miércoles. 17.07.2019 |
El tiempo
miércoles. 17.07.2019
El tiempo

El oro, hasta en la almohada

Adrián Paz y Silvia Aguete brindando en la Praza do Teucro con la medalla de oro colgada al cuello. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Adrián Paz y Silvia Aguete brindando en la Praza do Teucro con la medalla de oro colgada al cuello. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Adrián Paz y Silvia Aguete aseguran que no pueden separarse del oro ni para dormir en un intento de asimilar su éxito en el Europeo ▶ Ambos destacan que la clave del triunfo estuvo no solo en el trabajo de muchos años, sino también en la unión del equipo y el cuerpo técnico

Exhaustos, felices y todavía con la emoción en el cuerpo (y en los ojos) por el increíble hecho que lograron el pasado domingo en Portugal. Los pontevedreses Silvia Aguete, portera del Poio Pescamar, y Adrián Paz, preparador físico de la selección española, hicieron historia el pasado fin de semana al proclamarse campeones del primer Campeonato de Europa de Fútbol Sala Femenino. Y todavía no se lo creen.

"Todavía no he asimilado lo que hemos hecho. Esta mañana (por el martes) me levanté con un cosquilleo de todo lo que vivimos estos días. El hecho de recordarlo me remueve y me hace emocionarme", destaca Silvia, feliz con su medalla de oro en la mano, añadiendo que "es muy fuerte. Somos campeonas de la primera Eurocopa de la historia, es que no hubo otra más. Lo de ser las primeras no nos lo va a quitar nadie". Adrián Paz, por su parte, asegura que todavía no se lo cree y que por ello "tuve que dormir con la medalla, la tuve bien apretada contra el pecho para recordar todo lo vivido. Esto es un proceso, que hemos construido paso a paso, y el trofeo es el resultado de ese proceso".

Silvia Aguete, portera del Poio Pescamar
"Somos campeonas de la primera Eurocopa de la historia. No hubo otra. Lo de primeras no nos lo va a quitar nadie"

El esfuerzo y el trabajo duro de un equipo de gran calidad son, sin duda, dos de las cualidades que llevaron a estos dos pontevedres, junto con el resto del cuerpo técnico y jugadoras, a hacer un Campeonato de Europa perfecto y a formar parte de la historia. "Es un trabajo de mucho tiempo, de horas en la pista y viendo vídeos. Siempre hay momentos mejores y peores, pero al final necesitas demostrarlo en la pista. Habíamos hecho muy bien el trabajo, cumpliendo todos los pasos", destaca el preparador elogiando la implicación de las jugadoras.

Ambos quisieron añadir que la unión de todo el grupo también fue clave. "Al final llegamos a ser una familia, tanto las jugadoras como el cuerpo técnico. Ese sentimiento que había entre nosotros nos daba la tranquilidad de que las cosas iban a salir bien. La gente ve el trabajo final, pero detrás hay muchas horas, mucho tiempo y mucha gente que pasó por la selección y no consiguió nada. Las que llegamos ahí somos afortunadas pero es un trabajo de muchos años", destaca la guardameta del Poio Pescamar que añade que ellas se veían ganadoras.

Adrián Paz y Silvia Aguete, en la Praza de Méndez Núñez. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"Los días anteriores pensábamos qué pasaría si ganábamos. Nosotras tenemos un grupo de gente espectacular y lo visualizábamos todo", destaca Silvia, que afirmó que la diversión también formó parte de la fórmula. "Lo disfrutamos un montón porque nos divertimos. Estábamos haciendo lo que nos gustaba. Sabíamos lo que nos jugábamos, pero al final si no disfrutábamos no íbamos a conseguir nada. Una de las claves de la victoria del domingo fue eso, que la gente estaba disfrutando de nuestra primera Eurocopa y al final las cosas salieron bien".

Adrián Paz, que conoce a todas las jugadoras, destacó también lo bonito que ha sido compartir este éxito con ellas. "Yo simplemente tuve suerte al tener la posibilidad de vivir esto desde dentro, verlas jugar y acompañarlas en esta aventura. Ellas son las que dan el callo y lo han conseguido todo con su trabajo y yo, feliz de vivirlo".

Adrián Paz, preparador físico de la selección española
"Es un proceso que hemos construido paso a paso y el trofeo es el resultado final"

REPERCUSIÓN. Tras el revuelo que ha causado esta histórica victoria, los dos campeones de Europa, de la misma manera que el resto de sus compañeras, destacan que les gustaría que esto sirva como punto de inflexión. "Se está demostrando que hace falta que se gane un Europeo para que se le dé a este deporte el reconocimiento que se merece. No se ha ganado el campeonato tirando una moneda al aire. Si al final con muy poquito se ha conseguido esto, imagínate si agregamos otro poquito lo que podrían llegar a lograr estas chicas", destaca Adrián Paz.

Silvia habla también del abandono de las instituciones asegurando que "ahora mismo somos más visibles por lo que conseguimos, nosotros llevamos muchos años trabajando con muy poco y ojalá la Eurocopa sirva para que las instituciones y los patrocinadores se fijen en nosotros. A nosotros no nos sorprende que no se haya retransmitido el Europeo por la televisión. Estamos acostumbradas a ese tipo de situaciones".

La portera del Poio Pescamar sí destacó el cariño que están sintiendo en su vuelta a Pontevedra de todos los medios de comunicación. "Es de agradecer que nos reconozcan en nuestra casa el trabajo que hacemos", afirmó la flamante campeona de Europa que se mostraba feliz en el día de su vuelta a casa.

Ambiente. El calor familiar les hizo ganar
La cercanía entre Pontevedra y Gondomar permitió que los familiares y amigos de Silvia y Adrián se desplazasen a disfrutar de este hecho histórico y de ver cómo sus campeones escribían su nombre en oro.

Los dos pontevedreses destacaron que el calor de la afición fue de mucha ayuda. "Fue muy especial. Sabíamos que la afición de Portugal iba a ser mayoritaria ya que al final ellas jugaban en casa, pero la afición española se hizo notar", afirma Silvia, que asegura que celebrar el título con la familia y no verse solo tras el pitido final reconforta. "Tener a nuestros amigos y a nuestra familia y además ver la cantidad de gente que se desplazó hasta allí para ver la final emociona. Es de agradecer el tener a la gente que más quieres cerca al acabar la final para celebrarlo".

El oro, hasta en la almohada
Comentarios