martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

"No es fácil estar en esta categoría, pero hay que cambiar el chip para seguir disfrutando"

mantovani
Mantovani, con el Móstoles en el Helmántico. MÓSTOLES URJC
Martín Mantovani, jugador del Móstoles URCJ y exfutbolista de primera división que ha tenido que bajar a la cuarta categoría lastrado por un mal año 

charles y rufo tendrán el próximo domingo un marcador a la altura de su fama. Y es que el Móstoles URJC cuenta en sus filas con Martín Mantovani (San Miguel, Argentina, 1984). Tras no encontrar equipo este verano, el central -ídolo en Leganés, donde debutó en Primera- aceptó la propuesta del cuadro mostoleño.

Sorprende verle en el Móstoles.

Estuve en la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) esperando a que me saliera algún equipo de Segunda o de Primera RFEF. Fueron pasando los días y hablé con ellos para entrenarme, porque me habían comentado la posibilidad de que me quedase. Yo estaba pendiente de otras cosas de categorías superiores, pero al estar en el club me fui despejando dudas. Quería ver la forma de trabajar y demás. Y a medida que fueron llegando los últimos días de mercado y viendo que no me salía nada de ninguno de los equipos que pretendía, la posibilidad de quedarme aquí en Madrid era una de las cosas que me tiró para decidirme por el Móstoles.

Entiendo que el no mover a la familia de Madrid ha ayudado. Y que ve al Móstoles como un escaparate.

Sí, el año pasado venía de jugar 30 partidos en Segunda con Las Palmas. Pero en el Andorra no jugué tanto. Eso te merma y te termina pasando factura. La gente mira mucho el DNI en ese caso. En el verano te das cuenta de que no te salen equipos, aunque uno se siente bien. El Móstoles me dio la oportunidad de conocer el club y de venir a entrenar. Entonces cuando ves que no te salen las cosas que realmente quieres, el estar en Madrid, ver que se entrena bien y que el lugar es agradable, hicieron que me quedase.

Tiene que ser duro que después de su trayectoria, por un mal año en el Andorra, se empiece a pensar que está en la cuesta abajo.

Sí, la verdad es que te sabe mal. Tú te has sembrado una trayectoria durante muchos años y en mi caso, un poquito solo y a contracorriente. Yo soy una persona positiva y que disfruta mucho de lo que hace, pero es verdad que por una temporada en la que no juegas tantos minutos, al año siguiente te salen pocas ofertas. Eso te disgusta bastante, pero al fin y al cabo es el fútbol. Cuando dicen que el fútbol tiene poca memoria y que se mira mucho el DNI, es verdad. A mí me ha pasado. En aquel momento me supo mal, pero ahora lo veo como una etapa pasada. El club en el que estoy me ha abierto las puertas y me he sentido muy bien acogido: me queda disfrutar e intentar llevar al equipo a lo más alto. También para, a nivel personal, seguir compitiendo a mejor forma. Es lo que siempre he hecho y de lo que puedo sacar pecho.

Imagino que usted es el principal sustento económico de la familia. ¿Cómo se gestiona el verse de repente sin equipo?

A nivel personal se te hace muy complicado. En ese momento te das cuenta de que el tiempo se te está yendo y estás llegando al techo futbolístico. No lo sufres tan solo tú, sino tu familia, que depende de ti económicamente y tiene que moverse por ti. Pero bueno, el fútbol me encanta y por eso sigo haciendo lo que hago. Además, a mi familia también le gusta y le apetece esos cambios. No te voy a decir que es fácil, pero la mejor forma de llevarlo es siempre con alguien.

Decía que en estas situaciones se da cuenta de que se le acaba el tiempo. Con 37 años, ¿uno ya está preparado para la retirada?

Sinceramente, para el futbolista es muy complicado.

Es que se habla poco de la vida después del fútbol, ¿no?

Efectivamente. En cualquier margen laboral es difícil, pero para el futbolista más, porque vive de su cuerpo. En mi caso, a medida que pasa el tiempo te das cuenta de que te puede llegar y está claro que cuando te llega es complicado. Pero también sé que este año para mí es un poco de transición, de despertar nuevas cosas. El hecho de quedarme en Madrid va a ser muy positivo en ese sentido. Es complicado el hecho de decir ‘se puede terminar’, pero hay que hacerlo. En mi caso ya lo he hecho y hoy en día soy totalmente consciente de lo que puede suceder. Estoy estudiando y también intentado hacer otro tipo de vida más allá del fútbol para estar preparado el día que no vaya a más. Lo más importante es que me mantengo activo y con la cabeza ‘pensante’ de cara al futuro, terminando de darte cuenta. Tienes 37 años, ya vas bajando de categoría y sabes que esto se termina más pronto que tarde.

Ha pasado de jugar en Primera, Segunda o Segunda B en un equipo potente a ahora tener que hacerlo en cuarta categoría. ¿Es difícil cambiar el chip?

No te voy a decir que es fácil, pero lo tienes que hacer. Si quieres vivir y seguir jugando, tienes que darte cuenta de la categoría en la que estás. ¿Que da un poco de nostalgia mirar atrás y ver todo lo que has dejado? Pues sí. Porque has jugado en campos increíbles. Lo más importante es darse cuenta de dónde estás, disfrutar realmente de lo que tienes y sacarle partido a todo lo que te da el fútbol. No es fácil estar en la categoría que estás, pero es lo que toca y hay que intentar disfrutarlo.

Imagino que le ayudará el hecho de haber ido escalando desde tan abajo (debutó en Primera a los 30).

Sí, para llegar a ser profesional tuve que caminar bastante. Hoy en día está claro que me gustaría estar en otra situación, pero donde estoy lo voy a disfrutar. Si sigo jugando al fútbol es porque realmente me sigo sintiendo con ganas y porque el fútbol es una forma de vivir para mí. Siempre lo he disfrutado: cuando estaba en Argentina y cobraba dos duros, cuando me vine a España, cuando tuve la posibilidad de debutar en Primera... Ahora será diferente, pero también lo disfrutaré. Porque en el momento en el que se me acabe ese entusiasmo, hay que dejarlo. Porque si no lo haces, es cuando realmente lo pasas mal.

¿Pero qué tiene el fútbol de adictivo?

El fútbol me atrapa. Me gusta estar activo, competir, ir al campo, jugar con mis compañeros... Es inevitable el no buscar nuevos retos. El fútbol es mi toma de tierra.

Hablando de esta Segunda RFEF, ¿qué espera de ella?

El otro día jugamos contra el Salamanca y nos encontramos a un equipo muy rápido. Ya no son los mismos equipos de Tercera División, que hace unos años eran diferentes. Ahora ves equipos muy bien preparados y con una estructura deportiva muy interesante. Todo se ha profesionalizado y más con esta categoría nueva. Se intenta jugar más al fútbol y eso hace que la categoría crezca. Creo que esta categoría va a ser un plus y ojalá que sea un bonito año.

Ha visto lo que es jugar contra los favoritos en Primera División. ¿Los favoritos -el Pontevedra, el Salamanca...- de esta competición son equipos más accesibles en comparación?

Totalmente. En esta categoría hay jugadores de un nivel muy similar, aunque haya favoritos. Entonces, a partir de ahí, tienes que creer en ti y ver qué posibilidades reales tienes. Favoritos en esta categoría hay pocos, porque hay mucha igualdad. Aunque indudablemente, el Salamanca y el Pontevedra son dos de esos equipos que me imagino que van a estar ahí arriba.

"No es fácil estar en esta categoría, pero hay que cambiar el chip...
Comentarios
ç