El sueño de ser campeón

Cristóbal Dios posa en las instalaciones de Diario de Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Cristóbal Dios es uno de los favoritos a hacerse con el título nacional de triatlón de larga distancia este fin de semana en Pontevedra. El estradense llega en el mejor momento de la que además está siendo su mejor temporada. En juego está también la Copa de España. Su mayor rival será su propio entrenador, Gustavo Rodríguez

CRISTÓBL DIOS es un hombre que derrocha energía y buenas sensaciones. El triatleta estradense afincado en Pontevedra desde hace ya varios años podría ser este sábado el nuevo campeón de España de larga distancia y de la Copa de España. Sin embargo, pese a la ausencia de Pablo Dapena, su gran rival, otro de los grandes favoritos será su propio entrenador, Gustavo Rodríguez, al que le une también una gran amistad.

La presencia de Cristóbal Dios en este campeonato no estaba asegurada hasta que se conoció el cambio de fecha y que Pontevedra era la sede elegida. "Iba a ser en mayo y para agosto yo tenía pensado correr el día 1 el Alpe d'Huez y el 15 el Embrunman (un Ironman en los Alpes franceses). Sin embargo, al saber que el Nacional era aquí, tenía que estar sí o sí", admitió el triatleta.

"Creo que llego en mi mejor momento de forma. Buscamos que fuese así. Estoy muy satisfecho con todo el trabajo realizado hasta hoy"

"Creo que llego en el mejor momento de forma. Realmente buscamos que este fuese el momento clave de la temporada. Estoy muy satisfecho con todo el trabajo que realicé hasta el día de hoy y la verdad es que vengo con muchas ganas y ambición", comentó Cristóbal Dios. De hecho, esta está siendo la mejor temporada del triatleta tras cinco años compitiendo. "Lo estoy haciendo de forma más profesional, haciendo concentraciones en altura y, sobre todo, haciendo caso de lo que dice el míster (Gustavo Rodríguez), que es mi amigo, compañero y padre deportivo. Este año están saliendo muy bien las cosas", aseguró.

Sin embargo, una de las pruebas en las que había puesto más esperanzas no le salió tan bien como esperaba. Se trataba del triatlón de Alpe d'Huez, el 1 de agosto. Allí tuvo que abandonar en la T2. "Hice un cambio en la bicicleta, puse la potencia del manillar un poco baja de más y eso hizo que tuviese problemas de espalda. Al bajarme a correr, no era capaz. Me bajé quinto o sexto y tenía gas, pero la espalda estaba imposible", cuenta.

Sin embargo, ahora se encuentra mejor que antes de esa prueba. "Los números tanto de ritmos a pie como en watios (en la bicicleta) están mejor que las semanas previas al Alpe d'Huez. Las sensaciones están siendo mejores", contó. Y todo eso se resume en unas ganas tremendas por tomar la salida este sábado a las 9.00 horas para recorrer los 3.000 metros de natación por el río Lérez.

Ese tramo no será determinante, pero sí lo será el sector de bicicleta. "Fui a verla la semana pasada. Sobre el papel pensé que era más dura de lo que realmente es, pero sí que va a marcar muchas más diferencias de lo que la gente cree. Es un recorrido que tiene 2.000 metros de desnivel. La subida hacia la discoteca La Luna es bastante dura y la bajada del Pontillón do Castro es muy técnica", añade.

Por otro lado, halaga el circuito a pie. "Me parece súper atractivo. Vamos por A Illa das Esculturas, por donde todos los corredores de Pontevedra entrenamos normalmente. Después, el paseo que va hacia Marín también es un sitio muy bonito y del centro urbano... ¿qué decir? A esa hora habrá mucha gente en las terrazas que estarán animando, por lo que creo que va a ser una carrera muy chula", dice.

Con el recorrido más que conocido, otro de los factores importantes para esta prueba serán las altas temperaturas y la humedad con la que se correrá el sábado. "A mí no me gusta demasiado correr con calor, pero al final será lo mismo para todos", comenta, a lo que añade que "es muy importante la hidratación y la suplementación en los días previos".

CORRER EN CASA. "Quieras o no, no es la presión que te puedan meter los rivales, sino la que tú mismo te pones. Creo que puedo hacer una buena carrera. Verme con capacidad de hacer algo bonito aquí me presiona un poco más", dijo.

De hecho, habrá muchas personas pendientes de lo que haga Cristóbal. Entre ellas su entrenador: Gustavo Rodríguez, que además es otro de los grandes favoritos a alzarse con el título este sábado. Ambos tienen muchas cosas en común: los dos vienen del ciclismo y se metieron de lleno en la larga distancia, son gallegos y entrenan en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva de Pontevedra. Se conocieron hace tres años y desde ese momento se hicieron inseparables. "Somos como dos almas gemelas", bromea Dios. Desde hace ya un tiempo, el tudense se empezó a ocupar de la preparación del estradense. Todo ello provoca que se conozcan muy bien. "Sabemos perfectamente los ritmos del otro", dice Cristóbal, y eso puede jugar a su favor. Aun así, admite que Rodríguez "es muy superior al resto y va a ser difícil ganarle, aunque no imposible porque ya hubo una carrera, en Pamplona, en la que pude hacerlo. Es cierto que él tuvo un pinchazo en la bici y al final hizo segundo y yo gané. No digo que lo pueda hacer esta vez, pero en la larga distancia, y más en una prueba como esta de tantas horas, pueden pasar muchas cosas".

"Gustavo Rodríguez es mi entrenador, mi compañero, mi amigo y mi padre deportivo. Es quien tiene la presión en este campeonato y será el rival a batir"

OTROS RIVALES. Aunque Gustavo Rodríguez es el candidato principal al título, para Cristóbal también hay otros nombres destacables como "Ander Irigoien, Carlos Azanar, Diego Paredes o Pello Osoro. Son gente de mucho nivel, con experiencia en carreras de este tipo y que me lo va a poner complicado". De hecho, el estradense reconoce que la cosa estará muy ajustada entre el segundo y el sexto puesto.

Ahora, con toda la preparación lista y a solo dos días de la gran competición de este año, Cristóbal Dios es optimista con la competición. El lunes ultimó algunos detalles con su entrenador, que le insistió en la importancia de la buena alimentación durante esta semana. En juego estarán todos esos sueños que el joven estradense comenzó a tener hace cinco años, cuando por primera vez se lanzó al agua para disputar su primer triatlón (casualmente de larga distancia) en Leiro.

 

La Copa
Otro título en juego este sábado

 
Cristóbal Dios y Gustavo Rodríguez no solo se juegan el título de campeón nacional. Ambos son líderes de la Copa de España y esta prueba podría ser definitiva para conocer al vencedor: el que gane en Pontevedra se coronará.

"Son siete pruebas, queda esta e Ibiza, que es campeonato de Europa. En esta se decidirá quién se lleva la Copa, a no ser que ninguno de los dos gane. Creo que va a estar interesante", reconoce Cristóbal Dios.

De hecho, el triatleta de A Estrada no tiene claro si irá a Ibiza, ya que tan solo hay dos plazas para España y ambas están asignadas: Gustavo Rodríguez y Pablo Dapena. Por lo tanto, puntuar aquí será clave para decidir el título.