En mi casa mando yo

 A pesar de la superioridad en la tabla, el Pontevedra llega al derbi en un mejor momento que el Racing ► El equipo verde y su nutrido desplazamiento amenaza a un cuadro granate sólido en Pasarón
Rufo protege el balón ante un defensor del Sanse. ADG MEDIA
photo_camera Rufo protege el balón ante un defensor del Sanse. ADG MEDIA

Acostumbrados a mirarse siempre de reojo por concurrir habitualmente en caminos paralelos, el contexto actual parece uno de esos momentos en los que un club coge, coyunturalmente, algo de distancia sobre el otro. El Racing de Ferrol y el Pontevedra partían hace dos temporadas con el objetivo de colarse sin problemas en Primera Federación y pelear incluso por ascender a Segunda División. Pero solo uno de ellos consiguió –y a duras penas– la mitad de ese objetivo.

Mientras la entidad departamental lograba quedarse en un tercer escalón mejorado en un encuentro a todo o nada en Luanco, el Pontevedra peleaba por no bajar dos categorías de golpe y dar con sus huesos en Tercera División. Finalmente lo consiguió, pero la brecha ante su rival del norte se ampliaba.

Así, mientras la escuadra granate remó el pasado curso a contracorriente para recuperar una posición que nunca debió haber perdido, el Racing aprovechaba para asentarse y crecer. De la mano de la inyección económica y el raciocinio de Estrella Galicia, el club ferrolano se asentaba en la zona noble de la categoría de bronce y llamaba a la puerta del fútbol profesional. Solo el Nástic, en el primero de los dos partidos a vida o muerte en el playoff, le negó la posibilidad de soñar con regresar a Segunda División. La entidad verde debía volver a intentarlo, pero ya tenía mucho camino andado.

Y así lo está demostrando esta temporada. Con una plantilla continuista con respecto a la del pasado curso, el Racing de Ferrol vuelve a codearse entre los mejores de Primera Federación, una categoría que el Pontevedra testa por primera vez. Hoy, casi dos años después de su último enfrentamiento, los dos vecinos de toda la vida vuelven a batirse el cobre en un duelo menos desequilibrado de lo que a priori podría parecer.

Porque es evidente que el equipo dirigido por Cristóbal Parralo ha aprovechado el tiempo perdido por el PCF y se sitúa varios cuerpos por encima en cuanto a logística de club, proyecto, ambiciones y plantilla.

Así lo reconoce también la tabla clasificatoria, que nunca miente. El Racing acaba de bajarse de los puestos de playoff de ascenso por primera vez este curso, penalizado por una dinámica de resultados malísima que le ha llevado a sumar tan solo uno de los últimos 12 puntos en juego. No gana desde el 16 de octubre, el equipo coruñés. Y, sin embargo, sigue apareciendo en el horizonte como un rival importante. Porque su nivel es evidente.

"No es solo un equipo hecho para pelear playoff, sino para ser campeón", expresó Antonio Fernández, técnico del Pontevedra, a la hora de hablar del Racing de Ferrol en la previa del partido. "Ellos tendrán ahora sus necesidades. Tienen margen de error, pero no margen de error para ser primeros", destacó el preparador granate, que sin embargo recalcó que ve a su rival de hoy como "un equipo muy solvente" que ha tenido "una serie de bajas que quizá le está lastrando".

"Ahora con esas variantes no están dando en la tecla para conseguir victorias de manera consecutiva como al principio. Pero va a ser un rival que nos va a plantear muchísimas dificultades", avisó el entrenador pontevedrés.

Gradas

Y será así no solo por el potencial del equipo en el césped, sino por su aliento en las gradas. Porque la afición ferrolana se ha movido y planea un desplazamiento importante que provocará que más de 500 aficionados verdes lleguen hoy a la capital pontevedresa para apoyar a su equipo.

Precisamente para paliar ese efecto y demostrar quién juega en casa, Antonio Fernández ejerció como portavoz y llamó a su gente para que acudiese en el mayor número posible a Pasarón y no abandonase al equipo en su hogar.

Porque es precisamente ese factor local el gran aliado del Pontevedra para igualar las fuerzas y poder dejar los puntos del derbi a orillas del Lérez. Desde esa fortaleza en casa, el conjunto granate ha ido sumando puntos para paliar una mala racha a domicilio que logró romper hace justo una semana en Ceuta, con una victoria agónica que le permite situarse como uno de los mejores conjuntos del último mes de competición y ver muy cerca la permanencia.

De este modo, el PCF se agarra a su mejoría en los últimos encuentros para plantarle cara a un Racing en problemas. Y decirle que aunque en el papel es superior, a un partido le puede plantar mucha cara. Y más en Pasarón, donde el Pontevedra sabe mandar.

Seguramente le gustaría a Antonio Fernández repetir un once que el técnico calificó prácticamente de "ideal", pues con él ha encontrado el rendimiento. Pero la lesión de tobillo de Ángel Bastos le impedirá calcar a los protagonistas de la última victoria. Es probable que Samu Araújo, lateral zurdo puro, entre en lugar del ex del Rayo Majadahonda para completar la zaga que tratará de seguir "emponzoñando" al Racing en el barro a fin de sumar tres puntos vitales en una semana de tres partidos.

Comentarios