Sábado. 23.03.2019 |
El tiempo
Sábado. 23.03.2019
El tiempo

El peor, en el mejor momento

Los jugadores del Pontevedra cargando con una portería en un entrenamiento en Cerponzóns. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Los jugadores del Pontevedra cargando con una portería en un entrenamiento en Cerponzóns. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

El Pontevedra realizó ante Unionistas, hace una vuelta, uno de sus partidos más pobres ► El bloque granate llega ahora en gran dinámica

Una reedición del peor partido, en el mejor momento de la temporada. El Pontevedra recibe mañana a partir de las 17 horas a Unionistas de Salamanca, el rival contra el que más sufrió en una notable primera vuelta.

"Es un equipo incómodo, complicado. Ha sumado muchos puntos en los últimos partidos y estoy seguro de que nos va a costar, porque son sólidos y compactos", apuntó ayer el técnico del Pontevedra, Luismi Areda, en rueda de prensa.

Pese a que el preparador vigués no quiso entrar a valorar si el choque liguero de hace una vuelta (precisamente el que marcó el inicio de liga) fue el peor de todo el curso, sí recordó que el Pontevedra lo pasó mal en Las Pistas, pese a que finalmente sólo cayó por 1-0.

Aquel domingo de agosto, el conjunto pontevedrés pretendió llevar la iniciativa a través de la pelota, pero se mostró inoperante con ella y apenas inquietó la portería de Carlos Molina, que vivió el choque muy tranquilo.

De este modo, aunque el bloque de la Boa Vila ha cosechado derrotas peores en cuanto a resultados (3-0 en Guijuelo y contra el Ínter de Madrid, o 2-0 ante el Atlético B), en ninguna dio una sensación de impotencia similar.

Desde aquel primer partido, mucho ha cambiado el bloque que este domingo ejercerá como local. Para empezar, en el estilo de juego. Sin tanta querencia por la pelota, los de Luismi se han hecho fuertes a partir de ganar las disputas, la solidez atrás y la verticalidad en el último tramo de campo. Unos rasgos muy similares a los de Unionistas, como reconoce el propio Luismi: "Son muy verticales y directos. No necesitan el balón para hacer daño. Son solidarios a la hora de apretar".

El técnico, que con esas palabras podría estar hablando de su propio equipo, espera un partido "similar al que se pudo ver contra Las Palmas Atlético". "Fue un duelo físico y directo", recordó. Aquel encuentro, que acabó 1-0 gracias a un dudoso penalti, estuvo marcado por la escasez de oportunidades. El Pontevedra apenas creó, pero le valió con una y supo controlar el partido sin sufrir en instante alguno.

Ese choque ante Las Palmas fue uno más de los que han contribuido a generar la sensación de optimismo que ronda en el entorno granate. Y es que el Pontevedra es quinto, empatado con el cuarto clasificado, y ha ganado cuatro de sus últimos cinco compromisos. Además, en Pasarón no sabe lo que es perder y cuenta sus últimos cuatro choques por victorias.

El peor, en el mejor momento
Comentarios