martes. 04.08.2020 |
El tiempo
martes. 04.08.2020
El tiempo

Lo excepcional como rutina

Los jugadores del Pontevedra celebran el segundo tanto logrado ante Las Palmas Atlético. ADG MEDIA
Los jugadores del Pontevedra celebran el segundo tanto logrado ante Las Palmas Atlético. ADG MEDIA
Tras casi cuatro años sin remontar a domicilio, el Pontevedra acumula tres en cuatro salidas ▶ Los registros fuera de casa ya mejoran a los de las primeras vueltas de los últimos tres cursos

El Pontevedra ha convertido lo excepcional en rutina. Porque remontar siempre es difícil, pero hacerlo en Segunda B y a domicilio, con los campos tan particulares que concurren en la categoría, lo es todavía más. Bien lo sabe el propio conjunto granate, que llegó a acumular casi cuatro años sin ser capaz de voltear un marcador lejos de Pasarón. En diciembre de 2015 el cuadro granate venció 1-3 al Valladolid B tras comenzar perdiendo. Y hasta finales de este octubre, no lo repitió (1-2 ante el Celta B).

Esa victoria en Vigo –con Jesús Ramos en el banquillo– tras comenzar perdiendo ejerció como agente capaz de desbloquear a los futbolistas. Porque desde entonces, ya con Carlos Pouso en el banquillo, el PCF acumula dos remontadas más en tan solo tres salidas (Las Rozas y Las Palmas Atlético). De hecho, desde la llegada del preparador vasco, la única vez que el PCF no remontó a domicilio fue en Santa Eulalia, en un choque que no perdió hasta el último minuto del tiempo añadido.

Cuatro, lo máximo
Desde el 2015, el número máximo de remontadas por curso fue cuatro (2016-2017)

El pasado domingo, en Las Palmas, el cuadro pontevedrés volvió a hacerlo. Sumó su tercera remontada a domicilio y cuarta en lo que va de temporada, si se le une el triunfo en Pasarón ante el Sporting B.

MÁS QUE NUNCA. De hecho, con estos tres nuevos puntos tras voltear el tanto inicial del rival, el Pontevedra ya acumula tantas remontadas como su mejor curso en Segunda B en este aspecto (desde el ascenso en el año 2015). Fue en la temporada 2016-2017, en la que el cuadro pontevedrés se acabó metiendo en el play-off de ascenso. Aquel curso, el equipo dirigido por Luisito sumó cuatro remontadas: 3-1 contra Osasuna B, 4-2 ante el Somozas, 2-1 frente al Burgos y 2-1 con el Tudelano como rival. La diferencia estaba en que todas ellas llegaron en Pasarón, donde el conjunto de la Boa Vila construyó un fortín (solo ganaron el Racing de Santander y el Celta B).

Mientras, en la temporada 15-16, la de última remontada a domicilio, el PCF acumuló dos más: 2-1 ante el Astorga y 2-1 frente a la Cultural Leonesa.

Hace dos campañas, el Pontevedra le dio la vuelta a marcadores adversos ante el Coruxo (2-1) y el Fuenlabrada (3-1). En el segundo choque ya estaba Luismi Areda en el banquillo. Fue la única remontada del equipo durante los 22 meses que dirigió al cuadro pontevedrés, ya que la temporada pasada, pese a quedarse a un paso del play-off de ascenso, el PCF no ganó ningún partido que comenzó perdiendo.

Ocho para Luisito
Con el técnico teense, el PCF logró ocho remontadas en Segunda B (una de ellas fuera)

SIN MORRIÑA. Por otro lado, las tres remontadas a domicilio se unen al choque que el equipo de la Boa Vila ganó en Oviedo, todavía con Areda como entrenador. Esos 12 puntos como visitante le sitúan como el cuarto mejor equipo a domicilio del Grupo I, solo por detrás de Atlético B (16), Atlético Baleares (14) y Racing de Ferrol (13). El Ibiza también acumula 12 puntos fuera.

La mejora en el rendimiento lejos de Pasarón le permite al actual Pontevedra superar sus propios números a domicilio desde el ascenso a Segunda B, en el año 2015. El pasado curso, el PCF sumó diez puntos de 27 posibles hasta el ecuador. Hace dos campañas, tan solo cinco. La temporada en la que logró hacer play-off, el balance en la primera vuelta fue de nueve unidades.

Por último, el primer curso de la nueva era en Segunda B, el Pontevedra de Luisito regresó firmando 15 puntos fuera en la primera vuelta, pero jugó diez partidos como visitante. Actualmente, lleva ocho y tan solo llegará hasta el noveno, que será el próximo 22 de diciembre en San Sebastián de los Reyes. De vencer, el PCF igualaría su mejor registro incluso con la obligatoriedad de jugar un partido menos.

Lo excepcional como rutina
Comentarios