martes. 25.01.2022 |
El tiempo
martes. 25.01.2022
El tiempo

Las claves para la permanencia del Pontevedra

De izquierda a derecha, Rodrigo Cota, Diego Gómez, Pablo Cacheda y Javier Picallo. RAFA FARIÑA
De izquierda a derecha, Rodrigo Cota, Diego Gómez, Pablo Cacheda y Javier Picallo.

El abogado Javier Picallo, el realizador Pablo Cacheda, el periodista Diego Gómez y el escritor Rodrigo Cota analizan la situación del Pontevedra, su realidad, su temporada y sus opciones de permanencia a falta de cuatro partidos para acabar la liga

Rodrigo Cota, Javier Picallo, Diego Gómez y Pablo Cacheda son reconocidos en Pontevedra por sus actividades profesionales. Además de una buena formación y un notable uso del discurso, los une un importante detalle: su corazón granate. El escritor y columnista de Diario de Pontevedra, el representante de jugadores, el periodista y redactor de Haiqueroelo.es y el realizador analizan la situación del Pontevedra Club de Fútbol en el tramo final de la temporada. Los cuatro muestran tanta cautela como preocupación y analizan las claves del mes que falta para el fin de la liga.

"Es evidente que la situación es mejor que hace un mes, ya que el equipo es un poco más fiable. Pero solo faltaría que viniésemos a decir que esto es sencillo", explica el abogado pontevedrés, consciente de la dificultad de los próximos cuatro partidos de liga.

Para Pablo Cacheda, el último resultado puede ser un problema. "Ese empate contra o Guijuelo pódenos pesar. Se perdemos en Valladolid, váisenos poñer moi costa arriba", analiza el realizador, aficionado del PCF desde hace 15 años.

Tengo miedo de que 44 puntos no lleguen. Depende de contra quién ganes

Todo el mundo hace cuentas. Parece haberse establecido en 44 puntos la cifra mágica de la permanencia, aunque no todos ven garantías en ella. "Tengo miedo de que 44 no lleguen. Si pierdes los dos siguientes partidos contra el Valladolid B y la Segoviana y ganas los dos últimos, alcanzarás los 44, pero esos dos rivales podrán seguir sumando y presumiblemente nuestro bagaje no sea suficiente. Depende de contra quién ganes", analiza Diego Gómez.

En esa línea, resume Picallo, "es fundamental la calidad de los puntos: no solo cuentan los que sumes tú, sino los que impidas sumar a los rivales. Por eso creo que un empate en Valladolid podría ser bueno". "No perdiendo los dos partidos de Valladolid y Segovia y ganando los otros dos, daría de sobra", agrega.

Los cuatro tertulianos estuvieron de acuerdo en que es obligado pensar en el siguiente compromiso más allá de la realización de cálculos algebraicos. "Non me gusta facer contas, porque poden dar ou non dar. Saberémolo dentro dun mes. Eu, como levamos perdido ou empatado contra practicamente todos, non o vexo fácil", sostiene al respecto Cota.

Non quero chegar ao Atlético B xogándome alí a vida. A sombra do Dorneda é alongada 

Al Pontevedra le faltan cuatro duelos: dos visitas a Valladolid B y Gimnástica Segoviana, el partido contra el Unión Adarve en Pasarón y el duelo final ante el filial del Atlético de Madrid. "Non quero chegar ao Atlético B xogándome alí a vida. A sombra do Dorneda é alongada. Os dramas dos últimos partidos non os quere ninguén», expresa Pablo Cacheda, secundado por una apreciación de Diego Gómez. «No podemos perder los dos siguientes. Si te ves con la necesidad de ganar los últimos es cuando aparecen las dudas y los nervios y fallan las cuentas".

En ese sentido, a Javier Picallo no acaba de agradarle el calendario. En fútbol, el orden de los factores sí altera el producto. "Cronológicamente hemos tenido la mala suerte de que el peor rival es el de este domingo: el Valladolid B está entre los mejores equipos de la liga en la segunda vuelta".

A falta de catro partidos é para estar preocupados, aínda tendo como temos todos a esperanza da salvación

En consecuencia, dadas las dificultades de la temporada y la situación actual, Rodrigo Cota entiende a los pesimistas. "Isto non é unha mala racha. É unha tendencia ao longo da temporada. A falta de catro partidos é para estar preocupados, aínda tendo como temos todos a esperanza da salvación".

LA DIMISIÓN DE LUISITO. La tertulia desemboca en uno de los factores claves para entender la temporada: Luisito.

"Hemos pasado por diferentes vicisitudes que han complicado la situación. Un entrenador que parecía que se iba y no se fue. Y ahora ha llegado un técnico que ha pasado vaivenes para encontrar un equipo reconocible, pero que tiene cierta fragilidad".

Al respecto de la salida del anterior preparador granate, Diego Gómez recuerda un detalle significativo: el valor de los encuentros inmediatamente posteriores a la dimisión no aceptada del teense. "En los partidos siguientes a la dimisión de Luisito fue cuando se marcó la diferencia, cuando se mató al equipo. Hubo dos encuentros claves que condicionaron la temporada, los empates contra el Navalcarnero y el Guijuelo".

Después de aquello, el once de Pasarón empató ante el Valladolid B y la Gimnástica Segoviana en casa: "Venían como colista y vicecolista. Por entonces el equipo estaba en clara caída. La tendencia era negativa".

Pablo Cacheda recuerda el proceso posterior: el cese, su ‘retransmisión’ y la interinidad de Luismi. "O troco de adestrador deume a sensación de descontrol, de falta de plan B. Durante catro semanas estivemos vivindo cun adestrador interino".

CALENDARIO Y RIVALES. El Pontevedra se enfrentará a dos rivales directos y a dos conjuntos que, previsiblemente, ya habrán cumplido sus objetivos cuando se crucen con el PCF. Es algo que parece gustarle tanto a Pablo Cacheda como a Diego Gómez. "A tensión de medirte a rivais directos é mellor que a que che produce un rival que non se xoga nada. Téñolle medo ao partido do Atlético B porque é o que te pode fastidiar. Pero non creo que sexa o peor calendario", asegura el realizador.

El Valladolid B y la Gimnástica vinieron a Pasarón como colista y vicecolista. Entonce el Pontevedra empató. Estaba en caída libre

El joven periodista pontevedrés apostilla que "los duelos directos son importantísimos: son tres puntos que puedes sumar tú y restar a los rivales. Los encuentros contra adversarios que no se juegan nada son muy engañosos. Como el de la Arandina del año pasado", apunta.  

Javier Picallo no quiere poner el carro antes de los bueyes. El representante de jugadores pontevedrés cree que cada semana se comprobará el rendimiento de cada adversario. "Todo esto es elucubrar. Cualquier vertiente puede ser interpretable. Por mi parte, lo único que prefería era jugar antes contra el Unión Adarve y el Atlético B que ante los otros dos. El golpe de una derrota puede ser duro".

Todos coinciden en que a mayor cantidad de equipos en el ajo, menos puntos pueden ser necesarios. De los cuadros de abajo, Cacheda ve al "Toledo e Racing perigosísimos". Picallo recuerda que "la Gimnástica se ha metido en la pelea ganando al líder, el Fabril, y al Navalcarnero". El abogado alabó también la labor de desgaste del Cerceda ante equipos como el Racing de Ferrol. "Sigue compitiendo hasta el final y puede restar puntos a los rivales". Como apunta Gómez, eso "puede hacer más barata la salvación".
 

"Engancheime ao Pontevedra porque Seve Penelas me regalou un carné"
A diferencia de Javier Picallo, de sangre granate (su padre fue vicepresidente del club en pleno Hai que Roelo!), Rodrigo Cota, Diego Gómez y Pablo Cacheda se hicieron granates por contagio social.

"Cuando tenía ocho años, Fran Rico y Víctor Ormazabal vinieron a mi colegio. Aquello nos llamó la atención tanto que nos llevó al campo para poder verlos jugar", recuerda el redactor de haiqueroelo.es, que desde entonces nunca falla a la cita con Pasarón.

La misma fidelidad tiene Pablo Cacheda, al que le metieron el gusanillo el año del último ascenso a Segunda División. "Eu son socio do Pontevedra porque no 2004 alguén colleu unha entrada gratuita e ma levou á casa para que fose a un partido".

Con Rodrigo Cota la cosa fue más seria. "Eu engancheime ao Pontevedra porque Seve Penelas me regalou un carné".

Viendo la influencia de la política social del pasado en su propia afiliación, todos llegan a la conclusión de que el club debe alimentar esa faceta para ampliar su masa de seguidores.

"A afección está anestesiada e non se anestesiou soa: a promoción de darlle unha entrada un socio para un acompañante e mandalo á bancada de Preferencia non é razoable. A quen vou darlle unha entrada para ir a unha bancada diferente? O enrarecemento das relacións entre o club e as peñas provocou que moita xente que tiña forza se cansase. Non digo que teña razón unha parte ou a outra. Digo que deberían ser unha mesma parte, unha soa", explica el realizador pontevedrés, tendiendo un guante a la unión de fuerzas.

Desde un punto de vista de la influencia en el desarrollo del club, Javier Picallo apunta que la exigencia del exterior siempre es beneficiosa. "Es mejor tener a 1.000 silbando que a 100 a los que les dé igual. Eso te puede llevar en volandas, pero al mismo tiempo, si las cosas van mal, puede complicar tu objetivo".

Al comprender que precisamente la historia reciente del club ha estado marcada por los sobresaltos, Rodrigo Cota es capaz de entender el descenso del nivel de exigencia producido en el exterior. "Viñamos de xogar tódalas temporadas fases de ascenso. Pero de repente veste en Terceira moitos anos e moitas persoas ven o equipo como un equipo de Terceira en Segunda B". Picallo completa esa argumentación: "estamos en un ciclo bajo de pasión. Y eso ha provocado que la gente se haya desafectado. Este año nos hemos desilusionado porque el equipo apuntaba alto y nos hemos visto donde estamos".

De cara al futuro inmediato, el primer objetivo social debe ser el último partido en casa. "Es fundamental que se meta la mayor cantidad de gente contra el Unión Adarve", apunta Gómez. Y para ello, Cota propone abrir "as portas. Agora dá igual dous ou tres mil euros máis de ‘taquilla’".

Las claves para la permanencia del Pontevedra
Comentarios