miércoles. 16.10.2019 |
El tiempo
miércoles. 16.10.2019
El tiempo

El efecto 'déjà vu'

Romay (centro) tapándose la cara tras el partido del Atlético B. RAFA FARIÑA
Romay (centro) tapándose la cara tras el partido del Atlético B. RAFA FARIÑA
La pasada temporada, el Pontevedra logró ganar al Castilla después de perder en Pasarón ante el Atlético B, un hecho que intentará repetir este sábado tras la goleada colchonera del pasado domingo

Cuando la necesidad de ganar sin pasar apuros aprieta, la motivación sale a flote. Así se encuentra el Pontevedra Club de Fútbol en estos momentos, que de siete jornadas disputadas ha ganado tres. Además, la dolorosa goleada encajada el pasado domingo en Pasarón ante el Atlético de Madrid B ha dejado mella en el equipo, por lo que el conjunto granate intentará mejorar esa imagen y conseguir una nueva victoria ante un nuevo filial madrileño, el Castilla.

La situación que está viviendo el Pontevedra CF a esta altura de la temporada recuerda a la que vivió la campaña pasada en el tramo final. Después de perder por primera vez en Pasarón ante el Atlético de Madrid B (a pesar de que esta temporada ya perdió también contra el Baleares en casa), en el último encuentro del curso logró ganar por la mínima al filial merengue (0-1), consiguiendo así resarcirse del primer batacazo en casa y cerrar el año con un buen sabor de boca.

Sin embargo, la del pasado curso fue la única vez en la que el Pontevedra logró ganar al Castilla en su feudo las veces que coincidieron en partidos oficiales. Hace dos campañas, en la 2017-2018, los granates perdieron ante 'La Fábrica' por un contundente 3-0. En la 2010-2011, la última vez que se enfrentaron en liga antes de que los conjuntos madrileños y gallegos volviesen a estar encuadrados en el mismo grupo, los merengues lograron otro triunfo, aunque en aquella ocasión fue por un resultado de 1-0.

Un poco mejor se les dio a los granates en Pasarón ante los de Raúl González, que será la primera vez que se enfrente al conjunto granate como entrenador en encuentro oficial (ya se midieron en pretemporada en el Trofeo Manolo Martín). La pasada campaña, los pontevedreses lograron una importante victoria por tres goles a cero, mientras que hace dos también volvieron a ganar, aunque en aquella ocasión por un 2-0.

Con estos antecedentes, el sábado será la oportunidad idónea para volver a recuperar sensaciones, más allá del disgusto de la goleada encajada el pasado domingo. Cabe recordar que de las últimas cuatro jornadas, el equipo que dirige Luismi tan solo ha sido capaz de sacar un triunfo. Fue por la mínima ante otro filial, el Real Oviedo B.

Sin embargo, en la rueda de prensa del pasado miércoles, el técnico vigués anotó que "el equipo está fastidiado", pero que esa sensación ha provocado que "los jugadores hayan reaccionado, lo que es muy buena señal. Esperemos que dure". Con el apoyo total del club, Luismi buscará encarrilar a los suyos ante la victoria después de la dolorosa derrota ante el Atlético, emulando así la situación del pasado curso.

Por otra parte, el bloque pontevedrés jugará condicionado por la baja de Javi López —será intervenido en los próximos días— que se alargará todo lo que resta de temporada. A pesar de que el club ya trabaja en la búsqueda de un sustituto, los granates tendrán que mostrar toda su actitud sobre el césped del Alfredo Di Stefano para romper la mala dinámica y conseguir una victoria revitalizante de cara a la progresión de la temporada.

La plantilla granate, que juega en un horario poco habitual, pondrá rumbo a Madrid a primera hora de la tarde de hoy.

El efecto 'déjà vu'
Comentarios