jueves. 09.12.2021 |
El tiempo
jueves. 09.12.2021
El tiempo

El reto de Manolo Tomé

Manolo Tomé tiene por delante un reto cuyo adjetivo más apropiado para definirlo, en otras circunstancias, sería asumible, pero que en las actuales se sitúa por encima del calificativo complejo. El técnico de Moaña aceptó llevar al equipo pontevedrés hasta la salvación desde la antepenúltima posición, con una desventaja de tres puntos con respecto a la zona de permanencia y unos antecedentes que no favorecen las expectativas de salvación.

Cifrada la permanencia en los 46 puntos, tanto por la tradición de la competición en las últimas campañas como por el propio técnico granate en la rueda de prensa de su presentación –incluso ha admitido que puede ser exigible una cifra mayor-, el cuadro lerezano precisa, como mínimo, doce puntos de los 21 que quedan por disputar.

El problema es que en la actual temporada el bloque pontevedrés nunca ha acumulado esos datos en una serie de siete partidos, si se exceptúa la actual racha, en la que se suman los puntos del Cerro de Reyes no competidos.

Sin contar esa situación, las series de siete envites granates son muy negativas. La mejor, aparte de la citada, es la que trasncurre desde la jornada décima, cuando Fernando Castro Santos llega al banquillo, hasta la décima sexta, o desde la undécima hasta la décima séptima. En ambos casos, el PCF acumuló diez puntos de 21 posibles, como resultado de tres victorias, un empate y tres derrotas. Por lo demás, las fases de siete enfrentamientos son muy negativas para los intereses lerezanos.

En medio de la crisis económica e institucional que afectaba al bloque pontevedrés en los meses de diciembre y enero, se produjo la peor racha de la temporada. El conjunto preparado por el de Lourido acababa de derrotar al Leganés por 5-1 y acto seguido sufriría cinco derrotas sólo interrumpidas por dos empates ante rivales directos como el Montañeros y el Badajoz.

Doce puntos se obtienen de una serie de cuatro triunfos y tres derrotas o de otra de tres victorias tres empates y una derrota. Cualquier otra combinación mejor podría ofrecerle incluso garantías casi absolutas de permanencia.

El hecho, tenido en cuenta por el entrenador pontevedrés, de la ausencia del Cerro Reyes y el obsequio de los puntos de su partido a prácticamente todos los adversarios de la lucha del PCF podrían encarecer la permanencia.

De hecho, tradicionalmente la salvación se establece entre los 44 puntos de la ocasión que más barata ha estado y los 47 de la vez que más ha exigido a los contendientes. 46 ha sido la cifra más habitual en la última década.

Los siete duelos que tiene por delante el Pontevedra lo enfrentan a rivales directos por la permanencia o equipos involucrados en la lucha por la fase de ascenso.

La única escuadra de esas que parece ajena a toda lucha es la que llegará a Pontevedra a falta de cuatro semanas para el final del torneo. El Alcalá, con su victoria de ayer ante el Coruxo y los tres puntos que sumará contra el Cerro Reyes se ha asegurado 45 puntos que casi le dan la salvación.

El reto de Manolo Tomé
Comentarios
ç