A falta de puntos, sensaciones

El Pontevedra enlazó su duodécimo partido consecutivo sumando en Pasarón y además logró dejar su portería a cero tras siete encuentros ► Después de tocar fondo hace un mes en León, el conjunto granate ha vuelto a recuperar competitividad
Miguel Román trata de domar el balón ante la presión de Diego, delatero del Fuenlabrada. GONZALO GARCÍA
photo_camera Miguel Román trata de domar el balón ante la presión de Diego, delatero del Fuenlabrada. GONZALO GARCÍA

No ganó. Y se queda con un botín de un punto que es insuficiente para salir de la zona de descenso, después de tan solo dos victorias en 12 encuentros. Demasiado poco bagaje a día de hoy como para respirar con tranquilidad. Pero, al menos, el Pontevedra Club de Fútbol volvió a competir a buen nivel en el encuentro ante el Fuenlabrada del pasado sábado. Después de empezar con sensaciones positivas la temporada, los resultados pobres terminaron por provocar que el PCF se "olvidase" de sus buenos hábitos. No ganaba y, encima, se había convertido en un equipo absolutamente vulgar, sin ofrecer nada a lo que agarrarse.

El encuentro de la novena jornada en León, que el cuadro granate perdió por un 2-0 que incluso resultó escaso ante la paupérrima imagen granate, fue el punto de inflexión. Había que cambiar cosas en la pizarra y también en la mente. En una larga charla el lunes tras aquel partido, el vestuario hizo introspección: se dijo las cosas a la cara y firmó un pacto de unión.

Y ante el San Fernando, logró esa tan necesaria victoria con una dosis alta de fortuna –o más bien de acierto de Pablo Cacharrón– y un nuevo registro de juego más directo que hasta ahora no había mostrado. "Quizá al principio pecábamos un poquito de falta de intensidad. Y sí que es verdad que desde el partido de León el equipo ha dado un paso adelante ahí y se está notando", reconocía Ángel Bastos minutos después del encuentro ante el Fuenla.

De este modo, desde aquella victoria ante el San Fernando del 30 de octubre, el conjunto granate recuperó alma. Y ha vuelto a ser competitivo: solo unos minutos le privaron de un valioso empate en Valdebebas amarrado a base de pura contención, remontó en Copa del Rey ante el Manresa y este último sábado se quedó a punto de lograr su tercer triunfo del curso. Con el calor de su hogar como evidente elemento impulsor, el Pontevedra fue bastante superior al Fuenlabrada, un equipo que el pasado curso estaba en Segunda División y que aunque manejaba unos números pírricos a domicilio, llegaba a Pasarón octavo, cerca del playoff de ascenso.

El conjunto granate fue capaz de adaptarse al empapado campo, que no impedía pero sí dificultaba la circulación de balón. Dominó a base de ataques posicionales, pero también de juego directo. Supo mezclar e incluso generar al contraataque. Y además, domesticó cualquier intento del Fuenlabrada, que se abonó al balón largo y al juego directo. Ambas facetas las controló el conjunto granate, que como destacó su entrenador, Antonio Fernández, hizo "uno de los partidos más completos del año".

Buenos datos

 Solo le faltó el gol, porque la ausencia de puntería es el único mal que el equipo lerezano no ha logrado paliar ni siquiera durante un tramo corto esta temporada. Después de perder capacidad para producir en su momento más bajo del curso, el Pontevedra volvió este domingo a generar lo suficiente como para ganar.

Tuvo dos ocasiones clamorosas en las botas de Abelenda y de Charles Dias. Esas dos opciones fueon las más evidentes dentro de una producción que volvió a ser notable: 11 chuts, con valor de 1,21 goles esperados según el modelo de Wyscout (se calcula en función de la probabilidad de hacer gol en cada una de las situaciones previas al remate). Pero únicamente dos disparos entre palos. El gran mal de un equipo que recuperó su capacidad para percutir por las bandas: ejecutó 27 centros, aunque solo 7 de ellos encontraron a un compañero.

Más allá de recuperar unas sensaciones que pueden ser el primer paso para sumar puntos con regularidad, lo cierto es que el empate ante el Fuenlabrada mantiene la dinámica positiva del conjunto granate en Pasarón: ya son 12 partidos consecutivos sin perder, la mitad de ellos siendo un recién ascendido. Entre otros, ya han pasado por la Boa Vila candidatos al ascenso como el Alcorcón o el Fuenlabrada, ante los que el PCF ha competido bien, igual que hizo en Riazor. Además, en este último partido, la escuadra granate rompió una mala racha: siete partidos seguidos encajando.

Linense, Badajoz o Celta B ganan y complican al PCF
Destacó en rueda de prensa Antonio Fernández que aunque el punto logrado no era ni lo que quería el Pontevedra ni lo que merecía por el fútbol mostrado, había que darle valor y disfrutar del hecho de dormir fuera del descenso.

Sin embargo, esa alegría duró bien poco para el conjunto granate, ya que en la mañana de ayer, varios de sus rivales directos sumaron tres puntos fundamentales. Quizá la victoria más inesperada fue la de la Balona Linense, que se impuso (2-1) al Racing de Ferrol. También superó el Badajoz al Sanse (1-3), en este caso a domicilio. Por su parte, el Celta B ganó al Rayo (3-1) y el Mérida (2-0) al Ceuta en los duelos directos.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios