sábado. 06.03.2021 |
El tiempo
sábado. 06.03.2021
El tiempo

El elevado precio de ganar

La expedición del Arxil en Tenerife. CEDIDA
La expedición del Arxil en Tenerife. CEDIDA
El Arxil sufre una odisea en su viaje a Canarias, en el que padeció problemas con un vuelo, un hotel, el pabellón de Lanzarote y el temporal, que no impidieron su gran victoria ante el Tenerife
Para ganar al Club Baloncesto Adareva Tenerife, el Club Baloncesto Arxil debió pagar el elevado peaje de uno de los viajes más caóticos y surrealistas que ha tenido que padecer desde que se fundó el club.

La entidad denunció en un comunicado cambios de vuelo y de hotel, un trato poco elegante en el pabellón de Lanzarote antes y después del partido contra el Magec Tías contra la Violencia de Género y diferentes incidencias que, sin embargo, no impidieron que diese el do de pecho el domingo para hacerse con el triunfo en Gran Canaria.

La expedición del equipo verde tenía previsto partir el jueves por la tarde desde Vigo en avión hacia Madrid. El avión tenía su aforo completo. "Los pasajeros viajaban sin distancias de seguridad y algunos incluso retiraban sus mascarillas", explica en su relato de la situación el club.

Desde Madrid, el club tomó un vuelo hacia Tenerife, donde dormiría. La entidad se desplazó a las 14 horas del viernes hacia Lanzarote, donde se produce un segundo contratiempo: la agencia le cambia el hotel, cercano a la localidad donde debería disputarse el partido, a otro que se hallaba a 40 minutos de distancia.

En suelo lanzaroteño, las jugadoras del Arxil se vieron obligadas a cambiarse en un almacén anexo al pabellón. "Por el contrario, el equipo local, el Magec, si dispone de vestuario".

Al finalizar el enfrentamiento, las componentes de la plantilla tampoco pudieron disfrutar de una ducha, después de encajar una dolorosa derrota.

"Se nos dice que no podemos ducharnos en el pabellón. Ya que tenemos hotel, que lo hagamos en él". Además de la desagradable situación de tener que escuchar tal respuesta, las componentes del equipo debieron desplazarse de vuelta al hotel con la incomodidad que además produce el hecho de viajar sin haber podido llevar a cabo el pertinente aseo tras el ejercicio fisico.

El club se encontró con un trato mucho más cordial en Tenerife, aunque allí se encontró con los efectos de la borrasca que provocó que las verdes se sintiesen como en casa "soplaba un viento y caía una lluvia que parecía Galicia. Ni para eso tenemos suerte", comentó el director deportivo de la institución, Lino Vázquez.

El viaje de regreso fue por vía aérea, pero también terrestre. A Pontevedra, desde Madrid, en dos furgonetas: por el camino las expedicionariaas encontraron fuerte viento, lluvia y nieve en una gran parte del trayecto.

El viaje concluyó a las 6.00 de la mañana de este lunes (había empezado el jueves a las 16.00 horas). Lo positivo del mismo para el Arxil fue que el equipo compitió en los dos partidos y logró una vital victoria en Tenerife que lo acerca a la permanencia.

El elevado precio de ganar
Comentarios
ç