El Lugo se une al Valladolid como visitante de Pasarón en pretemporada

El Pontevedra se toma con paciencia la contratación de los dos delanteros

El club granate busca un salto de calidad que le permita mejorar las prestaciones en ataque de la pasada temporada
Borjas Martín fue el máximo goleador del Pontevedra en Segunda B la pasada temporada
photo_camera Borjas Martín fue el máximo goleador del Pontevedra en Segunda B la pasada temporada

El gol obsesiona al Pontevedra, pero el que esté interesado en tenerlo ha de pagar por él. Y más a 2 de julio, a dos meses vista del cierre del mercado de verano. Por eso, aunque no descarta las oportunidades que se puedan presentar, el club granate acepta que deberá esperar más tiempo para tener acceso a los dos ‘nueves’ que pretende incorporar a su plantilla. 

La entidad ha dejado prácticamente cerrado el conjunto de cara al próximo ejercicio. Dispone ya de 14 hombres en edad sénior y un mínimo de tres sub-23 (Bruno, Miguel Loureiro y Santi Canedo), a la espera de lo que pueda suceder con Kevin Presa en la demarcación de sub-23.

La entidad se ha dirigido a varios jugadores de referencia dentro de Segunda B y alguno de Segunda División

El conjunto pontevedrés solo necesita a los sustitutos de Borjas Martín y Pablo Carnero. La dirección deportiva de la entidad ha peinado el mercado en busca de dos hombres que tengan características complementarias: un nueve de referencia con mucha presencia en el área y otro con mayor movilidad y velocidad. Aunque en ambos casos los futbolistas deben tener capacidad de finalización y moverse en cifras próximas a los 15 goles por campaña. El objetivo de la dirección deportiva granate es que ambos fichajes concedan al colectivo el plus que necesita de cara al próximo ejercicio para competir con los mejores. 

En la pasada campaña el máximo realizador del Pontevedra en la categoría de bronce fue Borjas Martín, que hizo doce tantos. El siguiente en la lista de finalizadores fue Mouriño, con cinco tantos. 

El hecho de apostar por hombres con una calidad contrastada hace que sea preciso dinero y paciencia para hacerse con sus derechos. El caso de Christian Perales, uno de los goleadores en los que se ha fijado el Pontevedra para intentar dar ese salto de calidad, es el reflejo de la situación en el mercado. Los jugadores más llamativos aspiran a competir en Segunda División por ambición deportiva o, en caso de no lograrlo, a cerrar un contrato en la categoría de bronce por unas buenas condiciones económicas en los clubes más poderosos.

 Los delanteros más codiciados esperan por propuestas de Segunda A o por clubes punteros de la categoría de bronce

A medida que las grandes negociaciones vayan concluyendo, que los mejores clubes alcancen acuerdos con futbolistas importantes y cierren la puerta a otros y el tiempo pase, se irá encajando el puzle del mercado. El temor a quedarse sin un equipo importante o a perder ofertas interesantes acaba provocando que los futbolistas que quieren actuar en Segunda pero no lo consiguen acepten otras propuestas de la categoría inmediatamente inferior. Y así, cada pieza se irá colocando en el lugar que el destino le depara. 

En ese sentido, el PCF se encuentra en una situación de espera relativamente ventajosa. Su rigor en los pagos, la buena temporada 2015-16 que realizó, el hecho de disponer ya de la estructura de la plantilla del próximo curso y sus valores añadidos (afición, historia y ambiente de fútbol en torno al club) le hacen ser un destino apetecible. 

La entidad ya ha hablado con varios jugadores de referencia en Segunda División B e incluso con algunos que militan en Segunda División y que podrían reforzarlo de cara al próximo curso.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios