jueves. 27.02.2020 |
El tiempo
jueves. 27.02.2020
El tiempo

El globo de Pouso se desinfla

Pouso da indicaciones a Miguel Arcos mientras los futbolistas realizan carrera continua en un entrenamiento. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Pouso da indicaciones a Miguel Arcos mientras los futbolistas realizan carrera continua en un entrenamiento. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El Pontevedra acumula cinco encuentros de liga sin conocer la victoria, su peor dinámica en el último año y medio ►El equipo ha rebajado su media de puntos a 1,36 por encuentro, vuelve a recibir goles y además sufre para marcar

El efecto Pouso ha perdido fuerza. El entrenador vizcaíno llegó a principios de noviembre para dirigir a un Pontevedra en problemas, pero que había enderezado el rumbo con Jesús Ramos como técnico interino. El vasco llegó a un vestuario con más confianza que cuando Luismi fue cesado y logró potenciar la buena tendencia. Los futbolistas estaban encantados. Y él solo tenía palabras de elogio para la predisposición de sus hombres, que enlazaron dos victorias consecutivas más (en total, cuatro seguidas). Luego llegó la primera derrota, por la mínima ante la Peña Deportiva. Pero la dinámica seguía siendo positiva. Y las sensaciones, más. Porque con Carlos Pouso, el PCF minimizó lo que ocurría en las áreas. Dejó de ser un equipo muy goleador, pero en cambio ganó la suficiente solidez defensiva a través de la que construir resultados.

Carlos Pouso: "No habléis de ascenso porque estoy cagado"

La victoria contra el Rayo Majadahonda, rival directo por la cuarta plaza, a mediados de diciembre fue la cumbre de un conjunto granate que parecía haber puesto velocidad de crucero. Después de un inicio complicado, el play-off estaba a tiro. Pero en la visita al colista para cerrar el año 2019, el bloque de la Boa Vila cayó y comenzó una caída que aún no ha sabido frenar del todo.

DOS PUNTOS DE 15

Desde aquel fatídico 4-1 ante el Sanse del 22 de diciembre, el Pontevedra ha ido de mal en peor. En cuanto a resultados y en cuanto a sensaciones. Porque el conjunto lerezano encadena cinco partidos consecutivos de liga sin conocer la victoria, que son seis si se le suma el choque copero ante el Ibiza. Además, en este período que engloba los choques del Sanse, el Internacional de Madrid, el Coruxo, el Racing de Ferrol y el Sporting B, el equipo pontevedrés no ha sido capaz de ponerse por delante ni un solo minuto. Dos son los puntos que acumula, pero por empates 0-0 en los derbis gallegos.

Esta dinámica es la peor del PCF en el último año y medio. Porque el pasado curso, la peor racha del bloque de la Boa Vila sin ganar fue de cuatro encuentros. Hay que remontarse al inicio de la temporada 2017-2018, en la que la entidad acabó salvándose en la última jornada, para recordar una racha igual. En aquel entonces, el Pontevedra sumó solo un punto en los primeros cinco encuentros. Desde el ascenso de categoría, la peor racha granate data de los últimos siete encuentros finales de la campaña 2015-2016, en la que los pupilos de Luisito no se jugaban prácticamente nada.

LA MEDIA DESCIENDE

En sus primeros nueve encuentros, el Pontevedra de Pouso mejoró la media de puntos del Pontevedra de Luismi. Con el vigués en el banquillo, el equipo granate sumó nueve puntos en nueve encuentros este curso. Con Pouso, hizo 14. Así, el promedio pasó de un punto por choque a los 1,55 por duelo. Ahora, contando los 11 duelos que ha dirigido el técnico vasco, la media está en 1,36.

Además, las cifras goleadoras también se han resentido. Fruto de una inconsistencia que parecía olvidada y que ha generado irregularidad (la actuación del PCF sin pelota contra el Racing poco tuvo que ver con la del Sporting), el equipo pontevedrés sigue acumulando malos registros en cuanto a goles recibidos. Con Pouso ha encajado 13 en once choques. A nivel ofensivo, las también 13 dianas anotadas no destacan.

CAMBIO DE DISCURSO

Toda esta situación ha generado un evidente cambio de discurso en el entrenador, que busca hacer reaccionar a su plantilla. El técnico ha pasado de ensalzar a sus pupilos a recriminarles públicamente su nivel en los entrenamientos y reconocer "broncas" en el vestuario. Además, aunque nunca apostó por mencionar la palabra play-off como objetivo, el técnico vizcaíno mencionó la posibilidad de descender tras el choque ante el Sporting B (está a cinco puntos del play-out). Incluso fue más allá y apuntó a la posibilidad de abandonar el club si el "problema" era él.

Lesionados. Adighibe vuelve a entrenar al mismo ritmo
El Pontevedra comenzó ayer una nueva semana de entrenamientos que sufrirá un parón por el descanso en el día de hoy. Lo hizo con Adighibe como nota positiva, ya que el delantero nigeriano pudo completar la sesión al mismo ritmo que sus compañeros y vuelve a estar disponible.

Mientras, Víctor Vázquez y Álvaro Bustos acabaron el choque de Gijón con problemas musculares, pero su estado no es preocupante. El central tenía molestias en el aductor y el extremo, en el cuadriceps.

Por último, está previsto que Berrocal inicie esta semana trabajo de campo a más intensidad. El andaluz podría regresar en unos 14 días.

El globo de Pouso se desinfla
Comentarios