viernes. 23.10.2020 |
El tiempo
viernes. 23.10.2020
El tiempo

El Peixe, en la encrucijada

Una imagen del Peixe-Huesca de esta temporada. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Una imagen del Peixe-Huesca de esta temporada. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El Marín no sabe si podrá partir en LEB Oro el próximo curso en el caso de que no haya descensos y pide una suspensión inmediata para "cortar la sangría" y comenzar a planificar

El mundo del deporte no se escapa de la pandemia por la Covid-19. Si la incertidumbre a nivel competitivo es elevada por la cuestión sanitaria, la crisis económica derivada de la situación actual genera un escenario con muy pocas certezas en el panorama a corto y medio plazo de las instituciones deportivas. Y más, en el caso de un Marín Peixegalego que "vive al día", como reconocen en el club.

A día de hoy, el Peixe tiene como única prioridad solventar los problemas de esta temporada para así poder planificar el siguiente curso. Pero lo que tiene claro, actualmente, es que no hay ninguna certeza que le indique que podrá salir, sí o sí, en LEB Oro el próximo curso en el caso de que los clubes lleguen a un acuerdo para suspender definitivamente a liga regular y no ejecutar descensos. Ese escenario salvaría al Peixegalego de la quema. Pero a partir de ahí, el club debería trabajar mucho para volver a reunir las garantías económicas que le permitan seguir compitiendo en la segunda categoría del baloncesto nacional.

"Hablar del año que viene es muy precipitado. No sabemos dónde vamos a estar. Y más nosotros, que somos un club muy atípico. Todos somos voluntarios. Nuestra realidad no es LEB Oro y ni siquiera es LEB Plata. Esa es la cruda verdad. Se está ahí porque deportivamente se consiguió, pero no somos eso. Las ayudas son las que son. A nivel institucional ves lo que se mueve en otros lados y... te dan ganas de echarte a llorar", expresa Andrés Otero, uno de los portavoces de la entidad marinense.

Para Otero, "es igual de arriesgado aventurar si el Peixe va a salir en Oro, que si lo va a hacer en Plata o en EBA". Por ello, asegura que desde el Marín no quieren "engañar a nadie" y priorizan: "Primero acabar la temporada, ver dónde estamos y luego estudiar la siguiente temporada. Vamos día a día. Para salir este año en Oro tuvimos que pelear mucho. Somos un club de base, nos gusta el baloncesto y circunstancialmente estamos en Oro. Lo que está claro es que no vamos a hacer locuras. No nos vale de nada dar un paso adelante si luego das siete atrás. No vamos a hipotecar el futuro del club. Jugaremos donde podamos jugar, no donde queramos. El Peixe no puede desaparecer por hacer locuras".

En este sentido, el conjunto de O Morrazo entiende que dar por finalizada la temporada "ayudaría a cortar la sangría" a nivel económico (aunque está en Erte, sigue con gastos y pendiente de cobrar dinero). "No hay fechas para salir a la calle, así que menos para el deporte. No se pueden apurar unos plazos que no existen. Además, muchos jugadores no pueden volver a jugar desde sus países. Debemos acabar y pensar en el futuro. Porque la hostia económica va a ser enorme", avanza Otero.

La temporada. "Con determinados fichajes no se acertó"
Analizando la actual temporada a nivel deportivo, ahora que su finalización puede estar próxima, Andrés Otero reconoce que le queda "la espinita" porque "el equipo al final estaba bastante bien, pero con determinados fichajes no se acertó". "Es lógico, porque tenemos el mercado que tenemos y tienes que apostar por una serie de jugadores que pueden salir bien o mal. No se puede culpar a nadie. Qué más quisiéramos que hubiese salido bien. Así no tendríamos que habernos metido luego en otros fichajes", expresa.

Sin embargo, reconoce que el club "ya sabía dónde se metía" a la hora de competir en LEB Oro y que eran "uno de los favoritos al descenso", aunque si las incorporaciones iniciales hubiesen salido como ellos pensaban "el club estaría peleando por mantener la categoría y no tan descolgado".

Javi Llorente
Otero califica como "un palo" la salida de Javi Llorente del club. "Fue una decisión personal, en la que no influyeron temas deportivos del club. Es respetable y hay que desearle lo mejor a Javi", recalca el portavoz del Peixe, que quiso dejarle "las puertas abiertas" porque el exentrenador peixista es "una institución" en el club.

El Peixe, en la encrucijada
Comentarios