martes. 12.11.2019 |
El tiempo
martes. 12.11.2019
El tiempo

Un encuentro con un toque familiar

Borja Míguez y Luisito en el encuentro amistoso de hace dos veranos. DP
Borja Míguez y Luisito en el encuentro amistoso de hace dos veranos. DP
Borja Míguez, delantero del Estradense y su padre, Luisito, cara a cara el próximo domingo

Si hay algo que Borja Míguez, delantero del Estradense, ha repetido siempre es la gran admiración que tiene por su padre: Luisito Míguez. Tanto es así que el jugador rojillo lleva un tatuaje en el antebrazo con el rostro de su padre cuando este era jugador, un detalle que deja entrever la gran relación que tienen entre sí.

Sin embargo, el próximo domingo todo el cariño y la admiración que ambos se profesan tendrán que quedarse a un lado durante 90 minutos, los que dure el enfrentamiento entre el Estradense y el Fabril, equipo que dirige en la actualidad el ex entrenador granate.

Será la primera vez que ambos se enfrenten en un partido oficial (lo hicieron hace dos temporadas en un amistoso de verano entre el Estradense y el Pontevedra) y esto hace pensar que será un choque especial para ambos, un paso hacia delante en su relación. Sin embargo Borja asegura que, enfrentarse a su padre, no le hace especial ilusión. "Es un partido especial, pero no me hace mucha ilusión enfrentarme a mi padre. Nosotros queremos ir a ganar y sería hacerlo contra mi padre al que le tengo un cariño especial", asegura el delantero, que además destaca que "no me gusta ver perder a mi padre".

"Mi padre, en el plano futbolístico, se aparta bastante de mí. Él dice que tengo que hacer mi carrera"

Dejando claro de antemano que ver perder a su padre no le produce ningún sentimiento positivo, el joven delantero asegura que "se me va a hacer raro verlo en el otro banquillo", pero también tiene claro que "cuando salte al campo voy a pelear por lo mío y olvidarme del resto, como hago siempre".

Teniendo en mente la magnífica trayectoria de Luisito como jugador y entrenador y conociendo su garra, como los aficionados de sus equipos la conocen, era de esperar que Borja heredase todo el carácter de su padre y que su carrera estuviese marcada siguiendo, un poco, sus pautas. Sin embargo, el técnico del Fabril ha decidido que su hijo debe volar solo y que sus carreras deportivas no deben mezclarse.

"Es un partido especial, pero no me hace mucha ilusión enfrentarme a mi padre"

El propio Borja asegura que, en ocasiones, pide consejo a Luisito si tiene alguna duda, pero si no, su progenitor tiende a dejarle volar solo. "Mi padre en el plano futbolístico se aparta bastante de mí", comenta Borja que añade que "él dice que yo tengo que hacer mi carrera. En ocasiones me ayuda en caso de que le pida algún consejo, pero sino él nunca me dice nada. El está a lo suyo y de mí se aparta".

Tras una vida entera observando como su padre entrena a otros equipos, el delantero del Estradense deja claro que este año solo pudo acudir a un encuentro del Fabril, pero que su padre "viene a verme cuando puede".

Pese a ser rivales Borja está pendiente del año que está haciendo su padre al frente del filial deportivista, equipo que para él "está haciendo una buena campaña". El jugador del Estradense asegura que es muy complicado entrenar a un filial y más formado por jugadores jóvenes, pero considera que "ahora que cogieron ritmo va a ser muy complicado bajarlos de ahí arriba".

ACTUALIDAD. Por su parte, el que fue, el curso pasado, el máximo goleador del Estradense y uno de los grandes artífices del ascenso, se muestra esperanzado con el devenir de la temporada.

El propio Borja asegura que al principio les costó un poco coger el ritmo de la competición ya que "somos un recién ascendido y es todo muy diferente, es un salto de categoría importante". Sin embargo, el delantero destaca que el equipo ha sabido superar la mala racha y "ahora volvimos a encadenar dos partidos seguidos ganando. Estamos mejor que nunca".

Sobre su cuenta personal de goles y teniendo en cuenta que la cifra del curso pasado es muy complicada de superar, Borja cuenta que "este año llevo cuatro aunque podría llevar alguno más".

Sin embargo destaca que nunca se pone objetivos ya que "sería un error".

Un encuentro con un toque familiar
Comentarios