miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

Estreno maravilloso en Marín, «De 40 minutos, 35 han sido nuestros, la victoria es merecida»

Joseba Aramburu lanza a canasta ante la oposición de Rowley ayer en A Raña javier cervera-mercadillo
Joseba Aramburu lanza a canasta ante la oposición de Rowley ayer en A Raña javier cervera-mercadillo

Árbitros: Daniel Pazos y Cristian Martín. Sin elminados.

Incidencias: Pabellón de A Raña de Marin. Encuentro de la primera jornada de la LEB Adecco Plata de baloncesto. Más de cien aficionados en las gradas.

MARÍN. No puede comenzar mejor la aventura del Marín Peixe Galego en la LEB Adecco Plata. Primera victoria en el estreno que permite quitarse cualquier tipo de presión o miedo si es que lo había. Enfrente estaba también otro novato de la categoría, el cuadro de Amorebieta, y estas victorias casi se pueden decir que tienen un valor doble, para ir marcando territorio.

Los de Javi Llorente ofrecieron una lección de pundonor sobre la pista. Su trabajo defensivo fue encomiable y en ataque también mostró sus armas. En esta LEB Plata está claro que nadie te va a regalar nada. Puedes estar en una nube y de repente llevarte un buen tortazo. Los marinenses lo vivieron en sus propias carnes, maduraron el primer cuarto, se despegaron en el segundo cuarto, con máxima de veinte puntos (41-21), pasaron su crisis en el tercer cuarto (encajar un parcial de 18-31) y el último cuarto fue de los que gusta a todo el mundo y aficionado al baloncesto: cada canasta costaba un mundo y no había muchas diferencias. En este caso Gregorio Adón y Manu Ferreiro se encargaron de cerrar un excelente trabajo del equipo.

Joseba Aramburu comenzó asumiendo el mando del equipo (ocho primeros puntos) ante un cuadro vasco bastante errático en el tiro pese a la dirección de David Quero. Tuvo que salir Toni Lorenzo para arreglar el desaguisado y empezar a entonarse. Sin Rapier ni Homs en el quinteto titular los locales se movieron bien. Luis González y el catalán, ya en pista, sumaron dos triples para un 19-10. El público local no se lo creía. Y más cuando el ritmo del partido fue creciendo, Darío Suárez ya impartía clases de asistencias y Rapier ejecutaba un mate expléndido (24-12).

Todo iba funcionando bien y el Zornotoza con problemas en el juego interior. Sus 7 de 18 en tiros de dos lo dice todo. Homs ya destilaba frescura en el ataque ‘peixe’, Aramburu le secundaba, y el ritmo defensivo fue extraordinario.

Al descanso, ventaja de 18 puntos, casi nada. Ese descanso le sentó bien al bloque vasco. Salió como una locomotora y el Peixe Galego salió dormido. Ibon Carreto y Toni Lorenzo comenzaro a calentar la mano, Rowley empezó a jugársela a los pivots locales. En un abrir y cerrar de ojos, parcial de 7-24 que hizo retumbar todo el pabellón.

No había que ponerse nervioso. Luis González lo resolvió con un triple, Darío Suárez se unió a la fiesta y Manu Ferreiro no quiso ser menos (el equipo metió siete triples) y un esperenzador 57-51. Aún quedaba batalla con los dos equipos aplicando varias defensas sober la pista. Lo curioso fue que Javier Llorente solo concediera poco más de tres minutos a Al Rapier; no hizo falta. Los vascos siguieron apretando más bien con su juego exterior y David Quero no se olvidaba de dirigir con acierto.

Toni Lorenzo siguió a lo suyo en los visitantes y provocó el 74-72. Llegaron los minutos decisivos en los que los marinenses tuvieron más sangre fría. Aramburu metió un tiro libre (75-72), Rowley erró un ataque, Manu Ferreiro metió otro tiro libre (76-72), y después fue protagonista del robo decisivo del partido a 29 segundos para meter una bandeja decisiva (78-72). El partido estaba sentenciado. Gregorio Adón, ya con buenas sensaciones, cerró el marcador.

Estreno maravilloso en Marín, «De 40 minutos, 35 han sido nuestros,...
Comentarios