocinero del presidente de Liberia.

El dueño de los tableros
Comentarios