Arlet Ortiz, confinada en Turquía por coronavirus

La taekwondista superó cuatro pruebas de coronavirus, pero cuando encaraba los cuartos del Open de Turquía, un positivo en la PCR que se había hecho el día anterior la obligó a parar de competir y a encerrarse en su habitación de hotel mientras la delegación española se iba 
Arlet Ortiz, en su habitación de hotel en Turquía. DP
photo_camera Arlet Ortiz, en su habitación de hotel en Turquía. DP

Cuatro test y todas las medidas de prevención a veces no son suficientes para evitar la propagación de un coronavirus del que todavía tenemos mucho que aprender. Y sino, que se le pregunten a Arlet Ortiz. Y es que la taekwondista marinense del Matt's llegó a Turquía el pasado martes junto al resto de la delegación española con el objetivo de confirmar su buen momento deportivo, pero no abandonará el país al menos hasta una semana después de su llegada. Ella sola. ¿El porqué? Haber contraído un virus que se detectó cuando ya encaraba el combate de cuartos de final del campeonato que disputaba y que le mantiene encerrada en una habitación de hotel desde el pasado jueves.

"Primero competimos en Bulgaria, así que nos tuvimos que hacer una PCR inicial para viajar. En Madrid, en el aeropuerto, nos hicieron una prueba de antígenos antes de subir al avión. En Bulgaria, peleamos y cuando acabó la competición nos hicimos una nueva PCR para venir a Turquía. Una vez ya aquí, nos hicieron una prueba nueva de antígenos para poder acceder al hotel. Esa última prueba fue el martes y en todas ellas di negativo", resume la joven de 18 años desde la alcoba alquilada que se ha convertido en su singular vivienda.

Así, con un póker de negativos acumulados en los últimos días en su haber, Ortiz inició su camino en el Open de Turquía el jueves con dos victorias y un resultado de una nueva PCR hecha el miércoles todavía pendiente. Nada hacía presagiar que la deportista estuviese contagiada. Pero cuando ya había pasado incluso el registro de las protecciones previo a la pelea, todo cambió: "Vemos que se empieza a retrasar el combate. De golpe, me llamaron y me notificaron que había dado positivo. Así que me puse la mascarilla (competimos sin ella porque nos hacemos pruebas) y avisé al entrenador. Entonces, me trasladaron a una parte del hotel que tienen reservada para los casos positivos y aquí estoy", reconoce Arlet, que asegura encontrarse "bien". Y eso es lo importante. "Tuve un par de días un poco de tos, pero ningún síntoma más", apunta la taekwondista.

Estoy bastante bien atendida, sin síntomas y todo el día haciendo cosas. Ya queda menos para la prueba

"Fue bastante mala suerte, porque ya era la última prueba que tenía que hacerme antes de volver a España. No sabemos dónde lo pude haber cogido. Al principio pensábamos que pudo ser en un combate con una jordana porque algunos de su equipo han dado positivo, pero ella precisamente no. Y sino, pues en la sala de calentamiento al estar la gente sin mascarilla. Fue el único espacio que compartí con gente, pero no se sabe", explica Arlet, recolocada en una zona del hotel junto a otros deportistas contagiados, ninguno de ellos español. "Sí que quedan dos árbitras. Y sé que si necesito cualquier cosa, se lo puedo decir a ellas. De todos modos, estoy bastante bien atendida, la verdad. Vienen a preguntarme si necesito algo", recalca Ortiz, que tendrá que esperar a que su cuerpo exprese como negativa la presencia del virus para poder regresar a España.

"La próxima PCR es el martes. Y si no doy positivo, la siguiente dentro de cinco días", explica Ortiz, que aprovecha para entrenar por vídeo con su entrenador y seguir las clases online de la formación de Integración Social que cursa. "Estoy todo el día haciendo cosas. Ya queda menos para la próxima prueba y ojalá sea negativa", apunta la taekwondista con humor, pese a su encierro turco.

"Mi familia se asustó, pero sabía que era algo que podía pasar" 
Arlet Ortiz reconoce que cuando su familia se enteró del contagio, su reacción inicial fue de mucha preocupación. "Pues la verdad es que cuando se lo dije, se asustaron y estaban preocupados. Pero también sabían que era algo que podía pasar y pasó. Ya cuando vieron que estaba bien atendida y que yo no me encontraba mal, pues el susto se les pasó un poco", explica Arlet, nacida en Cataluña pero residente en Marín desde los once años.
Ahora la taekwondista trata de seguir con sus rutinas de entrenamiento adaptado porque la temporada no se para: "Ahora mismo no pienso mucho en cómo me sentará el parón. El próximo campeonato lo tenemos dentro de un mes, el Open internacional de España. De momento voy a seguir entrenando en mi habitación para perder la menor forma posible y regresar a España bien. Y una vez allí, reconstruir hasta la competición".

Buen nivel
Más allá de este parón, Arlet Ortiz es optimista al entender que se encontraba en un momento relativamente óptimo de forma después de una pandemia que hizo que estuviese sin competir durante meses, al igual que muchos otros deportistas.
"Me veía a buen nivel en estas competiciones, la verdad. En Bulgaria perdí en el pase a la medalla con la doble campeona olímpica después de superar dos combates. Y en Turquía pasé dos combates y esos cuartos de final me podían dar acceso a las medallas. La verdad es que me veía con posibilidades, pero ¿qué se le va a hacer?", comenta con cierta resignación Arlet, que no decae.

Comentarios