Domingo. 18.11.2018 |
El tiempo
Domingo. 18.11.2018
El tiempo

El sueño de Marcos

Marcos Castro con una de sus medallas. DP
Marcos Castro con una de sus medallas. DP

Hace poco más de un año y medio que Marcos Castro empezaba a nadar con el Club Natación Galaico. Este miércoles consiguió dos medallas de oro en el Campionato Galego de Natación organizado por la Federación Galega de Deporte Adaptado

Los sueños están para cumplirlos y, en eso, Marcos Castro ya es todo un experto. Durante meses deseó ser nadador y durante el último año ha cumplido ese sueño, que culminó este miércoles logrando dos medallas en el Campionato Galego de Natación organizado por la Federación Galega de Deporte Adaptado en A Cañiza.

Marcos Castro iba a la competición con la esperanza de superarse a sí mismo. Lo que no sabía es que iba a volver con dos medallas y rebajando sus marcas en los 50 metros espalda y en los 50 metros braza, por lo que el joven pontevedrés sigue demostrando día a día su fortaleza.

Hace solo dos meses Marcos se estrenaba en una competición de deporte adaptado. Lo hacía en Valencia. Allí, la Federación Española le tomó los tiempos oficiales para poder tener una referencia en cuanto a su progreso. De hecho, ayer consiguió bajar una de sus marcas en diez segundos, algo muy notable para cualquier deportista.

Hace prácticamente dos años que Marcos empezaba a entrenar en el Club Natación Galaico. Antes acudía a la piscina para hacer rehabilitación. Era lo mejor para intentar mejorar el rendimiento de sus sistema motor, que está afectado por una parálisis cerebral. Cada día que acudía al Complexo Deportivo Rías do Sur se quedaba viendo como otros niños se lanzaban al agua para entrenar con sus respectivos equipos. Su ilusión era llegar a ser nadador como ellos.

Durante años, Marcos trabajó en el agua para conseguir mover un brazo o una pierna. Después aprendió a flotar y a nadar. Ahí empezó a crear su gran sueño y tenía cerca a un gran referente como Chano Rodríguez, en el que podía fijarse y al que podía pedir consejo cuando fuese necesario. "Está siempre muy pendiente de él", dice Montse Prado, madre de Marcos, en referencia al nadador vigués, que se interesa habitualmente por la progresión del pequeño pontevedrés.

Castro tiene ahora 13 años y estudia 1º de ESO. Poco a poco va cumpliendo todas sus metas. Este miércoles, en el Autonómico, se coronó como campeón gallego y, por supuesto, terminó muy feliz. "Era de los más pequeños, pero nos quedamos muy contentos", cuenta Montse. De hecho, explica que hay que aprovechar este tipo de citas, ya que hay pocas competiciones de este tipo. "Para él son sus primeras medallas y conseguirlas hace que se motive todavía más, porque también va viendo cómo mejora", añade con ilusión la madre de Marcos.

Marcos Castro consiguió dos medallas en el Autonómico y logró mejorar sus marcas en braza y espalda

Lo cierto es que las medallas son más que el premio en una competición. Son la recompensa al esfuerzo y al trabajo diario de un pequeño nadador que tiene ya un gran futuro por delante.

COMPETICIONES. Hace un par de años era inimaginable que Marcos Castro compitiese por toda España. Sin embargo, en 2018 ya ha participado en dos competiciones. Inicialmente entrenaba y poco a poco se notaba cómo mejoraba. Acudía con sus compañeros a algunas pruebas pero lo solía hacer de forma simbólica. Sin embargo, esta temporada, viendo los avances, se decidió a dar el paso y empezar a ir a citas de natación adaptada.

Hace dos meses, en Valencia, Marcos ya conseguía mejorar sus tiempos. Este miércoles, en A Cañiza, lograba dos medallas. Con los tiempos conseguidos en el Autonómico, podrá ser llamado por la Federación Española. "Ya bajó sus tiempos, en braza unos doce segundos. El objetivo ya no son las medallas, sino ver la mejoría de tiempo que consigue", explica Montse Prado.

La siguiente cita podría ser en Cataluña. Sin embargo, todavía no se puede confirmar, ya que hay que esperar para ver si sus tiempos entran en los registros que admite la Federación Española y si por edad puede participar. Otro de los problemas de las citas a nivel nacional está en el gran número de discapacidades diferentes que existen, que son difíciles de catalogar, aunque año a año se avanza mucho en ese aspecto.

"Ahora es una nueva etapa", dice Montse en referencia al momento por el que pasa Marcos. Su andadura en el mundo de la natación no ha hecho más que empezar. El Club Natación Galaico se vuelca muchísimo en los entrenamientos de este pontevedrés y en su mejoría.

Uno de los objetivos de Montse Prado es dar visibilidad a lo que hace Marcos para que así "haya padres que lo vean con una capacidad S3 (un grado bastante alto) yendo a competiciones y que se animen a apuntar a sus hijos". "Cuando tienes un niño con una discapacidad, todo son problemas, pero en el Galaico me han ayudado muchísimo y se han volcado un montón", asegura Montse.

Ahora, Marcos Castro va a seguir entrenando muy duro para poder continuar mejorando y seguir consiguiendo éxitos. Y lo cierto es que cada brazada que da sobre el agua ya es una pequeña victoria para él. Este joven nadador ya ha confirmado que es un luchador y que tiene un futuro prometedor. Quizá sea el sucesor de Chano Rodríguez sobre el agua. O quizá consiga ser todavía mejor que él.

El sueño de Marcos
Comentarios